La plancha unitaria del independentismo se aleja por las exigencias de ERC

La plancha unitaria del independentismo se aleja por las exigencias de ERC

Sin descartar nada, los republicanos apuestan sobre todo por tres candidaturas separadas que compartan puntos del programa electoral

CRISTIAN REINO

El tiempo apremia -hoy acaba el plazo para la presentación oficial de coaliciones- y los partidos secesionistas no acaban de cerrar un acuerdo para concurrir juntos en una lista unitaria de cara a las elecciones autonómicas del 21-D.

La propuesta de ir todos juntos la puso sobre la mesa el PDeCAT la semana pasada, pero no acaba de convencer a Esquerra, que considera que el independentismo sumará más votos si se presentan tres candidaturas distintas. ERC quiere además ganar y confirmar en las urnas el peso hegemónico dentro del soberanismo que le conceden las encuestas y que no se visualizaría en una lista unitaria liderada por Carles Puigdemont. Hay que ir «a saco» a por la victoria, afirmaban ayer fuentes de la dirección republicana.

Aun así, todo está abierto hasta el último momento, ya que la política catalana estos últimos años de proceso soberanista acostumbra a hacer cambios de guión imprevistos: hace dos semanas parecía que Puigdemont convocaría elecciones y al final hubo proclamación de la república independiente.

Sin una lista conjunta, el soberanismo perderíala oportunidad de hacer unas plebiscitarias DIFICULTADES PARA EL ACUERDO

En este contexto, ERC reunió ayer a su ejecutiva e insistió en la idea que el sábado puso sobre la mesa su consejo nacional. Sin descartar ningún escenario, ni siquiera el acuerdo de «máximos», el partido de Junqueras solo entrará en una lista conjunta si todos los partidos secesionistas, además del sector de Podemos que puede llevarse Albano Dante Fachín, deciden concurrir juntos. Esquerra rechaza una lista solo con el PDeCAT, junto con otros grupos minoritarios e independientes, pero sin la CUP. Teme que con esta nueva versión de Junts pel Sí, una parte del voto se le pudiera escapar hacia la formación anticapitalista, como cree que ocurrió el 27-S de 2015.

Por ello, los republicanos reiteraron ayer su presión sobre los anticapitalistas, a los que concedieron toda la responsabilidad de que fructifique o no la lista unitaria. Conscientes además de que hay sectores en la CUP, como la corriente Poble Lliure, que es la más nacionalista, que son partidarios de la lista única para tratar de consolidar la independencia declarada. ERC presionaba ayer a la CUP, mientras el PDeCAT hacía lo propio con Esquerra.

La CUP difícilmente confirmará hoy si está dispuesta a unir sus fuerzas al PDeCAT y ERC (lo decidirá fuera de plazo el fin de semana), por lo que la lista unitaria se complica y se aleja cada vez más. El independentismo desperdiciaría así una oportunidad de oro para convertir los comicios en plebiscitarios, a favor de la república proclamada el 27 de octubre y contra la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Fotos

Vídeos