Los reclusos esperan que se abran nuevos escenarios en Francia

Una 'artesana de la paz' y el reverendo irlandés del desarme de Baiona harán mañana lobby en Bruselas para favorecer avances penitenciarios

J. S. SAN SEBASTIÁN.

Por primera vez en muchos años, Francia acoge en sus cárceles a menos de 70 presos de ETA. Una situación que ha abierto en el seno de los reclusos esperanzas de que en este nuevo curso político se puedan abrir otros escenarios en el Estado francés. En ello trabajan, por ejemplo, los denominados 'artesanos de la paz', intermediarios civiles del desarme de ETA. Mañana acudirán al Parlamento Europeo, en Bruselas, para hacer lobby en favor de nuevas medidas para «resolver las consecuencias del conflicto», como la situación de las cárceles. Anaiz Funosas, activista vascofrancesa de Bake Bidea, y el reverendo irlandés Harold Good, que avaló en Baiona el desarme del 8 de abril, disertarán sobre todas estas cuestiones de la mano del Friendship (grupo de europarlamentarios partidarios de un proceso de paz vasco).

Los intermediarios civiles del desarme y los dirigentes políticos de Iparralde han intensificado sus contactos con los aledaños del nuevo Gobierno galo de Emmanuel Macron (En Marche!) para tratar de que el Ejecutivo de París siga al menos la misma filosofía que su antecesor, François Hollande, que no obstaculizó la entrega de las armas y arsenales.

De momento, los colectivos que trabajan en favor de los derechos de los presos creen positivos movimientos como la libertad provisional, a la espera de juicio, de Mikel Irastorza, pese a ser situado en su día por España al frente de ETA, o el acercamiento al penal de Mont-de-Marsan (cerca del País Vasco francés) de Zuhaitz Errasti, tras una petición de este reo de Aretxabaleta. Los denominados 'artesanos de la paz' tienen marcada en rojo la fecha del sábado 9 de diciembre. Ese día celebrarán una manifestación inédita en París para pedir mejoras para los presos e implicación en el cierre definitivo de todo lo vinculado con ETA.

El cura recluido en Luhuso

Probablemente, Funosas haga mención a esta convocatoria mañana en Bruselas, mientras que Good empleará su conferencia en desglosar las claves del desarme de la banda. El reverendo irlandés fue uno de los fedatarios internacionales junto al también religioso italiano Matteo Zuppi. El pastor protestante, además, estuvo recluido en diciembre en un hotel de la pequeña localidad vascofrancesa de Luhuso, tras fracasar el primer intento de desarme a través de la sociedad civil, abortado por la Policía gala.

Quienes no participarán en la gestión de la política penitenciaria o el debate de la disolución de ETA son los verificadores internacionales de Ram Manikkalingam, pese a la reciente estancia de este en Gipuzkoa, con reunión con Arnaldo Otegi y Rufi Etxeberria incluida. Manikkalingam ha mandado estos días nuevas cartas a entidades vascas que colaboraron con él agradeciéndoles su apoyo y confirmando la finalización de su labor en Euskadi.

Fotos

Vídeos