La denuncia de Olano contra la «imposición» en Cataluña provoca malestar en su socio del PSE

Denis Itxaso y Markel Olano durante el pleno de política general celebrado en las Juntas./MIkel Fraile
Denis Itxaso y Markel Olano durante el pleno de política general celebrado en las Juntas. / MIkel Fraile

El discurso del diputado general aflora la grieta soberanista en el seno del Gobierno foral. El jeltzale pide un nuevo espacio legal para responder a la voluntad popular y el socialista le exige volver a la agenda guipuzcoana del acuerdo

GAIZKA LASASan Sebastián

Tenía dos opciones el diputado general. O ceñir su discurso del debate de Política General de las Juntas Generales de Gipuzkoa a la actividad desarrollada por la Diputación en su segundo año de legislatura, o introducir también en el mismo un paréntesis sobre la situación política en Cataluña, a sabiendas de que el omnipresente tema devoraría buena parte del contenido guipuzcoano y de que, inevitablemente, soliviantaría al PSE, socio de ese Gobierno foral cuya gestión ha sido objeto este martes de balance. Optó por lo segundo.

Así que la intervención del jefe del Ejecutivo sirvió para hacer una radiofrafía completa de la realidad del Gobierno bipartito. Exponer los avances logrados de manera conjunta y aflorar su gran grieta: la cuestión soberanista y el derecho a decidir. Markel Olano recurrió a la primera persona del singular para las aseveraciones más contundentes sobre Cataluña, pero no logró eludir el correctivo interno desde el seno del Gobierno.

El diputado general hizo valer el solemne escenario «para solidarizarme con el pueblo catalán y con sus representantes institucionales». Censuró que «el Gobierno del Partido Popular ha optado por la fuerza y la imposición frente al diálogo y al acuerdo», a lo que añadió que «la utilización de la fuerza ahoga la democracia». Manifestó que «no tengo duda de que la inmensa mayoría de la ciudadanía guipuzcoana asiste horrorizada a las imágenes que muestran las detenciones, registros, incautaciones y traslados masivos de agentes de la benemérita, con la única pretensión de meter miedo en el cuerpo». Remató la frase diciendo que es «un miedo que llega hasta nosotros».

«Reclamo diálogo para dar cauce al ejercicio del derecho a decidir de los catalanes» markel olano, diputado general

«Los socialistas no compartimos la fascinación por el volcán catalán» Denis Itxaso, Teniente de diputado general

Para Olano, la solución pasa por un diálogo y un acuerdo capaz de «reconfigurar un nuevo espacio legal y normativo que dé respuesta a la legítima voluntad popular». Entre esta vía, elegida por Cataluña según el diputado general, y el de la «imposición» del Estado, concluyó que «yo estoy con Cataluña y reclamo diálogo y acuerdo para dar cauce al ejercicio del derecho a decidir de los catalanes».

El tema que monopoliza estos días la política, incluso más allá de las fronteras catalanas, condujo a Olano hasta su diagnóstico sobre el caso vasco. Advirtió de que «no se va a producir una solución al problema nacional vasco hasta que tengamos el pleno reconocimiento de nuestra nación como sujeto político a través de la institucionalización del derecho a decidir».

Minutos tardó el teniente de diputado general, Denis Itxaso (PSE), en desmarcarse de las consideraciones de su socio. «No podemos compartir esa fascinación por el volcán catalán». Explicó que en Gipuzkoa «conocemos las consecuencias de esos túneles negros de división social, de enfrentamiento y de falta de convivencia», y tras afirmar que eso mismo está pasando ahora en Cataluña, concluyó que «mirarse en aquel espejo es un nefasto negocio para Gipuzkoa».

La agenda guipuzcoana

Exigió al diputado general aferrarse al estilo de hacer política del territorio porque «creemos que la mayor parte de los guipuzcoanos no cambiaría la agenda guipuzcoana por la catalana» y reivindicó con orgullo que «aquí se están aplicando fórmulas de pacto entre diferentes, de estabilidad y de gobiernos de mayoría; de agenda socioeconómica, para sacar adelante este territorio».

No es la primera vez que la discrepancia soberanista entre socios de Gobierno salta a la luz pública, si bien los capítulos de división interna se han sucedido a cuentagotas y, durante el último año, con Cataluña como telón de fondo. En febrero, el PSE mostró su malestar por la recepción que sus socios del PNV ofrecieron en la Diputación al expresident Artur Mas. El episodio quedó en una anécdota. La diferencia se volvió a enterrar. Fue «el minuto de recreo» de Markel Olano, según Denis Itxaso. El teniente de diputado general lanzó ayer una pista sobre el por qué estas fisuras no van más allá. «Lo que nos importa no es lo que dice, sino lo que hace», aseguró.

En el rifirrafe medió el principal partido de la oposición. El portavoz del grupo juntero de EH Bildu, Xabier Olano, preguntó «dónde está el Gobierno foral» al apreciar que «parece que el PNV está en un sitio y el PSE en otro». Concluyó que «es muy importante definir bien si estamos con la democracia o con la imposición». Se cuestionó sobre si lo de ayer es «el germen de una crisis» aunque aseguró que «lo que se haga demostrará hasta dónde llega el postureo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos