Rajoy se vuelca en la campaña catalana para amortiguar el batacazo electoral del PP

Rajoy, ayer en un mercadillo de Badalona junto a Albiol. / EFE
Rajoy, ayer en un mercadillo de Badalona junto a Albiol. / EFE

El avance de Ciudadanos en las encuestas hace temer a los populares por escaños en Girona, Tarragona y Lleida

M. E. ALONSO MADRID.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se volcará en la recta final de la campaña electoral en Cataluña apelando al voto útil para el PP en un intento por frenar la sangría de papeletas que puede producirse a favor de la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y que auguran todas las encuestas. Según el último sondeo preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 45% de los votantes del PP en los comicios catalanes de 2015 tiene decidido votar a la formación que preside Albert Rivera el próximo 21 de diciembre.

Esta capitalización por parte de Ciudadanos del voto no independentista preocupa en la madrileña sede de Génova, que diseñó una campaña con pronunciada presencia de los pesos pesados del Gobierno y de buena parte de los barones territoriales del Partido Popular. Para tratar de bloquear este avance de los liberales y movilizar 'in extremis' el voto a su favor, Rajoy tomará las riendas de la campaña y pilotará personalmente la estrategia política del partido los tres últimos días de campaña, el 17, 18 y 19 de diciembre. Así lo confirmaron ayer fuentes de la dirección nacional, que se mostraron convencidas de que va a ser en los próximos días cuando muchos catalanes elijan su opción entre las llamadas fuerzas constitucionalistas.

Los populares se afanarán en explicar a los electores que en muchos territorios el voto a Ciudadanos se puede perder en el reparto de escaños en favor de una opción totalmente contraria, la de la CUP. Es el caso de Lleida, Girona o Tarragona, donde la fuga de papeletas del PP beneficiaría directamente a la formación independentista como consecuencia de la Ley D'Hont. Una estrategia muy similar a la que tuvo el PP en las generales del 26-J, cuando a nivel nacional recuperó catorce escaños al conseguir que votantes que en diciembre de 2015 habían optado por Ciudadanos regresaran a la opción popular para no beneficiar a la izquierda.

Voluntad de diálogo

Ante el auge de la formación de Albert Rivera, el PP no está escatimando esfuerzos para ganar visibilidad en la campaña. Desde que comenzara la contienda el día 5 de diciembre, el Gobierno ha estado presente en Cataluña prácticamente a diario a través de sus ministros, pero también del presidente, que acudió el pasado viernes a un acto político en Lérida, coincidiendo con el cumpleaños del candidato popular a la Generalitat, Xavier García Albiol, y lo arropó nuevamente ayer. Tras acudir a la sesión de control en el Congreso, el jefe del Ejecutivo se trasladó a Badalona, localidad de la que Albiol fue alcalde, y a Sant Sadurní d'Anoia para visitar la bodegas de Freixenet.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos