Montoro hace suya la foralidad y defenderá la nueva ley del Cupo junto al PNV en el Congreso

Comisión Mixta. Cristóbal Montoro, Pedro Azpiazu, Josu Erkoreka, Markel Olano, Unai Rementeria y Ramiro González, ayer en la firma de Madrid.

El ministro de Hacienda confía en lograr el apoyo de todos los grupos a la norma quinquenal. El Gobierno Vasco destaca que la firma de ayer en la Comisión Mixta «garantiza la estabilidad financiera de Euskadi»

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, siempre ha pasado por ser un defensor de la foralidad vasca y navarra, pero el discurso que pronunció ayer tras la ratificación de la ley quinquenal del Cupo 2017-2021 por la Comisión Mixta del Concierto Económico despejó cualquier duda: «La historia de España no se entiende sin el foralismo», dijo, y este nuevo acuerdo entre los ejecutivos central y vasco «avanza en el autogobierno de Euskadi, y eso no se lo quita nadie». Si en la última semana tanto Mariano Rajoy como Soraya Sáenz de Santamaría habían aprovechado sus visitas a Euskadi para contraponer la capacidad de pacto del PNV con la «radicalidad» soberanista catalana, ayer Montoro valoró la «relación leal, franca y colaboradora» con las instituciones vascas que ha permitido sellar una paz fiscal para los próximos cinco años. El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, destacó que este acuerdo sobre el Cupo «garantiza la estabilidad financiera» de Euskadi.

El Gobierno Vasco y las tres diputaciones forales no escatimaron representación en la firma de un acuerdo que ratificó la nueva ley quinquenal del Cupo y una decena de acuerdos adicionales. Además de Azpiazu, asistieron a la reunión que se llevó a cabo en la sede del Ministerio de Hacienda en Madrid el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, y el viceconsejero de Hacienda, Juan Miguel Bilbao. Por parte de las diputaciones, estuvieron presentes los diputados generales de Gipuzkoa, Markel Olano; Bizkaia, Unai Rementeria; y Araba, Ramiro González, todos ellos del PNV.

Montoro y Azpiazu ya habían cerrado los entresijos del acuerdo el pasado jueves en Madrid, por lo que la cita de ayer era una escenificación necesaria del entendimiento entre ambos gobiernos, porque la ley del Concierto Económico determina que es la Comisión Mixta la que debe ratificar todos los pactos. La reunión volvió a mostrar el clima de distensión que el ministro de Hacienda y el consejero vasco han conseguido llevar a las relaciones entre ejecutivos en el aspecto económico, aunque sea empujados por la necesidad que tiene el PP de los votos del PNV en el Congreso.

«Es un muy buen acuerdo para Euskadi que permite normalizar la relación con el Estado» Pedro Azpiazu, Consejero vasco de Hacienda

«No entendemos la historia de España sin foralismo. No es un país centralista como dicen» Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda

En las declaraciones posteriores ante los medios, sin embargo, Montoro no dio muestras de haber firmado un pacto obligado por las circunstancias. El ministro de Hacienda -que hace un mes fue reprobado por el Congreso a causa de su papel en la amnistía fiscal, aunque el PNV fue el único partido de la oposición que se abstuvo- valoró la capacidad de llegar a acuerdos con las autonomías y aseguró que la firma de la nueva ley del Cupo «da mucha tranquilidad a la población». Montoro consideró que supone un avance para el «autogobierno vasco» y se mostró «satisfecho» por colaborar con las haciendas forales, lo que a su juicio forma parte de la «normalidad de nuestro país».

«Estamos desarrollando la normalidad de lo que significan las haciendas forales -añadió-. No entendemos la historia de España sin foralismo, es incomprensible. Estamos recorriendo nuestra historia», señaló el ministro, que se iba animando a medida que hablaba. «Esto es España», enfatizó Montoro, que apuntó que «aunque algunos quieren verla muy centralista, realmente no lo es». «Somos diferentes, muy distintos, pero tenemos que potenciar nuestras capacidades», afirmó.

El camino de la nueva ley del Cupo no concluye con la firma de ayer, porque la norma aún debe pasar por el Congreso para recibir el visto bueno de Cortes, lo que se prevé para septiembre. Para entonces, tal y como explicó Montoro, los «promotores» del acuerdo rubricado ayer, Gobierno central y PNV, tendrán reuniones y conversaciones con los grupos parlamentarios para explicarles el alcance de las modificaciones, que el ministro cree que saldrán adelante.

«Dar todas las explicaciones»

Preguntado por el posible veto de Ciudadanos a este pacto entre los gobiernos vasco y central, el ministro de Hacienda evitó pronunciarse y aseguró que no va a prejuzgar posiciones políticas de otros partidos. «Lo que ofrecemos es dar todas las explicaciones sobre los contenidos del acuerdo. Creemos que va a tener un gran apoyo», dijo.

Si la intervención de Montoro fue entusiasta, las declaraciones del consejero Azpiazu tras sellar el acuerdo no se quedaron atrás. El representante del Gobierno Vasco valoró que este pacto «garantiza la paz fiscal para Euskadi» en los próximos cinco años, apenas unos meses después de que se cerraran las discrepancias sobre la liquidación del Cupo que los gobiernos arrastraban en la última década.

«Este pacto supone una garantía de estabilidad en materia tributaria y financiera» para Euskadi, aseguró Azpiazu, que recalcó que se trata de «un muy buen acuerdo para Euskadi» que además permite normalizar las relaciones tributarias y financieras con el Estado.

El acuerdo de ayer fija la nueva ley quinquenal del Cupo, que contempla un pago anual al Estado de 1.300 millones de euros por las competencias no transferidas, y además modifica algunos puntos del Concierto Económico, que se nutrirá de nuevas ventajas fiscales en el IRPF y en los impuestos de sucesiones, donaciones y sociedades.

6,24%
se mantiene el índice de imputación que establece el Cupo para el quinquenio 2017-2021 tras el acuerdo alcanzado entre los gobiernos vasco y central.

Periodo
se acuerda su vigencia entre 2017 y 2021.
Refrendo
Deberá pasar por las Cortes Generales en septiembre.
En 2017
El Cupo que deberá abonar Euskadi no superará los 1.000 millones.

Actualización del déficit
0,4% en 2018; 0,1% en 2019; y 0%, en 2020.
Deuda
14,2% para 2018; 13,8% para 2019; y 13,2% para 2020.

Modificaciones
Se han variado 20 artículos que amplían las competencias de las Haciendas forales.
En todos los tributos
Los cambios afectan tanto al IRPF, Sociedades, IVA y Sucesiones y Donaciones, y servirán para aumentar ingresos.

Más

Temas

Cupo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos