La oposición ve con recelo los Presupuestos de Gipuzkoa que saldrán adelante con PNV y PSE

Junteros de EH Bildu, frente a Itxaso, Olano y Larrañaga. /
Junteros de EH Bildu, frente a Itxaso, Olano y Larrañaga.

EH Bildu ve «poco margen» para negociar las Cuentas, Podemos avanza que las enmendará a la totalidad y PP no ha decidido aún su postura

A. GONZÁLEZ EGAÑA SAN SEBASTIÁN.

Los partidos de la oposición en las Juntas Generales de Gipuzkoa ven con recelo el proyecto de Presupuestos para 2018 presentado por el Gobierno foral de coalición PNV y PSE, cuya mayoría absoluta es suficiente para su aprobación. Tras la ronda de contactos que mantuvieron ayer el diputado general Markel Olano (PNV), el teniente de diputado general, Denis Itxaso (PSE), y el diputado de Hacienda, el jeltzale Jabier Larrañaga, por parte del Ejecutivo foral, EH Bildu aseguró ayer que «mientras el PNV vaya de la mano del PSE y del PP» ve «poco margen» para negociar el proyecto de Cuentas. Podemos fue más lejos y anunció que enmendará a la totalidad el texto. El PP avanzó su apuesta por mantener una postura continuista, lo que implicaría una abstención como en los dos ejercicios anteriores, aunque todavía esta formación no ha tomado una decisión definitiva.

La Diputación foral aseguró ayer que afrontaba «con actitud abierta» la ronda con los partidos, que en los próximos días reunirá a las formaciones del Gobierno, PNV y PSE. Tras el encuentro mantenido ayer en el palacio foral, el portavoz de la coalición soberanista, Xabier Olano, aseguró que la voluntad de su grupo es la de «mejorar con sus aportaciones» estas Cuentas con «muchas carencias en lo que se refiere a políticas sociales, fiscales y de promoción económica». No obstante, advirtió de que «ve poco margen» para pactar los presupuestos, «al menos mientras el PNV vaya de la mano del PSE y del PP». «Tenemos voluntad de llegar a acuerdos, pero difícilmente lo podremos conseguir mientras el PNV siga eligiendo como aliados a quienes niegan derechos sociales a la ciudadanía y derechos políticos a los pueblos», apuntó.

El portavoz de EH Bildu en las Juntas Generales criticó que el PNV gobierna en Gipuzkoa «con quienes apoyan la aplicación del artículo 155 de la Constitución, al igual que en Araba, Bizkaia y el Gobierno Vasco», por lo que, a su juicio, «los Presupuestos de Gipuzkoa están contaminados». Añadió que el proyecto presupuestario presentado es «muy perjudicial para los intereses de la ciudadanía, puesto que incluye la carga del Cupo» acordado por Iñigo Urkullu y Mariano Rajoy. «De los 4.868 millones que recaudará la Hacienda foral, 351 pasarán a manos del Gobierno español en concepto de Cupo, lo que supone un 42% más que el año pasado», destacó. Olano insistió en que se trata de 104 millones de euros más «que irán a Madrid, en lugar de invertirlos en desarrollo económico y políticas sociales de Gipuzkoa».

EH Bildu también censuró que la Diputación «ha congelado» las inversiones en materia de promoción económica y prevé «graves recortes» en Política Social, tales como reducir la financiación del Servicio de Ayuda a Domicilio o retrasos en la apertura de plazas en residencias para personas mayores. Abogaron también por «una reforma fiscal justa, equitativa y progresiva».

«Gran distancia

El grupo de Podemos-Ahal Dugu aseguró que en la reunión había constatado «la gran distancia» que le separa de los «planteamientos recogidos en el Presupuesto». Explicó que se trata de diferencias relativas tanto a principios políticos como al modelo de sociedad y anunció que esto le sitúa ante el escenario de presentar una enmienda a la totalidad.

El portavoz en las Juntas del partido morado, Juantxo Iturria, apuntó que, más allá de proyectos de los que la Diputación «ha hecho bandera» como la construcción de la incineradora de residuos, su formación no está de acuerdo con el «ninguneo a la participación ciudadana que se esconde detrás de tanta apelación a la nueva gobernanza, ni con el rácano impulso a las políticas sociales».

El juntero del PP, Juan Carlos Cano, apuesta por mantener una posición continuista, con una abstención a las Cuentas, pero la decisión final estará condicionada por el debate fiscal en Euskadi y la situación política catalana.

El documento económico continúa ahora su tramitación parlamentaria con la apertura del plazo hasta el día 28 de noviembre para la presentación de enmiendas. En lo que respecta a las enmiendas a la totalidad que se puedan presentar, serán tratadas en el pleno del día 11 de diciembre, mientras que el día 22 tendrá lugar la sesión en la que se aprobará definitivamente el presupuesto con la mayoría que suman PNV y PSE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos