El Gobierno lamenta el discurso «frentista, sectario, autocrático y excluyente» de Torra

Recuerda al candidato a presidente de la Generalitat que estará «muy vigilante» de sus actos para recuperar el 155

RAMÓN GORRIARÁN / CECILIA CUERDOMadrid / Sevilla

Una hora después de que Quim Torra acabara su discurso de investidura, el Gobierno de Mariano Rajoy ha emitido un comunicado para rechazar el mensaje «sectario, autocrático y excluyente» del candidato a presidente de la Generalitat. La Moncloa emplea términos muy duros para rechazar las palabras del aspirante y diputado de JxCat.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy considera que con intervenciones como la de Torra en el debate de hoy el futuro de sus relaciones con la Generalitat es negro, tan tenso o más que con Carles Puigdemont. En una nota de dos páginas, señala que ha sido un «discurso frentista, de pasado» y «alejado» de lo que «la inmensa mayoría» de los habitantes de Cataluña quieren. «El señor Torra -subraya el comunicado- no se ha presentado como el presidente que merecen y que necesitan los catalanes».

A juicio de la Moncloa, ha lanzado un mensaje «sectario y divisorio» que alienta «las tensiones que tanto daño han hecho a Cataluña» y que, además, se arroga una posición hegemónica que no tiene porque su formación, Junts per Catalunya, no ganó las elecciones del 21 de diciembre ni puede hablar en nombre de todos los catalanes porque ni siquiera representa a la mayoría.

La Moncloa asimismo se muestra muy crítica con «las formas y condiciones» con las que ha sido designado candidato por la exclusiva voluntad de Carles Puigdemont, lo que constituye «una falta de respeto» a las instituciones de Cataluña. Su designación y su discurso, subraya el Gobierno de Rajoy, evidencia «una suerte de cesarismo impropio del siglo XXI» porque supedita el interés general al «interés personal de un individuo».

El Ejecutivo no aprecia el menor «interés en construir un diálogo» con las fuerzas no independentistas ni con «nadie que no se someta exactamente a sus planteamientos». Pero avisa a los independentistas de que «no tienen ninguna posibilidad de lograra sus propósitos secesionistas» y que el Gobierno de España «estará muy vigilante» sobre los actos del candidato y su futuro Gobierno. La Moncloa, por tanto, advierte: «Cualquier ilegalidad será reparada y cualquier vulneración de nuestro marco constitucional será respondida».

«Lo que hemos visto y escuchado no nos gusta a muchos»

Poco antes, Rajoy se ha referido a la designación de Torra como candidato, y ha asegurado que «lo que hemos visto y escuchado no nos gusta a muchos». En cualquier caso, ha instado al nuevo ejecutivo catalán a que «cumpla la ley» y respete la obligación de cualquier gobernante de «gobernar para todos, los que le votan y los que no».

Rajoy ha presentado en Jerez de la Frontera (Cádiz) a los candidatos locales para las próximas elecciones municipales, un acto que casualmente se ha solapado con la intervención de Torra en el Pleno de investidura del Parlament, por lo que no ha podido escuchar en vivo sus palabras. No obstante, y como ya señalara el viernes, el líder del PP no ha querido entrar en juicios de valor sobre el candidato, limitándose a señalar que «lo que hemos visto y escuchado no nos gusta a muchos» porque no es «representativo de los ciudadanos catalanes, en alusión a sus intervenciones muy críticas con España y el gobierno central. No obstante, ha señalado que «habrá que juzgarle por sus hechos si al final es elegido», en referencia a la posible falta de apoyos por parte de algunas fuerzas soberanistas.

En cualquier caso, Rajoy ha asegurado que salga quien salga elegido el Ejecutivo central garantizará que «la ley y la Constitución se cumplen» en todo el país, que la unidad de España «se respeta» y que «nadie actuará contra el principio de igualdad de los españoles, que es la base de nuestra democracia». Sin mencionar en esta ocasión la aplicación del 155, sí ha exhortado al nuevo ejecutivo catalán a que gobierne para todos los ciudadanos y a cumplir la ley, porque «es la norma que nos acerca al mundo civilizado».

Durante su intervención, el líder del PP ha insistido una vez más en la necesidad de mantener las políticas económicas y las reformas estructurales que han sacado a España de la crisis, subrayando que es la única vía para mantener el nivel de crecimiento de empleo, objetivo prioritario de su formación. En clave electoral, ha instado a los candidatos a alcaldes y a los militantes a salir a explicar el proyecto del PP y a estar orgullosos del partido aún en momentos difíciles, recordando que aunque «algunos compañeros han hecho cosas que no debieran haber hecho», es la principal formación política de España en afiliados y votos. «Hemos aportado mucho en estos 40 años de historia», ha espoleado a los suyos, «como otros, mientras que otros nada porque acaban de llegar». Y sin mencionar directamente a Ciudadanos, su principal rival en las urnas, ha lamentado que «algunos se creen que la historia comienza con ellos». «Presumen de que no han gobernado nunca, nosotros presumimos de que hemos gobernado muchas veces, en muchas instituciones, y seguiremos ganando la confianza de los ciudadanos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos