Ortuzar se descarta para seguir al frente del PNV a partir de 2020, pero ve a Urkullu con fuerza para un tercer mandato

Andoni Ortuzar, en el plató del programa 'En profundidad' de Teledonosti, donde ayer ofreció una entrevista./MICHELENA
Andoni Ortuzar, en el plató del programa 'En profundidad' de Teledonosti, donde ayer ofreció una entrevista. / MICHELENA

El presidente del PNV afirma que en el partido «hay mucho banquillo» para reemplazarle cuando concluya el trabajo de la actual ejecutiva en 2020

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Andoni Ortuzar fue reelegido hace casi dos años como presidente del EBB y ya entonces expresó su intención de que este segundo mandato fuera el último como máximo dirigente del PNV. A punto de llegar al ecuador de su encomienda, que alcanzará en febrero, el dirigente vizcaíno mantiene su propósito de dejar paso a un nuevo líder en 2020, después de las elecciones municipales y antes de las autonómicas. «No quiero seguir, ya he llegado a mucho más de lo que imaginaba cuando empecé en política», se sinceró el líder del EBB en una entrevista emitida anoche en Teledonosti. Ortuzar, sin embargo, no se mostró tan contundente cuando fue preguntado por la posibilidad de que el lehendakari, Iñigo Urkullu, aspire a un tercer mandato en Ajuria Enea. «Dependerá mucho de lo que él decida, pero yo le veo en plena forma y creo que es el dirigente que necesita Euskadi en esta época», dejó caer Ortuzar.

El presidente del EBB fue el protagonista del programa de entrevistas 'En profundidad' que emite la noche de los viernes Teledonosti, en el que los invitados muestran su faceta más personal, además de analizar la actualidad social y política. Preguntado por Javier Roldán, jefe de Política de este periódico, por su futuro una vez que concluya su actual mandato al frente del EBB, Ortuzar recordó que «en su día dije que no repetiría como presidente, porque en el PNV de Bizkaia tenemos la costumbre de no prolongar más de dos mandatos en un mismo cargo». Enfatizó que «yo no quiero seguir, me conformo con lo que he hecho», aunque también apuntó que «el PNV es un partido democrático en el que las bases proponen y lo que uno dispone...». Una frase con la que dejó abierta la posibilidad de que sea la militancia jeltzale la que vuelva a proponerle para la reelección, hipótesis ante la que prefiere no posicionarse aún. Destacó, en cualquier caso, que «tenemos mucho banquillo en el partido», por lo que se mostró convencido de que en 2020 habrá candidatos de garantías para sucederle.

A pesar de esa costumbre de los jeltzales vizcaínos de no repetir más de dos mandatos en un mismo cargo, Ortuzar anticipó que Iñigo Urkullu puede ser una excepción, ya que abrió de par en par las puertas para que el lehendakari aspire a un tercer mandato en 2020, cuando termine la actual legislatura vasca. «Dependerá mucho de él y de cómo se encuentre, aunque yo le veo en plena forma», aseguró el líder del EBB. «Para nosotros es un gran activo electoral porque es el dirigente que necesita Euskadi para esta época», añadió. No obstante, apuntó que «Urkullu es muy respetuoso con el partido y de esos temas no habla ni con los que tenemos una estrecha relación con él desde hace años».

El líder jeltzale considera que el lehendakari es «el dirigente que Euskadi necesita para esta época»

Ortuzar también expuso la «relación fluida» que mantiene con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aunque reconoció que «en los últimos tiempos», con la crisis de Cataluña, «no estamos hablando mucho». «En política es bueno dialogar con todo el mundo. Yo soy muy claro con Rajoy y él también conmigo, tenemos una relación de bastante sinceridad, aunque en los últimos seis meses hemos tenido más discrepancias que acuerdos».

El presidente del EBB insistió en que el PNV no llegará a acuerdos con el PP en Madrid hasta que «se normalice» la situación política en Cataluña tras las elecciones del día 21. «Hace tres semanas, cuando estuve en el Congreso en la aprobación de las leyes del Concierto y el Cupo, se me acercaban y me decían 'tenemos que hablar', como les pasa a diario a nuestros diputados en el Congreso, pero siempre les contestamos que antes hay que normalizar la vida política». Ortuzar señaló que «para nosotros es una gran trampa que el Gobierno no le haga caso al PNV con el 155, pero luego le requiera para aprobar los Presupuestos. Ahora mismo hay una situación de excepcionalidad y le estamos diciendo al Gobierno del PP que ha hecho mal las cosas en Cataluña desde hace muchos años, y que el 155 también ha sido un error. Y queremos que el 155 sea el último error que cometa Rajoy en Cataluña». Consideró que «si se restituye la legitimidad política catalana tras el día 21 y se recupera un diálogo que no apueste por el castigo, la cárcel o el palo, se habrá recuperado cierta normalidad».

La mediación con Cataluña

Ortuzar defendió la «vía Urkullu» que el lehendakari puso en marcha para evitar el choque de trenes en Cataluña, aunque lamentó que «probablemente ya era tarde» cuando comenzó la mediación entre las instituciones catalanas y el Estado. «Hicimos lo que pudimos», se excusó. El líder del EBB aseguró que «Puigdemont no nos decepcionó» al echarse atrás en el adelanto electoral que había anunciado para evitar el artículo 155. También dijo que, en un primer momento, le pareció «un error» la decisión de Puigdemont de desplazarse a Bruselas, aunque apuntó que, vistos los acontecimientos, «ha sido un buen estratega».

Señala que el PNV de Gipuzkoa se «anticipó» demasiado al reconocer la república catalana en Juntas

Sobre la decisión que adoptó el PNV en las Juntas de Gipuzkoa al reconocer la república catalana junto a EH Bildu, Ortuzar valoró que pudo ser un poco precipitada. «Más que un error fue una anticipación, porque luego hemos visto que ninguna institución catalana ha aprobado formalmente la declaración de independencia», afirmó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos