Piden traslado de Majarenas para que su hija sea escolarizada en San Sebastián

Imagen de Sara Majarenas antes de ser juzgada en la Audiencia Nacional. / EFE

EFE

Kontxi Ibarreta, madre de la presa etarra Sara Majarenas, ha pedido este miércoles el traslado a San Sebastián de su hija y su nieta Izar, apuñalada por su padre, para que la niña pueda comenzar el curso en un centro escolar de la capital guipuzcoana.

Con este objetivo, Ibarreta ha llamado a la sociedad vasca a participar en una manifestación que la plataforma de apoyo a la reclusa ha convocado el próximo 3 de septiembre en Donostia, bajo el lema en euskera "Izar, con Sara, a la ikastola".

En una rueda de prensa en el Ayuntamiento de San Sebastián, la madre de Majarenas y abuela de Izar ha explicado que "las cosas han cambiado poco" en los últimos meses y "la situación es muy desmoralizante", pues esta semana el juzgado de Vigilancia Penitenciaria le denegó el tercer grado y también su petición de cumplir lo que le resta de condena en su ciudad, San Sebastián.

Majarenas y la pequeña Izar, que ahora tiene tres años, permanecen desde hace unos cuatro meses en un centro de acogida en Madrid, adonde fue trasladada la reclusa tras la concesión del segundo grado y también la niña tras salir del hospital en el que se recuperó de las graves lesiones sufridas al ser acuchillada, el pasado 15 de enero, por su padre en Benifaió (Valencia), durante una salida de fin de semana de la prisión en la que entonces la menor vivía con su madre.

Ibarreta ha denunciado "la discriminación" que sufre su hija, que "ya ha cumplido el 95 % de la condena" que le impusieron por pertenencia a ETA, respecto a las otras reclusas que residen en el mismo piso o centro de acogida, y ha indicado que el 9 de abril de 2018 habrá cumplido "la totalidad de su pena".

Ha destacado la importancia de que su nieta empiece el curso escolar en San Sebastián, en un centro escolar que imparta enseñanza en su lengua, el euskera, en vez de comenzar su escolarización en Madrid para, a mitad de curso, tener que cambiar de colegio.

"Es imprescindible acabar con esta situación de inestabilidad", ha proclamado Ibarreta, quien ha recordado que la niña, aunque físicamente recuperada de la agresión de su padre, no lo está "psicológicamente", ámbito en el que "está estancada", porque precisa de un modo de vida y "un entorno familiar seguro y estable".

Kontxi Ibarreta ha recordado que tanto su hija como su nieta tienen "la consideración de víctimas de violencia machista" y ha exigido una vez más que "sean tratadas" como tal.

Temas

Eta

Fotos

Vídeos