PP, PSOE y PNV escenifican hoy su sintonía con el Cupo en plena marejada sobre la financiación

Carles Campuzano (PDeCAT) y Aitor Esteban (PNV) conversan en los pasillos del Congreso./EFE
Carles Campuzano (PDeCAT) y Aitor Esteban (PNV) conversan en los pasillos del Congreso. / EFE

El Congreso dará luz verde a la nueva ley con menos apoyos que nunca por el rechazo de C's. El Gobierno de Rajoy confía en que el cumplimiento de su pacto con las instituciones vascas permita retomar los Presupuestos del Estado «a partir de enero»

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

El pleno del Congreso que aprobará hoy las nuevas leyes del Cupo vasco y el Concierto Económico llega rodeado de mucho ruido político, aunque nada impedirá que ambas normas salgan de la Cámara baja con una amplia mayoría, apuntalada por los dos principales grupos, PP y PSOE, y la satisfacción del PNV, principal negociador de ambas leyes. La marejada que rodea estos días a la reforma de la financiación territorial, sin embargo, anticipa un debate encendido y provocará que el nuevo Cupo salga adelante con menos apoyos que en ocasiones anteriores. Unidos Podemos y los partidos soberanistas catalanes también lo respaldarán, pero Ciudadanos y el partido de izquierdas valenciano Compromís votarán en contra, lo que sienta un precedente a tener en cuenta porque, por primera vez, al menos un 10% del Congreso se mostrará contrario al acuerdo que regula las relaciones económicas de Euskadi con el Estado.

En el PSOE y en Unidos Podemos se han levantado algunas voces críticas hacia un modelo que deja todo el peso de la negociación en manos de los gobiernos vasco y central, mientras orilla la capacidad de influencia de las Cortes en la elaboración de ambas leyes, pero ambos grupos respaldarán finalmente lo acordado en mayo por los ejecutivos de Urkullu y Rajoy, en vísperas de que se aprobaran los Presupuestos del Estado de este año. Los dos diputados de EH Bildu, por su parte, se abstendrán en la votación de la ley quinquenal del Cupo (aunque votarán a favor de la del Concierto) al entender que la negociación de la cifra que Euskadi aporta anualmente al Estado tiende a convertirse en una «moneda de cambio político». El Gobierno Vasco criticó el martes esta posición de EH Bildu al considerar que ofrece una cobertura argumental a aquellos partidos, como Ciudadanos, que critican la existencia del Cupo y exigen que Euskadi y Navarra pasen al régimen común de financiación.

Un repaso a la historia demuestra que los grandes acuerdos entre gobiernos sobre el Cupo se han producido cuando el PNV ha jugado una posición de fuerza en el Congreso. El pacto del pasado mayo, que facilitó que los cinco diputados jeltzales acabasen apoyando los Presupuestos de Rajoy, no fue una excepción. El Gobierno del PP, de hecho, confía en que el cumplimiento de su compromiso de aprobar las leyes del Cupo y el Concierto antes de final de año lleve al PNV a reconsiderar su decisión de no negociar las cuentas de 2018, descartada al menos mientras se prolongue la intervención de la autonomía catalana por el artículo 155 de la Constitución.

«Paso a paso»

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró ayer que hay que ir «paso a paso» en este tema, aunque añadió que «trataremos de aprobar los Presupuestos a partir de enero» cuando fue cuestionada sobre si la aprobación del Cupo por parte de las Cortes podía abrir la puerta a un entendimiento con el PNV de cara a las cuentas del Estado. Las instituciones vascas respaldarán hoy en el Congreso la aprobación de las nuevas leyes, precisamente, con la presencia de varios cargos del PNV: el consejero vasco de Economía, Pedro Azpiazu, la viceconsejera de Hacienda, Itziar Agirre, y los diputados forales de Hacienda de las tres diputaciones vascas, entre ellos el guipuzcoano Jabier Larrañaga.

El pleno del Congreso de hoy afrontará la tramitación directa y en lectura única de ambos proyectos de ley. Tras su aprobación, el Congreso enviará ambas normas al Senado, donde se debatirán y aprobarán definitivamente en el pleno de la próxima semana, previsiblemente el miércoles. Ciudadanos defenderá sendas enmiendas para tratar de tumbar las nuevas leyes, por considerar que «alimentan el agravio comparativo» con las comunidades autónomas de régimen común, aunque las dos están condenadas al fracaso. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, será el encargado defender la posición del Gobierno de Rajoy durante el debate. Dada la «especial naturaleza» del Concierto y el Cupo vascos, el Congreso no puede introducir modificaciones en la redacción de los proyectos, es decir, sólo se pueden aprobar o rechazar, pero no cambiarlos parcialmente.

«El régimen fiscal vasco no es un privilegio; además de ser un derecho histórico, es un sistema de riesgo» Arantxa Tapia, Consejera de D. Económico

«En Euskadi se pagan más impuestos que en el resto. El Cupo es consustancial al gran pacto de 1978» Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda

«En la reunión del grupo socialista hubo un debate enriquecedor, pero no se puso en cuestión el apoyo» Margarita Robles, Portavoz del PSOE en el Congreso

«Criticamos el pacto sobre el Cupo, pero también a quienes atacan los restos de los derechos históricos» Marian Beitialarrangoitia, Diputada de EH Bildu

Ciudadanos ha convertido en los últimos días la cuestión del Cupo en un arma de oposición contra el Gobierno de Rajoy, y todo apunta a que aprovechará el debate de hoy para marcar perfil propio. La comisión de Presupuestos del Congreso mostró ayer un adelanto de por dónde pueden ir los tiros en la discusión política de hoy. C's volvió a cargar contra la «opacidad» del Cupo vasco, mientras el ministro de Hacienda y el PSOE salieron en defensa de este acuerdo económico.

El «gran pacto» del 78

Montoro argumentó que las haciendas forales están recogidas en la Constitución y disponen de peculiaridades tan «naturales» como que Canarias no tenga IVA o que Ceuta y Melilla tengan un impuesto diferente sobre las ventas. «Siempre ha sido así, es consustancial a nuestra democracia de 1978, que consigue un gran pacto entre diferentes sensibilidades de los pueblos de España», afirmó. «Es una relación presupuestaria, el Cupo no financia la solidaridad del País Vasco, financia las competencias que ejerce el Estado en ese territorio», explicó, al tiempo que pidió a Ciudadanos que no hable «con ligereza» de la solidaridad. «¿Se pagan menos impuestos en el País Vasco que en el resto de España?», preguntó Montoro. «Pues no, se están pagando más impuestos», se respondió él mismo.

El PP vasco también se ha involucrado en la defensa de las nuevas leyes del Cupo y el Concierto y enviará una delegación al Congreso para sostener que estas normas «fortalecen el autogobierno y la estabilidad». Los populares vascos también criticaron a C's por hacer «declaraciones demagógicas que siembran división y exacerban a la gente, demostrando muy poca responsabilidad».

Fuentes del Gobierno Vasco, por su parte, quitaron importancia al desmarque de Ciudadanos de las leyes del Cupo y el Concierto y lo encuadraron en la pugna que el partido de Albert Rivera mantiene con el PP, sobre todo de cara a las elecciones catalanas del 21-D. «En mayo, cuando C's apoyó los Presupuestos de Rajoy, no dijo nada sobre el Cupo», recuerdan desde Ajuria Enea.

Más

Temas

Cupo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos