La rebelión del 'poder gris' condiciona la agenda política

Politólogos y catedráticos aseguran que el movimiento de los pensionistas ya tiene su influencia en el discurso de los partidos. Subrayan que las formaciones que gobiernan son las que más erosión electoral notarán, ya que es un colectivo que pocas veces se abstiene

La rebelión del 'poder gris' condiciona la agenda política
IRAITZ VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN

Los pensionistas han tomado la calle y los partidos políticos no han tardado en moldear sus discursos para dar respuesta a sus reivindicaciones. Es la principal conclusión a la que llegan politólogos y catedráticos. DV ha preguntado a cinco expertos acerca de la influencia que tendrá el movimiento de los pensionistas en la agenda de los partidos. Todos coinciden en que las diferentes formaciones ya ha comenzado a variar sus discursos para dar cabida a las pretensiones de un segmento de población que «rara vez se abstiene». Y es que prácticamente el 40% del censo electoral en estos momentos se sitúa por encima de los 55 años. Un grupo de personas que podría tener la llave de las próximas elecciones.

Las preguntas

1.
¿Hasta qué punto puede moldear el movimiento de los pensionistas la agenda política?
2.
¿El voto de los pensionistas de qué manera puede influir en las próximas elecciones municipales y forales?
3.
¿Quién va a salir más perjudicado, la derecha o la izquierda?
Félix Arrieta, politólogo y profesor de la Universidad de Deusto «Su capacidad de influencia es enorme»
  • 1

Las personas mayores, no solo pueden influir en la agenda política, sino que lo llevan haciendo ya hace tiempo, de forma muy activa. El llamado 'poder gris' es ya un elemento clave para entender la configuración de la agenda política. El porcentaje de personas mayores de 65 años supera hace tiempo en Euskadi el de menores de 30 y su capacidad de influencia es muy grande. Las movilizaciones de los últimos días demuestran que están dispuestos a ejercer esa capacidad de forma activa y, lo que es más importante, teniendo también presente la perspectiva intergeneracional que es clave para que no se produzca un choque de expectativas entre las peticiones de jóvenes y mayores. Es importante entender que lo que piden los pensionistas de hoy, es clave también para las personas jóvenes.

  • 2

No tengo claro que vaya a influir de forma directa. Es cierto que aunque en las últimas elecciones al Congreso y Senado pudimos observar que las personas mayores fueron un elemento clave para los partidos 'tradicionales', creo que en Euskadi ese voto se dispersa mucho más. Sería necesaria una agenda mucho más compacta, o un partido específicamente dirigido a personas mayores, propuesta que creo que no sería positiva, para que tuviera un efecto real. Por lo tanto, diría que de momento el efecto puede jugar más desde una lógica de partidos de ámbito estatal vs. locales.

  • 3

Creo que en este caso, al ser el tema de pensiones el elemento principal de la agenda, y ser este de competencia estatal, no se juega tanto en la lógica izquierda-derecha. Por lo tanto, los partidos que tienen o han tenido capacidad de gestión sobre el sistema, y en los que más influye este colectivo de personas, son seguramente aquellos en los que más se podría notar el efecto de las movilizaciones. El Partido Popular por ser el partido del Gobierno y el Partido Socialista, por haberlo sido, son seguramente los que más pueden notar los efectos de este movimiento.

María Silvestre, directora del Deustobarómetro «Los partidos no pueden ser ajenos al movimiento»
  • 1

Creo que ya está influyendo. Los partidos políticos y los gobiernos no pueden ser ajenos a la reivindicación de la población pensionista, sobre todo si está organizada y se mantiene en el tiempo. La incidencia en las agendas políticas se produce cuando se percibe que existe una preocupación social, una presión social y una demanda explícita. Estas tres características se dan ahora mismo en la reivindicación protagonizada por las personas pensionistas.

  • 2

El voto de este colectivo puede condicionar los programas electorales y los mensajes de las campañas electorales. Los partidos políticos no van a ser ajenos a esta cuestión y van a tener que articular una propuesta, unas propuestas y unas promesas. No sé hasta qué punto puede condicionar el voto, pero sin duda influirá en la postura y respuesta de los partidos políticos.

  • 3

Es difícil simplificarlo a izquierda o derecha, ya que son los partidos más tradicionales (tanto de izquierda como de derecha) los que tienen electorados más envejecidos. La cuestión será si consiguen mantener su apoyo o si las personas pensionistas que están protagonizando la reivindicación cambiarán su voto. Me parece más probable que los partidos se adapten a las demandas y reivindicaciones para evitar perder apoyos de un sector del electorado que cada vez es más numeroso, importante y significativo.

Pablo Simón, politólogo y editor de Politikon «Al Gobierno se le nota incómodo con el debate»

  • 1

Lo puede hacer de manera muy importante porque es un colectivo bastante unificado respecto al tipo de demandas que presentan. Las personas mayores de 65 años básicamente tienen dos grandes demandas, necesitan una pensión para disponer de un sustento diario y el tema de la salud, con el copago. Son un caladero de votos importante porque en España, prácticamente el 40% del censo está por encima de 55 años, por lo que sí cuentan con una capacidad enorme para moldear la agenda política y es algo que estamos viendo en tiempo real. El Gobierno y el resto de partidos ya están comenzando a virar sus discursos.

  • 2

Puede tener un efecto importante porque los partidos normalmente suelen reservar los superávits del Presupuesto para el año electoral, por lo tanto normalmente el Gobierno sabe que debe hacer Presupuestos expansivos en términos de gasto público el año que viene para que sea lo más pegado posible a las elecciones. Por esto, el movimiento de los pensionistas está cambiando los cálculos del Gobierno porque es una movilización totalmente inesperada en un segmento electoral particularmente importante y que por tanto puede suponer un quiebro en su base electoral. Además, al Ejecutivo se le nota incómodo con que haya aflorado este debate.

  • 3

El bipartidismo clásico tiene su bastión electoral en los mayores de 50 años. Normalmente entre los 45 y 60 años el PSOE es electoralmente fuerte. Pero entre los que son mayores de 60 años suele serlo el Partido Popular. Si esto continúa y la erosión del voto es fuerte, los pensionistas no son un colectivo que se abstenga, por lo que es posible que el PP registre fugas hacia el Partido Socialista, incluso hacia Ciudadanos.

Mari Carmen Gallastegui, catedrática de la UPV/EHU «Este movimiento tendrá su efecto electoral»

  • 1

Dado el tamaño de la población que está siendo afectada por las pensiones, que además de los jubilados y sus familias incluye a otras muchas personas que están «enfadadas, molestas y preocupadas», creo que la influencia sobre la agenda política es inevitable. El enfado proviene de la reacción de los que cobran una pensión y han tenido que soportar un aumento del 0,25%, que ha sido juzgado como totalmente insuficiente. La molestia y la preocupación se han generado porque lo que observan los ciudadanos es que el Gobierno central no acaba de analizar y proponer alternativas para asegurar las pensiones y tampoco es capaz de convencer a los ciudadanos de que, con las cotizaciones actuales, los trabajadores de hoy pueden confiar en que habrá ingresos suficientes para financiar sus pensiones futuras. Creo que la respuesta a la primera pregunta no puede ser más que afirmativa. La agenda política del Gobierno central se verá obligada a incluir como prioridad el tema de las pensiones.

  • 2

Los pensionistas se han movido con fuerza, determinación y cuentan con el apoyo de muchas personas, no pensionistas, en su petición de que es hora de abordar las reformas necesarias que aseguren la sostenibilidad del sistema de pensiones; para ello es imprescindible avanzar en asuntos como: el logro de acuerdos acerca de cuál va a ser la cuantía de las pensiones; un análisis cuidadoso de cómo se llevará a cabo su revalorización; y el estudio de los cambios que se contemplen en relación a la edad de jubilación. Dicho lo anterior, me parece evidente que afectará a las elecciones generales, y que puede tener sentido que lo se produzca sea un efecto rebote sobre las elecciones forales y municipales.

  • 3

Si no hay una respuesta inteligente, sensata, comprensible y eficaz que garantice el futuro del sistema de pensiones, lo más previsible es que el actual Gobierno del PP sea el que más sufra en pérdidas de votos, lo que equivale a decir que, a mi entender, la derecha sufrirá en esta coyuntura, más que la izquierda a no ser que acepte, como antes mencionaba, analizar el tema en detalle y proponer soluciones viables y efectivas que se transmitan a los ciudadanos que deberían disponer de toda la información acerca de esta cuestión que tanto afecta a su bienestar.

Jonatan García Rabadán, profesor de la UPV/EHU «Dudo que los partidos no tomen medidas concretas»

  • 1

La convocatoria de un pleno monográfico en el Congreso o, las propuestas hechas por el Ministerio de Hacienda muestran, en cierta manera, la capacidad de las movilizaciones para insertar el debate en la agenda política española y modular los discursos de la clase política. En un momento en el que el procés catalán copaba las portadas y la mayor parte de la cobertura informativa, las convocatorias de las personas pensionistas fueron progresivamente haciéndose un hueco hasta conseguir el protagonismo que hemos visto estos días. No se puede obviar que son millones de personas las afectadas y cualquier acto tendrá consecuencias. Dudo que los partidos políticos y sindicatos vayan a poder obviar este movimiento y no tomar posiciones o medidas concretas.

  • 2

Aún es difícil de prever cuáles pueden ser las consecuencias electorales. Para empezar, hay que esperar a saber si el movimiento se consolida en el tiempo, la capacidad que tenga de atracción para que se sumen otros colectivos, como el juvenil, las medidas que puedan tomarse desde las instituciones o, incluso, el propio desarrollo del procés dejándole o no espacio informativo. En cualquier caso, el colectivo de personas pensionistas podría llegar a tener una clara incidencia en el resultado final de las elecciones municipales y forales, en el caso de mantenerse en el tiempo, aunque quizás con más influencia en las locales por su carácter de proximidad y sistema electoral.

  • 3

Más que una afección a izquierda o derecha, diría que esta se corresponderá con las posturas que vayan a defender Gobierno y oposición. Hasta el día de hoy en las movilizaciones se ha intentado huir de cualquier 'etiqueta' partidista o sindical, por lo que lemas y pancartas no cuentan con ninguna sigla; más allá de las organizaciones de personas pensionistas convocantes. Si bien el colectivo de personas jubiladas se ubica tradicionalmente en posiciones conservadoras, no parece que pueda sucederse un castigo directo hacia estas posiciones o, un beneficio para la izquierda. Considero que todo dependerá de la gestión de la problemática y las medidas que puedan tomarse, así como quienes las tomen. Si estas suceden por consenso entre todas las formaciones o no.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos