La polémica de Casado debilita la versión de Cifuentes

Pablo Casado. / Efe

El vicesecretario de Comunicación del PP muestra los documentos y los trabajos que acreditan su máster de acceso al doctorado en la Universidad Rey Juan Carlos

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

La matrícula, la transferencia bancaria, el certificado de convalidaciones, su registro en la intranet, los trabajos presentados y hasta el tríptico informativo con el que se hizo antes de cursar el Máster Oficial en Derecho Autonómico y Local de acceso al doctorado. Pablo Casado se ha pertrechado esta mañana para neutralizar las dudas sobre si pudo obtener un trato de favor en la Universidad Rey Juan Carlos en el curso 2008-2009.

Durante hora y media, con un fajo de documentos bajo el brazo, ha ido desgranando cada trámite y la materia de las asignaturas que cursó. Una defensa minuciosa que, por contraste, deja en evidencia la debilidad argumental de Cristina Cifuentes, que nunca pudo encontrar, ni en casa ni en el centro de enseñanzas superiores, su proyecto final y que demoró y racionó sus explicaciones tras estallar la polémica sobre supuestas irregularidades en el acceso al título de Derecho Público Autonómico.

«Yo no soy nadie para dar ejemplo de nada», ha intentado desmarcarse el vicesecretario de Comunicación del PP. Pero desde anoche, por seguridad o por lección aprendida, se ha recorrido las televisiones y radios del país, ha respondido en una reunión con representantes de todos los medios de comunicación y ha concedido una breve rueda de prensa posterior al encuentro. Entiende que conceder explicaciones siempre ayuda. A sí mismo, al partido y a la reputación de la universidad.

El caso de Pablo Casado ha surgido a raíz de la investigación interna abierta en la Rey Juan Carlos. El centro revisa los másteres cursados en los últimos años, entre otros el del dirigente popular, que sostiene tener todo en regla. Su formación en 2008 estuvo orientada a abrir la puerta de la investigación, aunque asegura que tan sólo completó el curso previo y que no llegó ni a elaborar una tesis ni a doctorarse. Así figura en su currículum.

Únicamente necesitó completar 20 de los 60 créditos del máster. El resto, por su Licenciatura en Derecho cursada en la Universidad Complutense le fue convalidado. A día de hoy, Casado ha mostrado que en la intranet del centro figura: «El alumno ha superado el 100% del total de créditos». Para ello tuvo que presentar un trabajo de itinerario de 55 folios y otros tres relativos a las materias pendientes. Todos obtuvieron la calificación de «sobresaliente», lo que entiende que es «habitual» en este tipo de másteres, pese a que la nota del trabajo fin de curso de Cifuentes fue de 7,5.

Lo que admite es que no tuvo que asistir a clase ni pasar exámenes y desconoce si la flexibilidad concedida por la Rey Juan Carlos fuera algo que se ofertaba para «cubrir el número de alumnos». «Desconozco si hay alguna cosa que no se haya hecho bien, sin yo haberla solicitado y sin yo haberla conocido, porque yo no era nadie para que se hiciera una excepción, no la he pedido y no se me ha ofertado. Se me ha tratado de usted y se me ha mandado a secretaría a hacer cola, como tiene que ser», ha sostenido Casado en la reunión informal con la prensa.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos