El procés modera las posiciones más radicales del soberanismo en Euskadi

El procés modera las posiciones más radicales del soberanismo en EuskadiGráfico

El último sociómetro del Gobierno Vasco revela que el 31% de ciudadanos desearía una consulta unilateral, diez puntos menos que hace 8 meses

AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

Los datos que ofreció ayer el último sociómetro del Gobierno Vasco son reveladores: solo un 31% de la población defiende la celebración en Euskadi de un referéndum sin la autorización del Gobierno central, diez puntos menos que hace ocho meses. Es decir, tres de cada diez vascos ven con buenos ojos convocar una consulta unilateral semejante a la que Cataluña experimentó el pasado 1-O, que derivó en una declaración unilateral de independencia y que, a su vez, acabó con medio Govern encarcelado y, la otra mitad, fugado a Bruselas.

El sondeo del Ejecutivo de Urkullu, que se realizó los últimos días de octubre, en plena vorágine del procés que se saldó con la intervención de la autonomía, muestra cómo las posiciones mas radicales del soberanismo en Euskadi se han ido desinflando vistas las consecuencias del procés y a medida que la crisis catalana se ha ido acentuando. Los partidarios de pronunciarse en un referéndum legal y pactado -es decir, sólo si el Gobierno central lo tolera-, sin embargo, aumenta en doce puntos, y pasa del 16% de hace ocho meses al 28%. El 24% directamente no desea una consulta soberanista. Eso sí, el montante total de ciudadanos que se muestran partidarios de que se convoque una consulta sobre el marco de relación entre Euskadi y España alcanza el 59%, dos puntos más respecto al sondeo anterior.

Aún así, de la fotografía del sociómetro se desprende que el 76% ve «poco» o «nada probable» que en los próximos años haya un acuerdo entre los gobiernos central y vasco para poder realizarlo, frente al 11% de optimistas que consideran que es «probable» que se produzca un acuerdo para poder acudir a las urnas.

Los vascos, divididos

En el hipotético caso de que se celebrase un referéndum legal de independencia, un 33% asegura que votaría a favor de la secesión y un porcentaje idéntico, otro 33%, votaría en contra. La consulta independentista partiría, en este sentido, por la mitad a Euskadi con un 12% de abstencionistas y un 22% de indecisos. En este caso, la comparación que ofrece la encuesta se remonta a 2014. Así, quienes se muestran a favor de la independencia se han reducido en seis puntos respecto a aquel año, mientras que el porcentaje de quienes la rechazan ha aumentado en cuatro puntos.

Otro apartado del sondeo se refiere a las opiniones en torno al grado de autogobierno vasco. En este capítulo, la opinión mayoritaria es la de quienes creen que un mayor autogobierno para Euskadi sería bueno para la economía, los servicios públicos, la convivencia y la identidad vasca. En este sentido, un 30% aspira a mayores cotas de autogobierno, un 36% prefiere mantener el autogobierno actual, y un 3% desearía menos. Solo un 17% de la población señala la «independencia total» como opción preferida, una cifra que marca mínimos históricos.

El 59% de vascos es partidario de que la relación Euskadi-España se decida en una consulta REFERÉNDUM

El 33% de los encuestados votaría 'sí' al secesionismo, seis puntos porcentuales menos que en 2014 INDEPENDENTISMO

Los vascos censuran casi por igual la gestión de la Generalitat y el Gobierno de Rajoy en la crisis catalana EL PROCÉS

En cualquier caso, la ola secesionista catalana no convence del todo en Euskadi. Preguntados acerca del proceso soberanista, un 31% manifiesta que la situación le genera «incertidumbre», mientras que un 29% dice sentir «aburrimiento» y otro 29% «interés». No obstante, a otro 22% le provoca «miedo», a un 20% más «irritación» y a un 15% «indiferencia». Tan solo el 17% de los encuestados dice sentirse «ilusionado» con el camino emprendido por Puigdemont.

No obstante, la mayoría de los vascos censura tanto la actuación de la Generalitat como la del Gobierno español en la crisis catalana. El 61% de los encuestados cree que el Govern ha procedido «mal o muy mal», mientras que los reproches se elevan hasta un 73% cuando se valora la actitud del Ejecutivo del PP. Solo un 25% aprueba la gestión de la Generalitat, porcentaje que baja al 13% cuando se trata de dar por buena la gestión del gabinete de Mariano Rajoy.

El apartado de simpatías políticas y valoración de líderes no refleja apenas cambios. El PNV sigue siendo el partido preferido, con un 4,6 en una escala de cero a diez, y el lehendakari Urkullu el único dirigente que aprueba, con 5,3 puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos