Ortuzar se abre a negociar las Cuentas del Estado si vuelve la «normalidad» tras el 21-D

M. V. SAN SEBASTIÁN.

Una vez que los Presupuestos vascos parecen encarrilados gracias al apoyo del PP, el Gobierno de Rajoy también se plantea sacar del cajón el proyecto de Cuentas que tuvo que congelar por la convulsa situación política que atravesaba Cataluña. El PNV anunció que no entraría a negociar los Presupuestos del Estado mientras durasen los efectos de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la intervención de la autonomía catalana, aunque ayer el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, aseguró que esa posición podría cambiar si se recupera la «normalidad» tras las elecciones catalanas del 21 de diciembre.

Ortuzar explicó que su partido quiere esperar a ver «cómo se gestiona» el resultado de las elecciones del 21-D antes de sentarse a negociar con el Gobierno porque, de momento, «no se dan las condiciones». «La situación es de excepcionalidad jurídica y política, y nos gusta la normalidad y la estabilidad. Vamos a ver qué sucede en Cataluña en esas elecciones, cómo se gestiona el nuevo tiempo político que se abra a partir del 21-D y veremos», aseguró el líder del EBB junto a las puertas del Congreso, adonde acudió para asistir a la aprobación de las leyes del Concierto y el Cupo.

El dirigente jeltzale añadió que el propio Gobierno de Rajoy debe de compartir esta posición porque todavía no ha registrado en las Cortes el proyecto de Presupuestos para el año que viene. No obstante, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, insistieron ayer en que están estudiando la opción de presentar un proyecto de Presupuestos y negociarlo «a partir de enero», una vez que se hayan celebrado las elecciones catalanas y se pueda levantar el artículo 155. El Ejecutivo central sigue confiando en que la posición del PNV se module si la situación de Cataluña se normalice y pueda apoyar las Cuentas como ocurrió con las de 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos