La oposición ve incoherente y falto de autocrítica el mensaje del lehendakari

EFEVITORIA

Los grupos de la oposición han visto el discurso de fin de año del lehendakari, Iñigo Urkullu, "incoherente" con su práctica de Gobierno y falto de autocrítica.

En su tradicional mensaje, Urkulu ha definido hoy a Euskadi como la "casa del encuentro y la solidaridad, el compromiso y la igualdad, el diálogo y el acuerdo", y ha planteado la lucha por el empleo como "prioridad número uno".

El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova ha considerado "incoherente" el mensaje del lehendakari porque entre las "manifestaciones de buena voluntad" de Urkullu y la "práctica cotidiana" de su Gobierno hay "un abismo en muchos casos".

En el ámbito del autogobierno, ha considerado "muy incoherente" reclamar "avances en ese autogobierno y luego apoyarse en la gestión política cotidiana y en los acuerdos estratégicos" en el PP, que está llevando a cabo "una política de involución centralista y de regresión competencial".

El secretario de Comunicación de Podemos Euskadi, Andeka Larrea, también ha criticado el mensaje y ha considerado que el lehendakari "vive en un oasis de fantasía que no representa lo que es Euskadi y, además, sin atisbo de autocrítica".

Larrea ha mantenido que el discurso de Urkullu ha estado "lleno de buenas palabras, de buenas intenciones, pero su buenismo se ha dejado en el tintero la crisis industrial, el exilio de la juventud vasca y el preocupante repunte de violencia machista".

Ha incidido en la "falta de autocrítica y en la desconexión con la realidad" de Urkullu y ha asegurado que "el oasis vasco" del que habla el lehendakari no es percibido por "la mayoría de la ciudadanía".

La secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, ha criticado la "preocupante autocomplacencia" y la "desesperante ausencia de liderazgo" que se desprende de este mensaje de fin de año.

Fernández ha opinado que el discurso de Urkullu "está muy alejado de la realidad de la calle y de los datos" y ha mantenido que Euskadi necesita "un liderazgo reformista y un entusiasmo político para afrontar sus problemas, y no se ve ninguna de las dos cosas en el mensaje del lehendakari".

En su opinión, sin embargo, Urkullu tiene "una gran oportunidad, que no tienen todos los gobernantes: un PP vasco en la oposición dispuesto a seguir arrimando el hombro, como hemos hecho con la reforma fiscal y la ley de presupuestos".

Egibar

Por su parte, el portavoz del PNV en el Parlamento Vasco, Joseba Egibar, ha opinado que el discurso ha sido "un llamamiento a un ejercicio de autoestima colectiva" para "decir que tenemos que confiar en las fuerzas propias y en nuestro potencial endógeno".

Egibar ha explicado que, "siendo muchos los desafíos y sin ocultar los problemas", el lehendakari "entiende que la clave de la solución está en el máximo de consenso que se pueda conseguir en cada una de las materias".

José Antonio Pastor

El otro socio de Gobierno, el PSE-EE, por medio de su portavoz parlamentario, José Antonio Pastor, ha dicho que de cara al próximo año su partido quiere "insistir en la vía de los acuerdos" entre partidos políticos para "encontrar soluciones comunes" a los problemas de la ciudadanía.

Pastor ha garantizado que los socialistas volverán a promover acuerdos y a participar en todos aquellos que permitan mejorar la situación económica de los vascos, el empleo y la calidad de los servicios públicos, como la sanidad y la educación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos