Aquel pleno con 'secretas' en los váteres de la Cámara

El debate de investidura de Ardanza y Ioldi fue uno de los episodios más convulsos en los 38 años de historia del Parlamento Vasco

J. S. SAN SEBASTIÁN.

El pleno de investidura del lehendakari en el que participó Ioldi fue uno de los mas convulsos de los 38 años de historia del Parlamento Vasco. A la expectación mediática por la presencia de un miembro de ETA en la Cámara, se unió el temor del resto de partidos a que se produjesen incidentes, y de la Ertzaintza, que pudo entrar al Parlamento para mantener el orden, tras la decisión de la Mesa presidida aquel entonces por Jesús Eguiguren (PSE), que recuerda siempre que había 'secretas' hasta en los váteres para evitar cualquier riesgo de fuga.

La sesión de aquel 26 de febrero de 1987 se celebró con tres meses de retraso hasta que la Audiencia Provincial de Pamplona dio luz verde. Se debatió si debía estar esposado, hubo fuertes presiones en Madrid para que no acudiera, su discurso fue duro, hubo parlamentarios como el socialista Txiki Benegas que se ausentaron... Hasta TVE emitió en directo aquel pleno que dejó a su protagonista marcado para siempre. Finalmente, no hubo sorpresas y el peneuvista José Antonio Ardanza fue elegido lehendakari, aunque Herri Batasuna logró el golpe de efecto que pretendía. Ioldi volvería a prisión tras ser condenado a 25 años y no quedaría libre hasta 2001, catorce años después. En la actualidad es abogado y uno de los responsables de Harrera, una asociación asistencial que presta ayuda y asesoramiento a expresos, sobre todo de ETA, que recobran la libertad y quieren reintegrarse en la sociedad una vez cumplida su condena y recuperados sus derechos civiles. Ejerce labores de vicepresidente y responsable de relaciones políticas y empresariales.

La fuga de Alcalde

Ioldi no fue el único preso que acudió a un Parlamento. Otro caso fue el de Anjel Alkalde, otro recluso preventivo que fue elegido como diputado de la HB que lideraba Jon Idigoras sustituyendo al asesinado Josu Muguruza. Hasta juró la Constitución por imperativo legal. El 1 de diciembre de 1989 el Tribunal Supremo decretó su libertad provisional en virtud de su nueva condición de parlamentario, a la espera de juicio, pero el mismo tribunal pidió un suplicatorio al Congreso de los Diputados para juzgarlo y el pleno de la Cámara lo aprobó el 12 de diciembre.

Al día siguiente se ordenó su detención e ingreso en prisión incondicional, pero cuando la Policía acudió a su domicilio ya había huido. Reapareció 14 años después, con la causa ya prescrita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos