El Parlamento tratará el tema el martes y el PP insiste en un acto por las víctimas del terrorismo

L. GIL BILBAO.

La fórmula que utilizará el Parlamento Vasco para conmemorar el Día de la Memoria es siempre una incógnita. Más allá de la ofrenda floral en la puerta de la Cámara, un fijo en este tipo de actos, se abren otras interrogantes como: ¿Estarán presentes todos los partidos? ¿Habrá discurso o será una concentración silenciosa? Y si se da lectura a un texto, ¿será consensuado por la Mesa o será de Presidencia?

En estos últimos años ha habido de todo, debido a la falta de acuerdo entre las fuerzas del arco parlamentario. La Cámara vasca acogió en 2016 dos ofrendas distintas. La primera fue la que celebraron PNV, EH Bildu, Podemos y PSE en recuerdo de todas las víctimas, tanto del terrorismo como de abusos policiales. En él se leyó la declaración de Eudel y también participó el lehendakari, Iñigo Urkullu, y su Gobierno. El segundo, una hora después, corrió a cargo del PP, que homenajeó en exclusiva a los damnificados por el terrorismo.

Está previsto que el tipo de acto que este año acogerá el Parlamento se aborde en la reunión del martes de la Mesa, en la que no está el PP. Lo que es seguro, según afirman desde Presidencia, es que la institución legislativa se sumará a la efeméride.

Más dudoso es que los populares se sumen a un homenaje por todos los damnificados, que es lo que llevará a cabo la institución legislativa. Su intención, subrayaron desde el partido que lidera Alfonso Alonso, es mantener «la misma línea» de los últimos años y reivindicar un Día de la Memoria por las víctimas del terrorismo.

Fotos

Vídeos