El Parlamento vasco pide la transferencia de prisiones pero no se pone de acuerdo con la de la Seguridad Social

El Parlamento vasco pide la transferencia de prisiones pero no se pone de acuerdo con la de la Seguridad Social
Blanca Castillo

PNV, EH Bildu, Podemos y PSE reclaman el inicio inmediato de las conversaciones con Madrid y muestran sus diferencias en el modo de reclamar la gestión de las pensiones al Estado

OCTAVIO IGEA

El pleno del Parlamento vasco ha querido lanzar hoy un mensaje unitario a los Gobiernos central y vasco, que mantienen su relación en 'standby' desde que la crisis catalana se agravó hace un mes, sobre la necesidad de avanzar en las transferencias marcadas por el Estatuto de Gernika por mucho ruido político que haya alrededor, pero la petición se ha quedado a medias. Los partidos representados en la Cámara de Vitoria, con la excepción del PP, han pactado reclamar a las administraciones que inicien «en el plazo más breve posible» las conversaciones para el traspaso de la gestión de las prisiones pero no han conseguido ponerse de acuerdo con la de la Seguridad Social.

La transferencia de prisiones y de la Tesorería de la Seguridad Social están identificados como objetivos «prioritarios» del Gobierno vasco en sus conversaciones con el Gabinete Rajoy para avanzar en el autogobierno. Según un reciente informe elaborado por Lakua son 37 las materias fijadas en el Estatuto que aún dependen del Estado, pero el Ejecutivo autonómico quiere centrar sus esfuerzos en las dos citadas con el objetivo de asumirlas antes de que acabe la legislatura. La posición minoritaria del PP en el Congreso, que le lleva a necesitar indefectiblemente al PNV para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), hacía prever la apertura de negociaciones en septiembre, pero las tensiones generadas por el 'procés' catalán han enfríado el acercamiento.

Superados, aparentemente, los momentos más críticos de la secesión catalana, la posibilidad de que se convoquen las comisiones mixtas que deben negociar las transferencias vuelve a cobrar fuerza, y el Parlamento vasco ha querido poner de su parte. Lo ha conseguido respecto a la gestión de las cárceles con un inusual pacto que ha puesto de acuerdo a PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE, que reclama a los Gobiernos que retomen las conversaciones de inmediato para «hacer efectiva» la cesión de la competencia.

Los partidos han coincidido en reclamar la inmediata transferencia de la gestión carcelaria -que supondría la asunción del funcionamiento de las prisiones vascas pero no de la política penitenciaria que mantiene a los presos de ETA diseminados por todo el país- con dos argumentos prioritarios: que es una deuda «histórica» del Estado desde que quedase aprobado el Estatuto y la contradicción en la que incurre el Gabinete Rajoy «al apelar reiteradamente al Estado de Derecho y la legalidad en Cataluña mientras no cumple lo establecido en una ley orgánica en Euskadi».

Los matices

Pese a que los citados los cuatro partidos también han expresado la necesidad de que la tesorería de la Seguridad Social llegue a manos del Gobierno vasco a la mayor brevedad posible, las desavenencias han impedido el pacto en este caso. Y han evidenciado que los matices son importantes: PNV y PSE solo han apoyado su propuesta para pedir la transferencia y EH Bildu y Elkarrekin Podemos han hecho lo propio con las suyas. El PP se ha posicionado en contra de todo.

¿Y cuáles son las diferencias que han impedido un acuerdo mayoritario que EH Bildu y PNV sí alcanzaron en una votación similar el año pasado? Más allá de los recelos sobre la ruptura de la caja única, mientras los soberanistas reclamaban en su propuesta recuperar aquel pacto con los jeltzales en el que se «denuncia» los incumplimientos del Estado con el Estatuto, se pide pide a Madrid un cambio de actitud «inmediato» y se critica la actitud «recentralizadora» del Tribunal Constitucional, nacionalistas y socialistas han abogado por un texto más laxo en el que reiteran «la necesidad» de completar el Estatuto y recuerdan que la Seguridad Social es un tema central de sus reclamaciones al Estado. Elkarrekin Podemos reclamaba por su parte un debate más profundo, «no quedarse en cuándo se recibirá la competencia sino decidir su modelo de gestión».

Fotos

Vídeos