Rajoy reivindica el acuerdo sobre el Concierto y Cupo para afianzar su sintonía con el PNV

Mariano Rajoy y Alfonso Alonso se dan la mano, ayer en un desayuno informativo celebrado en Madrid./JAIME GARCÍA
Mariano Rajoy y Alfonso Alonso se dan la mano, ayer en un desayuno informativo celebrado en Madrid. / JAIME GARCÍA

El presidente del Gobierno llama a Ciudadanos a huir de la «demagogia fácil» sobre el Concierto. Alonso acusa a Rivera de desarrollar una «suerte de nacionalismo inverso» que podría alentar «enemigos» en el resto de comunidades autónomas

AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

Las críticas vertidas contra el Concierto Económico y el Cupo vasco, protagonizadas principalmente por Ciudadanos, no condicionaron ayer a Mariano Rajoy, que realizó una defensa cerrada del vínculo financiero que rige la relación entre Euskadi y España.

Después de cinco días desde que el Congreso de los Diputados diese luz verde a las leyes que renuevan las normas económicas que definen la singularidad del autogobierno vasco, el presidente del Gobierno central se posicionó públicamente a favor de este instrumento jurídico-económico porque, aseguró, supone cumplir con lo establecido en la Constitución.

Lo dijo en un desayuno informativo celebrado en Madrid en el que presentó al presidente del PP vasco, Alfonso Alonso. Una intervención esperada después de que varios de los barones territoriales del PP juzgasen negativamente el acuerdo que gozó el pasado jueves de un respaldo más que mayoritario en las Cortes españolas. Lo apoyaron los populares, el PSOE, Unidos Podemos, los partidos nacionalistas catalanes y otras formaciones como UPN o Coalición Canaria, además del PNV. 292 votos favorables frente a los 36 en contra de Ciudadanos y Compromís y las dos abstenciones de EH Bildu.

Precisamente, la defensa del Concierto y el Cupo por parte de Rajoy supuso un nuevo guiño hacia los jeltzales en un intento de afianzar la sintonía del PP con el PNV, a sabiendas de que el Ejecutivo central buscará en breve abrir un periodo de negociaciones para recabar los apoyos necesarios que faciliten la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Y el PNV vuelve a ser clave para poder sacar las Cuenta adelante.

En su discurso para respaldar el Cupo y el Concierto, el jefe del Ejecutivo subrayó que hay que «hacer honor» a lo que se aprueba y está recogido en la Carta Magna y en las leyes. En este sentido, llamó a huir de la «demagogia, que es tan fácil como dañina», a la hora de opinar sobre el acuerdo, en una alusión velada a Ciudadanos, su principal sostén en la legislatura que justifica que la singularidad fiscal -tanto vasca como navarra- supone un «privilegio» con respecto a la demás comunidades autónomas.

El jefe del Ejecutivo pone a Euskadi como ejemplo de respeto a las normas frente a Cataluña

El líder del PP vasco tacha de «virulenta» y «agresiva» la actitud adoptada por C's

Rajoy, sin embargó, huyó de la confrontación directa con Albert Rivera y se centró en poner a Euskadi como ejemplo de respeto a las normas, en contraposición a la situación que atraviesa Cataluña. Así, no dudó en calificar al exministro de Sanidad como un político que «respeta las normas» y que defiende la «política en serio». Esa misma que, según Rajoy, considera que «la soberanía nacional no se puede liquidar unilateralmente» y que entiende que «la Constitución hay que cumplirla y las leyes también».

Rajoy aprovechó entonces para defender, sin decirlo expresamente, su decisión de aplicar el artículo 155 de la Carta Magna en Cataluña para tratar de frenar la ola secesionista. Así, manifestó que cuando alguien no cumple la Constitución y las leyes, «hay que aplicarle los instrumentos previstos en la propia Constitución en nuestro ordenamiento, sin demagogias y sin una palabra más alta que otra».

El líder del PP continuó de esta manera subrayando que esa política en «serio» es la misma que «reconoce el Concierto y el convenio económico dentro del modelo de financiación de nuestros territorios», en alusión al Cupo vasco. «Cuando la ley triunfa, cuando se aplica nuestra Constitución, ganamos todos, y estamos todos más seguros y confiados; somos más fuertes y se nos respeta más», señaló el presidente, para quien cuando esas normas no se cumplen, los españoles son «más débiles y vulnerables». Por eso, insistió en la importancia de que se cumplan las leyes y las reglas de juego para que «triunfe la normalidad».

La defensa del PSC

Alfonso Alonso, por su parte, fue menos comedido en su intervención, y lanzó duras críticas contra el líder de Ciudadanos. Así, tildó de «virulenta» y «agresiva» su actitud «irresponsable». El presidente del PP vasco lamentó el voto en contra a la aprobación de la reforma de la ley del Concierto y la nueva ley quinquenal del Cupo por parte de Ciudadanos, y consideró que lo hizo por un cálculo electoral de cara a las elecciones del 21-D en Cataluña al «sembrar vientos» para «levantar emociones y sentimientos» en otras comunidades autónomas.

A su juicio, el presidente del partido naranja está desarrollando una «suerte de nacionalismo inverso» que sustituye el «España nos roba, por un Euskadi nos roba». Un planteamiento que, según Alonso, acabará conllevando a la «quiebra» de la sociedad. «El nacionalismo nunca es bueno, sea vasco o español», manifestó, para después defender el sistema del Concierto y rechazar muchas de las críticas en contra de este instrumento económico. Además, avisó del peligro que supone «alentar un enemigo».

Rajoy y Alonso, no obstante, no fueron ayer los únicos dirigentes en levantar la voz en favor del Cupo y el Concierto vasco. Lo hizo también el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que, sin embargo, subrayó que el problema a las críticas reside en que el Gobierno «no ha renovado» el sistema de financiación autonómico. Aun así, defendió las normas económicas vascas, poniendo el acento en que se trata de una figura constitucional «que ha funcionado».

El portavoz del PNV en la Cámara baja, Aitor Esteban, aplaudió que, «después de tantos años», EH Bildu votara «por lo menos» a favor de la ley del Concierto. Sin embargo, dijo no entender la abstención de la izquierda abertzale con respecto al Cupo. El líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, justificó la postura adoptada por la coalición porque, en su opinión, este tipo de negociaciones «se tienen que hacer desde un punto de vista de país», a través de «una delegación de todas las delegaciones políticas» vascas que lo defiendan después en Madrid.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos