Presos o independientes copan los mejores puestos en las listas secesionistas para el 21-D

Marta Pascal, Artur Mas y Neus Munté, el pasado miércoles durante un acto del PDeCAT. / ALBERT GEA / REUTERS
Marta Pascal, Artur Mas y Neus Munté, el pasado miércoles durante un acto del PDeCAT. / ALBERT GEA / REUTERS

Carles Puigdemont prescinde del PDeCAT para confeccionar su candidatura, en la que el líder de la ANC será el número dos

CRISTIAN REINO BARCELONA.

Las elecciones del 21-D no solo serán inéditas por cómo fueron convocadas -por el presidente del Gobierno central y no por el de la Generalitat- sino también por las listas que se han confeccionado. Las de Esquerra y PDeCAT llevan en los mejores puestos a los exconsejeros presos y a personas independientes en detrimento de los dirigentes de ambos partidos.

En el bloque secesionista, al final no habrá la lista unitaria que reclamó Carles Puigdemont y concurrirán por separado con unas listas en las que destacan los dirigentes que estuvieron en primera línea en la pasada legislatura. Todos los miembros del anterior Ejecutivo catalán, ocho de ellos en prisión y el resto fugado en Bruselas, estarán en la carrera electoral, unos en la candidatura que encabeza Carles Puigdemont y otros en la de Oriol Junqueras, que competirán por la hegemonía del soberanismo y presumiblemente por la victoria en las urnas.

El expresidente de la Generalitat recibió un cheque en blanco de su partido para conformar una lista a su gusto, y se lo ha cobrado al pie de la letra. Ha dejado fuera a la dirección del PDeCAT y a pesos pesados como Artur Mas, Neus Munté, Marta Pascal o David Bonvehí. El fichaje estrella de Puigdemont, que se presenta bajo la marca Junts per Catalunya, es Jordi Sánchez, presidente de la ANC hasta ayer, y uno de los líderes soberanistas encarcelados. Sánchez confirmó su incorporación por las «circunstancias excepcionales» que vive Cataluña y para avanzar en la «legítima defensa de la república catalana». Su fichaje es clave para la campaña de la exCDC frente a Esquerra, que no ha conseguido a Jordi Cuixart, de Ómnium.

A primera hora de la noche, las listas aún no estaban cerradas (hoy expira el plazo), pero tras Sánchez, Puigdemont ha optado por los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Clara Ponsatí y Meritxell Borrás, además del exconsejero Ferran Mascarell e independientes como Héctor López Bofill, Aurora Madaula, Francesc de Dalmases o Martí Anglada. A pesar de las encuestas, en el PDeCAT confían en el efecto Puigdemont, aunque hará campaña desde Bruselas.

Campaña atípica

El exvicepresidente de la Generalitat, que comparte lista con otras formaciones como Demòcrates de Catalunya, escisión de Unió, y las del PSC, Moviment d'Esquerres y Avancem, ha dado todo el poder del partido a Rovira, que recogió el guante: «Disponible y dispuesta para hacer lo que haga falta». Si Mas calificó el 27-S de 2015 como el referéndum definitivo, Rovira definió ayer los comicios del 21-D como el «referéndum que Rajoy no se ha atrevido a pactar». El independentismo, por tanto, insiste en plantear las elecciones como un plebiscito.

En el bando no secesionista, donde menos cambios se han producido es en Ciudadanos y el PP. Ambas formaciones mantienen los jefes de filas, Inés Arrimadas y Xavier García Albiol. La formación naranja mantiene el núcleo duro formado por Carrizosa, Espejo-Saavedra y De Páramo, con el que obtuvo el mejor resultado de su historia en 2015 y le catapultó como líder de la oposición. La única modificación reseñable en Ciudadanos es el fichaje del periodista Nacho Martín Blanco, azote de los independentistas en las tertulias de radio y televisión.

Las listas más novedosas son las que presenta el PSC. Los socialistas, con Miquel Iceta a la cabeza, buscan una candidatura transversal del catalanismo y se han asociado con los dirigentes de Unió (Espadaler va como número tres), han incorporado al exeurodiputado de Podemos Carlos Jiménez Villarejo e independientes de diferentes entidades como Societat Civil Catalana, Tercera Vía, Portes Obertes del Catalanisme y Federalistes d'Esquerres. El PP, mientras, tira de cantera y buena parte de los diputados de la pasada legislatura repiten como candidatos. Tras Albiol, se sitúan Andrea Levy, Santi Rodríguez, Esperanza García y Daniel Serrano.

En Catalunya en Comú lo que ha primado es el equilibrio entre las formaciones que integran la confluencia. Así, Xavier Domènech encabezará la lista, seguido por Elisenda Alamany (Comunes), Jèssica Albiach (Podem), Joan Josép Nuet (Esquerra Unida) o Marta Ribas (ICV). Como independiente, se estrena el periodista Jaume Barberà y cierra la lista por Barcelona Ada Colau.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos