PSE y Podemos proponen al PNV que el derecho a decidir no frene el debate sobre el nuevo estatus

Representantes de todos los grupos parlamentarios, en la última reunión de la ponencia de autogobierno, que se celebró el pasado 13 de noviembre./
Representantes de todos los grupos parlamentarios, en la última reunión de la ponencia de autogobierno, que se celebró el pasado 13 de noviembre.

Las dos formaciones de izquierdas quieren evitar que la ponencia de autogobierno se bloquee en esta cuestión, pero jeltzales y EH Bildu son partidarios de incluirla

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

La ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco mantendrá este miércoles su última reunión del año con el objetivo de consensuar puntos en común que permitan la elaboración de un primer borrador de bases y principios para el nuevo estatus político para Euskadi. Este encuentro estaba previsto inicialmente para el pasado miércoles, pero fue pospuesto una semana por unos «problemas logísticos» que adujo el PSE. Tras ese retraso se escondían también las diferencias que los cinco grupos con representación parlamentaria están encontrando para llegar a un acuerdo de mínimos sobre la inclusión del derecho a decidir en la reforma del Estatuto. Una disputa que amenaza con bloquear los trabajos de este órgano en 2018, lo que ha llevado al PSE y a Elkarrekin Podemos a coincidir en la posibilidad de sacar el derecho a decidir de los trabajos para la redacción de un nuevo estatus, creando una mesa paralela para tratar esta cuestión que desbordaría el actual marco jurídico. El objetivo de estas dos formaciones de izquierdas es arrastrar al PNV en esa dirección, aunque el partido jeltzale no se muestra muy dispuesto a ello. Tampoco EH Bildu, que es claramente contrario a esa opción.

La última reunión de la ponencia se produjo hace algo más de un mes y en ella los grupos se dieron cuatro semanas de plazo para buscar conexiones entre sus propuestas sobre el futuro del autogobierno. En este tiempo se han producido algunas reuniones discretas -la única pública es la que mantuvieron EH Bildu y Elkarrekin Podemos-, pero diversas fuentes parlamentarias reconocen que «se ha avanzado poco». Las principales diferencias aparecen siempre cuando se aborda el derecho a decidir que PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos son partidarios de recoger en el nuevo estatus, aunque cada uno con sus matices. El PSE y el PP ya han anunciado que no respaldan el denominado derecho a decidir porque no respeta el actual marco jurídico, al no estar contemplado en la Constitución española. En el grueso de las materias que recogería un nuevo Estatuto podría haber puntos de encuentro importantes entre todos los grupos, pero el derecho a decidir se ha convertido en la manzana de la discordia.

Elkarrekin Podemos llevará una iniciativa a la reunión de este miércoles en la que propondrá que se estudie una «doble vía» que permita la reforma del Estatuto por un lado y el debate del derecho a decidir en paralelo. El PSE se ha sumado a esta opción al considerar que «es la mejor manera de evitar el bloqueo de la ponencia». Los socialistas, no obstante, reconocen que para que esa vía tenga éxito es imprescindible que el PNV, su socio de gobierno, la respalde. Y ahí es donde puede encallar la propuesta de Podemos, ya que fuentes parlamentarias del PNV avanzan que «no compartimos la propuesta de que se constituyan dos mesas diferentes» para tratar el autogobierno.

Fuentes jeltzales consideran que la ponencia es el mejor foro para debatir sobre todos los asuntos que rodean al nuevo estatus y afirman que no tiene sentido «vetar» ningún debate. «Se debe hablar de todo», aseguran. El PNV anuncia que su objetivo será «trabajar sin descanso con una meta: alcanzar el mayor acuerdo posible, aunque eso suponga que en ocasiones no nos ajustemos a los plazos inicialmente previstos. Lo que queremos es el mejor de los acuerdos, un amplio consenso que nos refuerce ante Madrid».

«Hablar de todo»

En una entrevista emitida el pasado viernes en Teledonosti, el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, aclaró que «el derecho a decidir es el derecho de un pueblo a ser consultado, pero no debe confundirse con la pregunta de independencia sí o no. Puede ser independencia sí o no, más autogobierno sí o no, aborto, eutanasia...». Respecto a la posibilidad de que el Estado pudiera echar atrás un nuevo estatus que reconociese el derecho a decidir, Ortuzar se preguntó: «Si una mayoría de los partidos vascos entendemos que el derecho a decidir es un elemento nuclear de nuestro autogobierno, ¿vamos a tener que esperar a que en Madrid decidan que es el momento de hablar? No, vamos a empezar a hablar, nadie puede vetar que hablemos de esto».

EH Bildu es el grupo más claro a la hora de defender que solo respaldará un nuevo estatus que reconozca «el derecho a decidir del pueblo vasco», mientras que Elkarrekin Podemos reivindica que las instituciones vascas puedan celebrar consultas para que la ciudadanía se pronuncie, pero centra su desarrollo sobre todo en temas sociales.

El PSE asegura que «en muchos aspectos del nuevo estatus puede haber grandes posibilidades de acuerdo», pero reclama que se evite introducir aspectos «que no están dentro del actual marco jurídico». El PP, por su parte, es el grupo que con menor entusiasmo ha acogido los trabajos de esta ponencia y en ningún caso entrará en un acuerdo que apunte hacia el derecho a decidir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos