Nuevos espías llegan del frío

Ciberseguridad

En la era de la cibernética prolifera el control y robo de información ajena

Nuevos espías llegan del frío
Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANO

Dicen que las elecciones estadounidenses pusieron de relieve para el gran público que el espionaje actual se hace a través de las redes sociales, de las llamadas ‘fake news’ (noticias falsas), del control de la información ajena. En Francia se ha prohibido el voto electrónico, que si hace pocos años parecía ser un símbolo de modernidad, ahora es fuente de sospechas.

La sombra de una nueva ‘guerra fría’ con Rusia como principal origen de las agencias de espionaje vuelve a planear sobre la geopolítica. Los expertos saben ahora que lo más importante para el espionaje es poder controlar a la opinión pública, sobre todo con noticias falsas e interesadas para manipularla. Advertencia: las ‘fake news’ son las que más se leen.

Las preguntas

1.- ¿Los rusos influyen en el proceso catalán? ¿Esto no parece ciencia ficción? ¿Con qué objetivo?

2.- ¿El gobierno español no pudo reaccionar ante esta injerencia?

3.- ¿Cómo es posible que la influencia de los medios rusos fuera mayor que la de los medios españoles?

4.- ¿Cómo proteger el periodismo de las noticias falsas?

«Genero falsas noticias a favor de mi ideología y la sociedad las acaba creyendo»

«Genero falsas noticias a favor de mi ideología y la sociedad las acaba creyendo» Alex Rayón, Ingeniero informático y profesor de la Universidad de Deusto

1.- No lo es. Como ya pasó en la victoria de Trump, en el Brexit, los ‘macronleaks’ o las elecciones holandesas y alemanas, hay varios medios en la esfera pro-rusa financiados por el gobierno, que han generado noticias falsas y que a través de complejas técnicas de viralización, han conseguido impactar en buena parte de la población. Por lo tanto, no es ‘que influyan en el proceso directamente’, sino que lo hacen en los canales de comunicación e información cada vez más habituales en esta sociedad, como son las redes sociales. A diferencia de otros canales, no hay línea editorial, por lo que cualquiera con una mínima habilidad y que entienda la tipología y arquitectura de las redes, sabe cómo vitalizar algo para llegar a mucha gente. En una era en la que cada vez una mayor parte de la población lee a través de las redes, es la mezcla perfecta: genero noticias falsas a favor de mis intereses ideológicos, lo vitalizo utilizando técnicas analíticas y la sociedad, de tanto verlo, se lo acaba creyendo. Es la recreación en el siglo XXI digital de eso de ‘una mentira contada mil veces....’

2.- Los gobiernos y las instituciones no acaban de entender el problema y las memorias que acaba de escribir Hilary Clinton me parecen un síntoma evidente de ello. Tienen que empezar por tipificar qué es una una ‘fake news’ y sería importante que los canales de comunicación que ayudan a su difusión como el Facebook, Whatsapp o Twitter pudieran automatizar su detección. Debería regularse además este tipo de delitos de difusión como ya ocurre con la pornografía, por ejemplo. Pero claro, ésta es fácil de detectar por un programa informático, y además, está tipificado como un delito. No olvidemos por otro lado, que en el caso de que los gobiernos empezaran a regular todo esto se enfrentarían a otro problema: las cuentas de resultados de estas multinacionales. Son beneficios económicos realmente grandes, que en parte importante se deben al tráfico de personas que leen los contenidos que en ellas se difunden. Y las ‘fake news’ se leen mucho.

3.- Es posible porque los medios que juegan a desastibilizar Europa y occidente han entendido bien que la población, cada vez en mayor número, aunque termine leyendo un periódico en su sitio web, primero mira en las redes. Por lo tanto, es normal que hayan tenido más influencia, porque las ‘fake news’ han atacado directamente al origen de difusión, las redes sociales.

4.- Financiando la verdad. Esta era de las ‘fake news’ trae riesgos y oportunidades. Lo que está sucediendo, que es el desapego y las malditas generalizaciones que hacen que todo el mundo vea el periodismo en general como algo que difunde noticias falsas. Pese a que hay medios serios que trabajan en el día a día porque eso no sea así. Ligado a esto y como oportunidades, está el ejemplo del New York Times. Ante el hartazgo por las ‘fake news’, se ha disparado el número de suscriptores. La ciudadanía quiere financiar la información veraz. Esto ojalá lo veamos pronto aquí. Necesitamos ese esquema en que nos resulte necesario financiar el periodismo de verdad.

«Si consigues cambiar la opinión pública con noticias falsas, has triunfado»

«Si consigues cambiar la opinión pública con noticias falsas, has triunfado» David Barroso, Consejero delegado de Countercraft

1.- Tampoco está demostrado que sea el Gobierno ruso, no sabemos si son ellos o no. Lo que sí conocemos es lo que ocurrió en la elección como presidente de Donald Trump, de cómo se manipularon las redes y sobre todo de cómo se publicó información confidencial. Ocurrió en Estados Unidos hace unos meses, pero luego estuvo a punto de repetirse en Francia; aunque Macron consiguiera evitarlo. En el caso catalán también se ha utilizado la información al servicio de una determinada causa.

2.- Es difícil de saber, pero hoy en día lo que está claro es que la información es poder y que si consigues provocar cambios en la opinión pública con noticias falsas, (todo esto supuestamente), has triunfado. Julian Assange figura ahora como parte del aparato ruso en un entramado que tiene un objetivo geopolítico que es el de desestabilizar Occidente, tanto Europa como Estados Unidos. En este país se utilizó información comprometida para los demócratas y cambiar así el punto de vista de la gente sobre Hilary Clinton. ¡No quiero alarmar! Pero está claro que vamos a seguir viendo estas cosas en cualquier evento en el que se busque cambiar opiniones, en el que se robe información confidencial con tal de favorecer a alguno de los bandos. Es verdad que el futuro asusta bastante, pero también es cierto que gobiernos y empresas tomarán medidas para evitar injerencias de otros países o de competidores. Los espías espían y la tecnología les permite nuevas capacidades.

3.- Los rusos tienen medios desde hace años, como Rusia Today que son muy activos en las redes, en las web, que se centran en temas políticos y en los que se presentan como los buenos. Verbalizan sus mensajes con un par de twits que llegan a millones de personas. Tienen mucha tirada, muchos seguidores.

4.- Todo el mundo está igual. La Unión Europea está creando un grupo específico para evitar y detectar noticias falsas, pero no vamos a engañarnos, no hay una solución mágica. La información llega muy rápido a las redes, a los medios, y es fácil meter noticias falsas que se dan por buenas y acaban siendo virales. No hay guerra civil nuclear, pero sí de información, una batalla para controlar esa información a su beneficio. Y eso irá a más.

«Aprendimos a navegar. Ahora toca aprender a hacerlo entre la verdad y la mentira»

«Aprendimos a navegar. Ahora toca aprender a hacerlo entre la verdad y la mentira» Enrique Ayala General retiradoy experto en Seguridad

1.- Las redes sociales son instrumentos que se usan para muchas cosas y como es lógico, también para intereses políticos. No solo de servicios de inteligencia, sino también de grupos y asociaciones diversas. Vivimos en un mundo interconectado y tenemos que aprender a navegar a través de las redes. No creo que vivamos una situación más peligrosa que antes, pero si una realidad diferente. También me gustaría precisar que cuando se culpa a Rusia de este tipo de ataques, no quiere decirse que sea el gobierno el que esté detrás, sino que puede haber grupos influenciados, por ejemplo, por servicios de inteligencia. Va a ser muy difícil comprobar quién está detrás de cada hecho.

2.- Es muy complicado hacerlo porque, además, no se trata de una acción de gobierno a gobierno. El origen de estas campañas es muy difuso, está fuera de control, solo se puede contrarrestar con información transparente y veraz porque abortarlo es imposible. Considero que también es muy importante la educación, que se sepa distinguir entre la verdad y la mentira.

3.-No sé si eso está contrastado de una manera científica. La gente oye lo que quiere oír y ve lo que quiere ver. Si Rusia Today dice que hay once países que apoyan el proceso catalán, los interesados en ello lo difunden a toda velocidad , entre otras cosas porque consideran que esa es una buena noticia. Lo repican y hacen que se difunda de forma rápida y extensa. No importa si viene o no de Rusia. Si esa noticia se da desde Panamá la difusión es también enorme entre el catalanismo militante.

4.-Creo que la verdad siempre prevalece. Vivimos entre informaciones que son medio rumores, medio ‘fake’, medias verdades que al final acaban diluyéndose. Los medios de comunicación deben estar en las redes y aportar una información veraz y completa. Vivimos en un mundo turbio y ambiguo y si nosotros aprendimos a navegar por las redes quienes vienen detrás deberán aprender a navegar entre la mentira y la verdad.

«Una tercera guerra mundial libra sus batallas por control remoto, lo creamos o no»

«Una tercera guerra mundial libra sus batallas por control remoto, lo creamos o no» Álvaro Fraile, Director general de ITS Security

1.- No, no, no es ciencia ficción. Otra cosa es el desconocimiento que existe sobre la ciberseguridad. En el plano local cada vez son más los delitos como la suplantación de identidad para robar cuentas bancarias y la propia Er-tzaintza cuenta con una unidad específica para este tipo de conductas. Si extrapolamos lo que sucede a un nivel más global nos podemos dar cuenta de que hay un riesgo real de que los humanos seamos como rebaños de ovejas y que a través de las redes sociales y de sus contenidos falsos se crean adeptos a determinadas ideologías o posturas.

2.- A pesar de que cada vez hay más conciencia de lo que ocurre, los gobiernos no están todavía bien preparados. Es cierto que se está empezando a actuar y que hay países como China que tienen un ciberejército igual que tienen los de Tierra, Mar y Aire. ¿Miedo? Sí, el lógico que todo esto imponga, pero hay que recordar que se habla desde hace años de que una Tercera Guerra Mundial no exige batallas cuerpo a cuerpo, que se libra con control remoto. Si queremos ser conscientes o no es otra cosa. El ataque informático a la seguridad que se produjo en mayo provocó una alarma internacional tremenda, las empresas, que no estaban preparadas, cerraron. Esa no puede ser la reacción a estos hechos porque, además, los expertos coinciden en que esto solo fue un ensayo, que en el periodo de seis meses habrá otro de mucha más envergadura que pondrá en entredicho la seguridad de gobiernos y de países.

3.- No es tan extraño. Mucha gente no sabe de dónde viene la información y recibe más datos por las redes que por los telediarios. Alguien retuitea algo y de repente tiene una repercusión enorme. Nadie ha verificado si es cierto o no, de dónde procede la información, ni si se ha contrastado. Mucho menos si viene o no de Rusia. Los humanos damos credibilidad a todo sobre todo si nos dicen lo que queremos oír.

4.- En estos momentos, todos los medios de comunicación se digitalizan y están en la red porque tienen claro que la gente no espera a un informativo para saber lo que ha pasado. Pero es necesario fomentar que el ciudadano haga caso a aquello que está contrastado. En ese sentido sería importante contar con mecanismos de vigilancia digital que filtraran contenidos no contrastados como Facebook hace con las fotos pornográficas. Existe tecnología, puede hacerse, pero hay que concienciarse de que esto no es ciencia ficción, de que está pasando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos