Urizar: «La violencia es injusta, pero desde todas las vertientes»

Pello Urizar, en las cercanías de la sede de EA en el barrio donostiarra de Igara./USOZ
Pello Urizar, en las cercanías de la sede de EA en el barrio donostiarra de Igara. / USOZ
Pello Urizar, secretario general de EA y parlamentario de EH Bildu

«Urkullu quiso envolver el homenaje del sábado en lo que ocurrió en Euskadi, cuando se trataba del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo»

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

Eusko Alkartasuna ha sido protagonista estos días tras marcar perfil propio en EH Bildu y asistir el sábado al homenaje del Gobierno Vasco a las víctimas del terrorismo del que se desmarcó la coalición. El secretario general de EA y parlamentario de EH Bildu, Pello Urizar (Arrasate, 1968) aborda este y otros asuntos, como el futuro de Cataluña.

-¿Por qué EA acudió al homenaje del Gobierno Vasco a las víctimas del terrorismo y EH Bildu no?

-EA siempre ha estado en los actos de apoyo a las víctimas pero compartimos con EH Bildu que la lectura del acto no fue adecuada. Se trataba del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo y el lema no es que 'Fue injusto', en pasado, sino que 'Sigue siendo injusto' porque el problema sigue encima de la mesa, con la amenaza yihadista por ejemplo. Pero el Gobierno Vasco ha hecho una lectura reduccionista de manera interesada para enmarcarlo en un espacio que no es el del objetivo del 11-M.

-¿Cree que el lehendakari lo centró en ETA para meter el dedo en el ojo a la izquierda abertzale?

-¿Qué intencionalidad puede haber? Que lo quiso envolver en lo que nos pasó a nosotros cuando el sábado era un día más amplio que lo vasco.

-¿Es una línea roja para EH Bildu decir que la violencia de ETA fue «injusta»? ¿Por qué?

-Claro que la violencia es injusta, pero desde todas las vertientes. No solo una y en un tiempo concreto. EH Bildu ha participado en homenajes como el de Fernando Buesa o Isaías Carrasco en el que queda claro y explícito que fue injusto. Pero la cuestión es avanzar hacia un escenario de convivencia. Tenemos que tener la capacidad de convivir con los diferentes relatos, no que se impongan unos relatos sobre otros.

-¿De esa presencia en esos homenajes se deduce que EH Bildu considera que esos atentados fueron injustos?

-EH Bildu ha dejado claro que hay que reconocerles a todas las víctimas que son víctimas porque han sufrido una injusticia, pero EH Bildu no pone diferentes niveles en el sufrimiento. No es lo mismo la realidad de una familia que ha perdido a uno de sus miembros que otro que ha sufrido malos tratos. Pero a los dos se les debe reconocer el papel de víctimas. Nosotros hacemos una lectura integral de la situación.

-¿Le incomodó que EH Bildu quedara aislada en la votación del Parlamento Vasco contra los homenajes a presos de ETA?

-Cada vez que se recibe a un expreso hay que tener en cuenta que las víctimas pueden sentirlo como ofensa y entenderlo como homenajes. Pero si la política penitenciaria no fuera de venganza y esos presos, en vez de estar a mil kilómetros, pudiesen recibir con normalidad a gente de su entorno, la realidad cuando salen de prisión sería diferente. Lo que pasa es que en Andoain el PP puso el anzuelo y condicionó a los partidos.

-Precisamente estos días ha muerto un preso de ETA, Xabier Rey, encarcelado a mil kilómetros.

-La realidad de los familiares que se juegan el pellejo en la carretera o de los enfermos a los que no se da el tratamiento humanitario que exige la ley ha generado nuevos sufrimientos. Esto victimiza a algunas personas aunque se quiera olvidar.

-Usted es de Arrasate. ¿Qué le pareció el testimonio de las hijas del exedil socialista Isaías Carrasco, que relataban el vacío que sufrieron en el pueblo tras el asesinato?

-Aquello fue un trauma y causó un gran impacto en el municipio. La gestión posterior no fue sencilla y tuvo consecuencias a nivel local. Era una etapa de confrontación y creo que desde entonces se ha evolucionado en positivo. Arrasate no es ni mejor ni peor que otras localidades en este sentido. Está ayudando mucho en la construcción de la convivencia la actitud de la propia familia de Carrasco. Por ejemplo su hija Sandra participó en unas jornadas con la hija de un asesinado por la Guardia Civil. Me parece muy destacable su actitud.

El papel de ERC

-Cambiando de tercio, ¿se sienten traicionados en EH Bildu por las divisiones entre independentistas?

-La distancia hace que no tengamos todas las claves, aunque mantengamos contacto con las formaciones amigas. La referencia ha sido la unidad de acción de los partidos y la sociedad civil y ahora se percibe que no es tan firme. Pero si algo nos ha enseñado el procés es que partidos y fuerzas sociales han tenido imaginación y cintura para salvar los momentos difíciles. Se dan más acuerdos de los que trascienden.

-EA ha sido socio histórico de ERC. ¿Con quién están ustedes ahora? ¿Con la ERC que no quiere que Puigdemont fuerce tanto la maquina y habla de unirse a Podemos y PSC, o con los intentos del expresident de seguir en el rupturismo?

-Están aflorando diversas lecturas de que lo importante es Cataluña y no las personas concretas. Y la idea de ensanchar las bases por el derecho a decidir la compartimos todos. Aquí nos toca percibir todo con pinzas hasta tener los datos para hacer una evaluación política real.

-El juez ha impedido la candidatura de Jordi Sànchez, actualmente preso, y la investidura se vuelve a aplazar. ¿Debe ser el independentismo más pragmático con otro aspirante con menos lastre judicial en aras a levantar de una vez el 155?

-Más que de legalidad es un problema de voluntad. Aquí un preso pudo presentarse a candidato a lehendakari. En teoría sin sentencia firme no debería haber prohibición. ¿Que es práctico o no? El Gobierno español está en una caza de brujas mientras no vuelvan al redil. ¿Quién asegura que a Turull o Artadi, que están fuera, les vayan a dejar ser candidatos? Con el 155 el Gobierno español se ha encontrado una medida que ha llegado para quedarse.

-¿Las dificultades del procés han forzado a EH Bildu a modular su propuesta de autogobierno?

-Hemos seguido el modelo catalán, que es lograr mayorías aquí y utilizar todas las vías posibles para llegar a acuerdos. Pero cualquier proyecto que supere el marco incumplido del Estatuto de Gernika, es rechazado, por lo que queremos demostrar que en Madrid no hay voluntad utilicemos el camino que utilicemos. Los catalanes llevaron sus propuestas 18 veces y les dijeron que 'no'.

-¿Cuando EH Bildu dice que explorará las potencialidades de la Constitución es para demostrar que ese camino es inviable en la práctica?

-El PNV hace una lectura posibilista en base a los derechos históricos y la disposición adicional. Si lo cree así, exploraremos todas las vías para intentar amplios acuerdos y tocar la puerta de Madrid. Pero queremos saber si el PNV va a ir más allá si no hay voluntad por el Estado español.

-EH Bildu ha dado el banderazo de salida a las elecciones forales y municipales. ¿Es posible recuperar el poder en Gipuzkoa mientras PNV y PSE sigan unidos y haya una percepción general de estabilidad?

-No hay crispación y hay acuerdo, pero en un marco restrictivo que nos impone Madrid e incumpliendo el Estatuto de Gernika. Y el lehendakari pone como referencia España para decir que 'estamos mejor' cuando la referencia debe ser Europa.

-¿Se pueden abrir a futuro vías de acuerdo de izquierdas con el PSE?

-Depende de ellos. Pactamos la reforma fiscal y ahora han cerrado con el PNV la contrarreforma fiscal y eliminado la línea roja de no rebajar el impuesto de sociedades, asumiendo lo que quería el PP. El PSE estaba más cerca de posiciones progresistas y ahora está en un escenario más cómodo, el de la gestión, pero comete el error, como en la época de Ardanza, de estar a la sombra del PNV.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos