Podemos plantea pactar un nuevo Estatuto sin incluir el derecho a decidir

Lander Martínez y los principales dirigentes de Podemos, Ezker Anitza y Equo presentaron ayer el documento de la coalición./MANU CECILIO
Lander Martínez y los principales dirigentes de Podemos, Ezker Anitza y Equo presentaron ayer el documento de la coalición. / MANU CECILIO

La posible celebración de una consulta se acordaría en una negociación paralela entre los partidos con un modelo similar al canadiense

DAVID GUADILLABILBAO.

Elkarrekin Podemos aboga por sacar el debate sobre el derecho a decidir, una de las materias que más enfrenta a los partidos vascos, de las negociaciones para reformar el Estatuto que se desarrollan en la ponencia de autogobierno del Parlamento. La coalición en la que también están incluidos Ezker Ani-tza y Equo plantea que la relación de Euskadi con el resto del Estado y la posibilidad de que se celebre una consulta se recoja en un «pacto de claridad» firmado de «forma paralela y simultánea» por el conjunto de los partidos y que después sería trasladado al Congreso de los diputados.

Los principales dirigentes de la coalición presentaron ayer en Bilbao la propuesta que remitirán en breve a la Cámara de Vitoria. A pesar de que por la ponencia han pasado numerosos expertos y de que la mayoría de los partidos entregaron hace ya meses sus respectivas hojas de ruta, el debate todavía está en mantillas. En el horizonte aparece como máxima dificultad para alcanzar un mínimo consenso qué hacer con el derecho a decidir, un concepto que defienden los nacionalistas y que rechazan de forma tajante PSE y PP.

Lo que propone Elkarrekin Podemos es una «doble vía». En la primera, los partidos con representación en el Parlamento pactarían un nuevo Estatuto en el que se reconocería el «carácter nacional» y la pluralidad de la sociedad vasca, en el que se recalcaría que existe una «realidad llamada Euskal Herria», en el que se expresaría «la voluntad de mantener lazos de solidaridad interterritorial con el resto de naciones, pueblos y comunidades del Estado español» y en el que también se recogería «la posibilidad de establecer órganos institucionales entre Euskadi y Navarra».

«El Estatuto no es el lugar» adecuado, «pero eso no quiere decir que no haya que abordarlo»

Pero, según Podemos, un nuevo Estatuto «no es el instrumento adecuado para incluir la cuestión del derecho a decidir en lo territorial». La cuestión más peliaguda quedaría fuera del debate estatutario. Según sus promotores, esta fórmula tendría varias virtudes. La principal, que podría facilitar el acuerdo con el PNV y el PSE y la aprobación de una nueva Carta autonómica a lo largo de esta legislatura. Entre las tres formaciones suman 48 de 75 escaños (64%). Desde Elkarrekin Podemos no descartan, incluso, la entrada en el acuerdo del PP. Ven más difícil el apoyo de EH Bildu.

«No hay techo legal»

Además, también tendría muchas opciones de pasar el corte en Madrid, donde debe ser ratificado por el Congreso. Los responsables de la coalición de izquierdas consideran que no se puede repetir algo parecido a lo que se vivió con el plan Ibarretxe. Socialistas, Unidos Podemos y los nacionalistas tienen mayoría absoluta en la Cámara baja. La propuesta sobre autogobierno ha sido elaborada en Euskadi y ha sido remitida a Pablo Iglesias, que ha dado el visto bueno.

Pero aunque la cuestión sobre el derecho a decidir no quede incluida en el Estatuto, «esto no puede ser un motivo para no abordarlo». «En un Estado democrático deben existir cauces legales para que todos los proyectos políticos puedan llevarse a cabo. No hay un techo legal a la voluntad democráticamente expresada de la ciudadanía», señalan desde Elkarrekin Podemos, que apuesta por un «pacto de claridad» firmado por los partidos vascos y que también sería remitido al Congreso para que, «como en Canadá, promulgue una ley que articule cauces legales, bilaterales y pactados para el ejercicio de este derecho».

Busca facilitar su aprobación y tener un texto en el que se blinden los derechos sociales

En un ejemplo de que los principales dirigentes de Elkarrekin Podemos quieren marcar distancias con la tormenta catalana, señalan que «es necesario un acuerdo mayoritario y transversal en la sociedad vasca como paso previo a poder pactar su ejercicio con el Estado». Lo que sí estaría regulado es el derecho a decidir a nivel interno para favorecer las consultas ciudadanas.

Lo que no explicita Elkarrekin Podemos es qué fórmula concreta de relación con el Estado propugna. En términos genéricos, habla de una «cosoberanía que se mueva entre el federalismo y el confederalismo», según aseguró ayer el portavoz parlamentario del grupo Lander Martínez. Una ambigüedad que, según los dirigentes de la formación, tendría un objetivo. «Preferimos dejar abierta la terminología para poder seguir avanzando». La meta final es tener un nuevo Estatuto mucho «más social».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos