La ponencia de paz se blinda ante las presiones y diferencias sobre los homenajes a etarras

Minuto de silencio por Casas y Buesa antes del pleno sobre los homenajes a expresos. / B. CASTILLO
Minuto de silencio por Casas y Buesa antes del pleno sobre los homenajes a expresos. / B. CASTILLO

Los partidos, sin el PP, deben decidir en la reunión de hoy si, tras hablar de víctimas, se aborda ahora la política penitenciaria o la memoria

JORGE SAINZ SAN SEBASTIÁN.

La ponencia de paz del Parlamento Vasco retoma hoy sus reuniones sin el PP pero con el compromiso del resto de grupos de blindarse de las presiones externas, acrecentadas en los últimos días por la polémica de los homenajes a expresos de ETA. Pese a que en el pleno del jueves se visualizaron discrepancias respecto a EH Bildu al abstenerse de criticar los recibimientos, la coalición abertzale, PNV, Elkarrekin Podemos y PSE-EE se han conjurado para intentar conseguir un acuerdo en clave de futuro, aunque los dos socios del Gobierno Vasco y la entente de Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo están determinados a un texto final que «deslegitime» la violencia. La reunión de hoy, a puerta cerrada, debe decidir si la segunda cuestión que se aborda es la política penitenciaria o la construcción de la memoria.

El PP vasco acentuó la semana pasada las críticas contra la ponencia de Memoria y Convivencia. Los populares se sumaron a la enmienda pactada por PNV, Elkarrekin Podemos y PSE-EE contra homenajes como el de Andoain, forzando sobre todo a los dos socios de Gobierno a suscribir un texto que recogiera expresamente las palabras «homenaje» y «ETA». Pero el PP declinó expresamente adherirse al punto quinto que aludía a que el foro para debatir estas cuestiones debe ser la ponencia parlamentaria, que el partido de Alfonso Alonso descalifica.

Pese a estas críticas y la falta de unidad escenificada por los cuatro grupos participantes, tras la abstención de EH Bildu, los participantes en la ponencia están determinados a seguir adelante con los trabajos de este foro, estratégico para el Gobierno Vasco. Los grupos no prevén que las diferencias exhibidas respecto a EH Bildu en el pleno del pasado jueves vayan a alterar las estrategias y posturas de cada formación.

Los grupos no creen que las diferencias del pleno del jueves, con la abstención de EH Bildu, vayan a influir

Polémica «aislada»

Fuentes de la ponencia desvinculan, de hecho, la labor y evolución de la ponencia de la polémica de Andoain. Fue una circunstancia «aislada», asumen los medios consultados, que prevén que en el futuro pueda haber episodios similares de tensión que en ningún caso deben interferir en los trabajos. El foro parlamentario sigue con su hoja de ruta, caracterizada sobre todo por la discreción y el hermetismo para evitar que el ruido del exterior dificulte todavía más el logro de unas bases mínimas de entendimiento.

En el PSE-EE, por ejemplo, se limitan a señalar que «tienen un compromiso de total discreción hasta el final» y solo deslizan que la meta es «la deslegitimación del terrorismo». Los socialistas mantienen su compromiso con los trabajos de la ponencia pese a las críticas de los populares a este foro.

Pese al blindaje del ruido exterior, las diferencias metodológicas entre las formaciones se han revelado como un factor que ralentiza los avances. Tras abordar la cuestión de las víctimas a finales del pasado año, la reunión de hoy, prevista en un inicio para el pasado viernes, debe decidir qué tema se aborda en el segundo bloque, de aquí al final del curso político en verano. Los grupos se debaten entre la cuestión de la memoria o la de la política penitenciaria, de actualidad a raíz de la decisión del Gobierno francés de empezar a acercar a los presos de ETA a prisiones próximas a Iparralde. Los grupos también ultiman el informe de conclusiones sobre lo expuesto por las víctimas en las comparecencias de otoño, al que se añadirán unas consideraciones de cada partido sobre los testimonios expuestos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos