La nueva gobernanza en el siglo XXI

Henrik D. Finsrud, Pauline Carnet, Mickey McManus, Markel Olano, Denis Itxaso e Imanol Lasa, ayer durante el congreso celebrado en el espacio cultural de Tabakalera./MICHELENA
Henrik D. Finsrud, Pauline Carnet, Mickey McManus, Markel Olano, Denis Itxaso e Imanol Lasa, ayer durante el congreso celebrado en el espacio cultural de Tabakalera. / MICHELENA

Etorkizuna Eraikiz celebra su primer congreso internacional para abordar los retos de Gipuzkoa. El diputado general, Markel Olano, apuesta por un modelo de gobierno «horizontal» en colaboración con la sociedad del territorio

AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

El esquema que siguió ayer la celebración del primer congreso internacional de Etorkizuna Eraikiz, impulsado por la Diputación Foral de Gipuzkoa, fue sencillo: compartir, evaluar y aprender para después incorporar a las políticas públicas del territorio modelos de gobernanza de éxito en el extranjero basados en la colaboración y la experimentación.

Ese fue el guion que adoptó la institución foral durante una jornada que congregó a cerca de 300 invitados en el espacio cultural de Tabakalera y cuyo objetivo fue dar un paso más en su apuesta por anticiparse a los retos del mañana y construir el territorio del futuro en consonancia con la sociedad «organizada» de Gipuzkoa.

Precisamente, el diputado general, Markel Olano, -quien abrió el congreso- ahondó en la idea de fortalecer un nuevo modelo de gobernanza «mucho más horizontal» que estreche lazos con la ciudadanía y refuerce así las dinámicas de trabajo colaborativo con los diferentes agentes del territorio. «Hasta ahora, la actitud de las instituciones clásicas era muy vertical: mandar y obedecer. Pero eso ya es parte del pasado», manifestó. Su intención, insistió, es «recuperar» la confianza que la sociedad ha perdido en la clase política para «juntos» poder abordar los futuros retos a los que se enfrenta Gipuzkoa.

Pero, ¿cómo? A través de este novedoso programa, Etorkizuna Eraikiz, impulsado por el Gobierno foral de coalición PNV-PSE en la presente legislatura, y que, básicamente, pretende poner en marcha experiencias piloto en diferentes áreas de la sociedad para después evaluarlas e incorporar las conclusiones «más exitosas» a las políticas públicas del territorio. Y todo con el foco puesto a diez años vista. Porque si algo busca Etorkizuna Eraikiz es tener vocación de continuidad, más allá de quién sea la formación política responsable de dirigir la Diputación. «Estamos impulsando un nuevo modelo de gobernanza para encontrar nuevas sinergias con el tejido social de cara al futuro», incidió Olano.

El diputado general recordó, en este sentido, la experiencia de 20 empresas guipuzcoanas que han promovido a través de esta iniciativa la participación de las personas trabajadoras en las compañías, y la igualdad y la conciliación correspondiente en el ámbito laboral. «Algunas funcionarán, otras no, pero seguro que extraemos valiosas conclusiones de todas ellas», añadió Olano, cuyo deseo -dijo- es construir una Gipuzkoa competitiva económicamente a nivel global y situar el territorio entre las regiones del mundo con menor desigualdad social.

La intervención de Markel Olano fue seguida por expertos internacionales en la materia, ya que la idea del congreso era compartir experiencias con agentes de otros países y así extender las redes internacionales de Etorkizuna Eraikiz. Es decir, enriquecer la dinámica con la presentación de casos innovadores de referencia internacional para hacer una reflexión conjunta y tratar de incorporar nuevas ideas a Gipuzkoa. En definitiva, aprender de los demás.

La presencia internacional

Para ello, Tabakalera contó con la presencia de Mickey McManus (Estados Unidos), Henrik D. Finsrud (Noruega) y Pauline Carnet (Reino Unido), que dieron a conocer sus experiencias en proyectos similares.

El estadounidense McManus puso el foco en las personas como eje de las políticas públicas. En este sentido, el investigador de Autodesk, una empresa especializada en el desarrollo de softwares -también es pionero en innovación colaborativa- destacó que el mundo actual está cada vez más interconectado, y puso como ejemplo varios casos de cocreación. Sin embargo, insistió en que es «indispensable construir primero la confianza, crear espacios en los que todas las partes se encuentren seguras» para que exista una relación fluida entre las instituciones y la ciudadanía.

«Es indispensable generar confianza para que haya colaboración entre las instituciones y la sociedad» Mickey McManus, Investigador de Autodesk

«Gipuzkoa necesita crear condiciones para que la implicación ciudadana sea cada vez más grande» Xabier Barandiaran, Jefe de gabinete de Markel Olano

«Una riqueza bien distribuida fortalece la democracia. Por eso dura el modelo nórdico» Henrik D. Finsrud, Director de Innovación de Noruega

«Debemos actuar desde una escala global para incidir y dar respuesta a cuestiones globales» Denis Itxaso, Teniente de Diputado del PSE

«Tenemos que probar numerosísimas versiones para poder quedarnos con la mejor: experimentar» Pauline Carnet, Directora de Investigación en UK

«Queremos tener unos servicios sociales punteros y en Pasaia vamos a crear un ecosistema innovador» Imanol Lasa, Portavoz del Gobierno foral

Por su parte, Henrik Finsrud, director de innovación en la Asociación de Municipios y Regiones de Noruega, señaló que existen similitudes entre Noruega y el País Vasco. Y destacó que el éxito de los países nórdicos radica en sus sociedades equilibradas: «Una riqueza bien distribuida fortalece la democracia», dijo. Al hilo de ello, señaló que la clave de la durabilidad del modelo de los países nórdicos es precisamente esa «confianza» para con las instituciones.

Por último, la intervención de la francesa Pauline Carnet, que trabaja para el Gobierno británico como directora de investigación y etnografía Policy Lab UK, versó sobre el valor de la experimentación. Así, explicó que en su organización ofrecen «servicios centrados en el usuario» y que, para ello, se basan en pruebas. «Tenemos que probar numerosísimas versiones para poder quedarnos con la mejor. Es indispensable probar y experimentar, una y otra vez», insistió.

En concordancia

La aportación de estos ponentes sirvió a la Diputación para comprobar que las líneas estratégicas en las que se basa Etorkizuna Eraikiz están en concordancia con la explicación que dieron los expertos de los tres países: tratar de generar confianza en la sociedad para colaborar de manera conjunta y poner en marcha procesos de reflexión y ensayos prácticos para «dar respuesta» a los desafíos que presentará Gipuzkoa en el futuro. Es decir, experimentar.

De hecho, fue Xabier Barandiaran, jefe del gabinete del diputado general, quien explicó detalladamente el modelo de Etorkizuna Eraikiz. Y, en la misma línea, insistió en la necesidad de recuperar la «adhesión» de la sociedad a las instituciones públicas, porque, según reconoció, «la comunicación que tenemos con la ciudadanía es muy superflua». «Gipuzkoa necesita crear condiciones para que la implicación de los ciudadanos sea cada vez más grande, y que de esa involucración vivamos transformaciones en el territorio». Gobernanza «colaborativa» lo llamó. Por eso, insistió en que la Diputación trabaje para «interiorizar» en su agenda los debates que están en la calle.

En la sesión vespertina participaron el teniente de diputado, Denis Itxaso, y el portavoz foral, Imanol Lasa, que profundizaron en los proyectos que desde la Diputación se están poniendo en marcha en Etorkizuna Eraikiz en las áreas de ciberseguridad, conciliación, envejecimiento, cambio climático, euskera o gastronomía, entre otros. Todo un abanico de iniciativas ya puestas en marcha que se engloban en la agenda política hasta 2025 que, según ambos dirigentes, pondrán las bases de la Gipuzkoa del mañana.

Más

Fotos

Vídeos