El PSE rechaza que el modelo territorial se base en satisfacer «las aspiraciones nacionalistas»

Idoia Mendia.
Idoia Mendia. / TELEPRESS

La ponencia política del VIII congreso de los socialistas vascos avisa de que sin autocrítica de ETA «podremos coexistir, pero no será posible la convivencia»

A. GONZÁLEZ EGAÑASAN SEBASTIÁN.

El PSE-EE no está dispuesto a que el modelo territorial de España se base en «una satisfacción de las aspiraciones nacionalistas» y apela a la «lealtad federal». Esta idea está plasmada en la ponencia política que la dirección de los socialistas vascos ha preparado y someterá a debate en el octavo congreso que tiene previsto celebrar el 30 de septiembre y 1 de octubre en el Palacio Euskalduna de Bilbao. En el documento que se ha distribuido para su debate a todas las agrupaciones socialistas de Euskadi, el PSE-EE asegura que un sistema autonómico «profundamente federal» es el modelo que mejor garantiza el reconocimiento de la diversidad.

La ponencia asume el acuerdo del 39 congreso federal del PSOE celebrado el pasado mes de junio, en el que se aceptó que «una reforma constitucional federal debe servir para perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado, manteniendo que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español». En ese terreno, los socialistas vascos están dispuestos a asumir «el liderazgo en Euskadi de un proyecto compartido y solidario» que garantice la singularidad vasca, la avale en el entorno europeo al que se niegan a renunciar y permita desarrollar «una comunidad de progreso y cohesionada».

El PSE aboga también por la «indispensable» reforma de la Constitución para reavivar «la legitimidad ciudadana mayoritaria del sistema autonómico». Apunta, al mismo tiempo, que la Carta Magna ha sido una ley apropiada para conducir el proceso de creación del sistema autonómico, «pero no es la idónea para su gobierno, para regular el funcionamiento del sistema autonómico tal y como existe».

En ese capítulo, los socialistas consideran un «tremendo error» que el nacionalismo vasco alegue que no le gusta el sistema federal porque no recoge la singularidad vasca «como si los intereses de nuestra sociedad pudiesen ser asegurados al margen del destino general del sistema de autonomías territoriales que exista en España».

El documento que describe la línea de actuación política de los socialistas vascos para los próximos años se extiende a lo largo de 40 páginas en los que plantea un proyecto renovado para un tiempo nuevo y reúne siete capítulos dedicados a: la huella del socialismo vasco; gobernar los riesgos globales; más Europa, pero otra Europa; Euskadi en España: integrar la pluralidad desde la lealtad federal; un tiempo de libertad; un proyecto renovado e innovador para Euskadi; y la izquierda vasca que construye. La redacción de la ponencia política ha sido coordinada por la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, y ha contado con el trabajo de un equipo formado por algo más de media docena de personas.

Las agrupaciones abordarán estos días el debate de la ponencia política y contarán con nueve días para la presentación de enmiendas, periodo que comenzará el próximo 11 de septiembre y finalizará el día 19.

Un tiempo de libertad

La memoria, la deslegitimación de la violencia y la construcción de la convivencia ocupan también una parte destacada de la ponencia. Como protagonista «indiscutible» en la resistencia al terror y en la consecución de la paz, el PSE asegura que está dispuesto a asumir también el liderazgo en la construcción de la convivencia. Los socialistas son conscientes de que Euskadi afronta esta época de la historia «con una singularidad añadida: la de construir una sociedad decente donde quede desterrada cualquier justificación pasada, presente y futura de la aniquilación física, social y política del diferente».

Consideran preciso subrayar que la sociedad post-ETA no debería ser, como algunos dicen pretender, una sociedad «reconciliada» en la que todos nos abracemos por las calles, sino una sociedad respetuosa con los derechos de nuestros convecinos, con su ideología y con su sentimiento de pertenencia». Remarca que quienes utilizaron la violencia, el terrorismo, «lo hicieron de forma libre, y por lo tanto responsable. Nadie les obligó a hacerlo». En este terreno recuerda que los socialistas lucharon por la democracia «abominando del tiro en la nuca». «Y sufrimos con Franco y luchamos contra él, de forma similar a la que sufrimos con ETA y luchamos contra ella», remarca la ponencia.

Califica de «crucial» la realización de una autocrítica por parte de ETA y de quienes en el pasado y todavía en el presente, cuando menos, han justificado su existencia. «Sin esa autocrítica, podremos coexistir, pero no será posible la convivencia. No podremos convivir con quienes consideran, o han considerado, legítimo asesinar al que piensa diferente», advierte. El PSE cree, además, que el establecimiento de dos líneas rojas, por su parte, en la delación y el arrepentimiento supone «cerrar el camino a la reinserción». «Porque la delación no es obligatoria, pero sí lo es la autocrítica y la aceptación de la injusticia del daño causado».

A su juicio, lo que le interesa a la sociedad vasca no son los beneficios «que la ley les reconoce, sino que cuando salgan de las cárceles se reencuentren con la sociedad contra la que atentaron asumiendo su error y su horror».

Extracto de la ponencia

1. La huella del socialismo vasco
«Si Txiki Benegas en el 86 eligió como lema electoral 'De acuerdo por Euskadi' y se abrió un espacio de colaboración que propició los mayores avances de Euskadi, 30 años después, en las últimas elecciones, el PSE eligió como lema 'Juntos' y abrimos una nueva etapa de acuerdos».
2. Gobernar los riesgos globales
«Nos enfrentamos a la misma necesidad que aborda el conjunto de la socialdemocracia europea: dar una nueva respuesta a los grandes retos que se abren ante la segunda oleada de globalización».
3. Más Europa, pero otra Europa
«Siempre hemos sido europeístas. Siempre hemos aspirado a una Europa federal, incluso a unos estados unidos de Europa».
4. Euskadi en España
«El PSE se niega rotundamente a que el modelo territorial de España se base en una satisfacción de las aspiraciones nacionalistas. Debe fundamentarse en una aspiración de la ciudadanía de los diferentes territorios del país que, como en Euskadi, se sienten de forma diferente y deciden compartir comunidades políticas asumiendo esa pluralidad de sentimientos».
5. Un tiempo de libertad
«Es crucial la realización de una autocrítica por parte de ETA y de quienes en el pasado y todavía en el presente, cuando menos, han justificado su existencia. Sin esa autocrítica, podremos coexistir, pero no será posible la convivencia».
6. Un proyecto renovado
«Aborda una tarea nueva: asumir el liderazgo de los progresistas con el objetivo de conseguir una Euskadi capaz de afrontar con rapidez los retos tecnológicos, demográficos, migratorios, medioambientales, culturales y de protección social desde la plena garantía de la pluralidad, igualdad y solidaridad».
7. Socialismo vasco
«Se presenta con un proyecto renovado, comprometido y esencialmente útil. El sentimiento que más une en Euskadi es el de un país que progresa reconociendo al diferente y pactando con él».

Fotos

Vídeos