Los partidos de Sopela, salvo EH Bildu, condenan las pintadas a la casa del pueblo

La junta de portavoces del Ayuntamiento firma una declaración en la que tacha el sabotaje de «ilegal, violento, injurioso y amenazante»

DV BILBAO.

La junta de portavoces del Ayuntamiento de Sopela aprobó ayer una declaración, con el apoyo de todos los grupos municipales a excepción de EH Bildu, en la que muestra su «total repulsa» a las pintadas contra la casa del pueblo del municipio y en la que considera estos hechos «ilegales, violentos y cargados de una intención injuriosa y amenazante». El PSE-EE denunció la aparición en la noche del domingo de pintadas en la persiana de su sede de Sopela con diversos mensajes a favor de ETA y en los que se reivindicaba la amnistía.

La junta de portavoces del Ayuntamiento, reunida ayer con carácter urgente y extraordinario con ocasión de este ataque, acordó una declaración conjunta en la que expresa su «total repulsa por la comisión de unos hechos que son ilegales, violentos y están cargados de una intención injuriosa y amenazante».

Asimismo, en el texto se añade que «este tipo de acciones no puede encontrar justificación ninguna y menos aún prevalerse de un pretendido carácter reivindicativo político o social». «Éticamente se trata de un intento inaceptable de coacción, políticamente pone de manifiesto el carácter antidemocrático de sus autores, y económicamente acarrea un daño al patrimonio de todos los sopeloztarras», censura. La Junta de Portavoces rechaza «cualquier tipo de violencia» y manifiesta, asimismo, su «plena solidaridad con la agrupación socialista atacada».

Por otra parte, UPN de Berriozar denunció ayer que «unos desconocidos quemaron un contenedor al mismo tiempo que realizaban pintadas con el lema 'la única lutxa que se pierde es la que se abandona'», en apoyo al preso de ETA fallecido.

Fotos

Vídeos