Ordóñez denuncia hoy ante las puertas de Interior el rechazo de Zoido a recibirla

E. P. MADRID.

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, se trasladará hoy a Madrid donde a las puertas del Ministerio del Interior denunciará la negativa del ministro, Juan Ignacio Zoido, a recibirla y su «inacción» para disolver a ETA.

Ordóñez tiene previsto comparecer públicamente a las doce del mediodía y lo hará acompañada de otras víctimas del terrorismo, entre ellas, Ana Velasco (hija de Jesús Velasco y Ana María Vidal-Abarca), Conchita Martín (viuda del teniente coronel Pedro Antonio Blanco) o María Jesús González (madre de Irene Villa).

Fuentes de Covite explicaron que en agosto del pasado año se solicitó a Zoido por escrito una reunión y no obtuvieron respuesta y la propia Ordóñez le reiteró esta petición personalmente al ministro cuando coincidieron en enero en el acto de homenaje a su hermano Gregorio Ordóñez en el cementerio de Polloe en San Sebastián y, a principios de febrero, en la entrega de los premios de la Fundación Gregorio Ordóñez, también en la capital donostiarra.

El 'sí' del Gobierno francés

Covite califica de «grave» que el ministro no haya atendido esa petición de reunión y, por ello, Ordóñez expondrá hoy a las puertas del Ministerio de Interior el planteamiento que quiere trasladar a Zoido. Este colectivo señala que, ante esta posición del ministro y los últimos pronunciamientos de ETA, Ordóñez expondrá en Madrid las «líneas rojas» de las víctimas ante el final de la organización terrorista.

Covite, que señala que el propio Ministerio «reconoce que quedan una decena de etarras no detenidos», afirma no entender por qué «no se da el golpe definitivo a ETA y se le disuelve». A su juicio, se está dejando que ETA «escriba su propio final».

En su cuenta de Twitter, la presidenta de Covite publicaba ayer que «de ETA no esperan nada». «Ni que nos pida perdón, ni que se arrepientan, ni que colaboren. De quiénes esperamos y exigimos es de nuestro gobierno. ¿Por qué no disuelven a ETA?», pregunta Ordóñez.

Precisamente , Ordóñez también quiso testar el posicionamiento del Gobierno francés con respecto al acercamiento de los reclusos de ETA. Covite, en este caso, tuvo un 'sí' por respuesta a su petición de reunirse con el Ejecutivo galo, hasta que el pasado enero viajó a París, donde se reunió con representantes del Ministerio de Justicia francés para conocer el plan del Gobierno galo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos