El portavoz de la Fundación Korta defiende que para construir la paz «se debe superar la soberbia»

Jesús Mari Mujika saluda a los participantes en la mesa redonda, ayer en Baiona/USOZ
Jesús Mari Mujika saluda a los participantes en la mesa redonda, ayer en Baiona / USOZ

Mujika, amigo del empresario asesinado, abrió ayer en Baiona con un debate sobre víctimas los actos por el aniversario del desarme de ETA

ELISA LÓPEZSAN SEBASTIÁN.

Jesús Mari Mujika defiende que para la construcción de la paz y la convivencia es necesario «recuperar el silencio del respeto y la superación de la soberbia». También que la reconstrucción del tejido social «es una tarea que está no solo en manos de los políticos, sino de todos los vascos». No obstante, y pese a que sí se están dando pasos en el tema de la convivencia, incide en que este proceso «va lento» y, por lo tanto, se corre el riesgo de pasar del fanatismo a la indiferencia y al desconocimiento «lo que dificulta que las víctimas puedan convivir de una forma adecuada con gente que todavía mantiene estas actitudes de desinterés o ignorancia».

El portavoz de la Fundación Korta abrió ayer en Baiona con una mesa redonda sobre víctimas y futuro los actos por el primer aniversario de la entrega de armas. El colectivo Artesanos por la Paz y Bake Bidea afrontan un fin de semana de actos en los que se contará, por primera vez, con allegados de víctimas de ETA. Amigo del presidente de la patronal guipuzcoana Joxe Mari Korta, asesinado por la organización terrorista en agosto del año 2000, Mujika se sentó anoche junto a Karmen Galdeano, hija del periodista Xabier Galdeano, asesinado por los GAL, y el alcalde de Errenteria, Julen Mendoza (EH Bildu), impulsor de dinámicas de encuentro con las víctimas, y el profesor universitario Jean Pierre Massias. La delegación de Iparralde ya expresó su voluntad de acercarse a las víctimas de ETA y defender su «memoria y reparación».

Los actos

Sábado
Mesa redondas con Harold Good. Auditorio Bellevue de Biarritz a las 09.10 horas. Y con Anaiz Funosas, Jean René Etchegaray y Jean Noël Etcheverry. Mismo lugar, a las 11.45.
Domingo
Instalación de la escultura de Koldobika Jauregi. Plaza Roland Barthes de Baiona. 11.00.

«El nivel humano de una sociedad se refleja fundamentalmente por la forma en que se trata a los débiles. Y en los cincuenta años de violencia sufrida los más débiles han sido las víctimas. Todas; de ETA, de los Gal y los torturados. No voy a hacer distinciones», aseguró contundente Mujika. En este sentido habló de la necesidad de «reconocer que todas las víctimas merecen la reparación de la que sea capaz nuestra sociedad». Profesor jubilado de Filosofía y Ética en Deusto, Mujika puso también en valor que en este país las víctimas «están contribuyendo bastante -por lo menos las que han superado el odio, el rencor y la venganza- a avanzar en el proceso de paz». Y puso el foco en el «quehacer» de la sociedad civil porque, tal y como argumentó, es la que debe exigir a los partidos políticos pasos rápidos y adecuados. Subrayó que la violencia «de ningún modo» es políticamente justificable».

Mujika consideró que las condiciones «indispensables» para trabajar en la convivencia deben ser la voluntad de querer hacerlo, la honestidad y la prudencia «porque así se podrá avanzar. No hay camino para la paz, el camino es la paz». ¿Y cómo se materializa esto? El portavoz de Kortaren bidetik no lo dudó, con diálogo y, sobre todo, superando el silencio del miedo. Insistió en la idea de recuperar el silencio del respeto y, en este sentido, se refirió a los 'ongi etorris' a presos: «Entiendo que la familia les de la bienvenida pero, por favor, en privado». Y la superación de la soberbia porque «no hay vencedores ni vencidos, nadie ha ganado».

En los actos de este fin de semana destaca la conferencia hoy del cura protestante irlandés Harold Good, que regresa a Iparralde doce meses después. No obstante, el acto central será la intervención de 'Txetx' Etcheverry (Artesanos de la Paz) y Anaiz Funosas (Bake Bidea), junto al alcalde de Baiona, Jean René Etchegaray, para dar cuenta de las conversaciones con el Gobierno galo para acercar a los presos. El cierre de los actos, mañana, consistirá en la inauguración de una escultura del artista de Alkiza Koldobika Jauregi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos