Nueva dimisión en el Consejo de la Juventud por los 'ongi etorris'

AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

La negativa del Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) a rechazar los homenajes a presos de ETA volvió a provocar ayer una catarata de dimisiones. A las de las Juventudes Socialistas de Euskadi y Nuevas Generaciones del PP, que rechazaron el martes seguir formando parte de este órgano, se sumaron ayer las asociaciones Mujeres Jóvenes y Alevines Vascos, miembros de la permanente del EGK. Entre ellos, Iulia Caraseva, su vicepresidenta.

A través de un comunicado, las organizaciones Mujeres Jóvenes de Euskadi y Alevines Vascos hicieron constancia de su dimisión de la comisión permanente del EGK -que viene a ser el órgano de dirección- por «la reiterada negativa» de éste ente a rechazar los recibimientos a reclusos de ETA.

«Es por el compromiso que tenemos en consolidar la paz y convivencia entre los vascos, por lo que hemos exigido, como ya lo hicieron quienes lo abandonaron el martes (en referencia a las juventudes del PSE y PP), que se rechacen los homenajes a terroristas en los pueblos de Euskadi».

Según manifestaron ambas asociaciones, su decisión la toman «con la tranquilidad de haber defendido a la inmensa mayoría de jóvenes vascos que no encuentran justificación alguna al recibimiento con flores y aurreskus a presos terroristas».

Desde el EGK, sin embargo, quisieron ayer defenderse y aseguraron, también a través de un comunicado, que el Consejo de la Juventud de Euskadi lleva «más de 30 años trabajando para fomentar entre la juventud una cultura de paz basada en el respeto a la convivencia y los Derechos Humanos». Desde el órgano insistieron en que «hasta el momento no se ha abordado el tema del recibimiento a las personas presas» y que, es por ello, que «no hay un posicionamiento al respecto como órgano colegiado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos