McManus: «En la gobernanza hay que celebrar lo que no funciona como un aprendizaje»

Mickey McManus, ayer en las inmediaciones de la Diputación./USOZ
Mickey McManus, ayer en las inmediaciones de la Diputación. / USOZ
Mickey McManus, investigador de Autodesk y pionero en innovación colaborativa

Mickey McManus participa hoy en el congreso de Etorkizuna Eraikiz para colaborar en la construcción del futuro de Gipuzkoa

AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

El estadounidense Mickey McManus aterriza hoy en el congreso de Etorkizuna Eraikiz de la mano de la Diputación foral de Gipuzkoa. Su objetivo: dar a conocer procesos de creación e innovación que ayuden a construir el futuro de los territorios. Investigador de Autodesk, una empresa especializada en el desarrollo de softwares, McManus es pionero en innovación colaborativa. Precisamente, uno de los ejes que sustentan el proyecto foral, que pretende anticiparse a los retos del futuro en consonancia con la sociedad guipuzcoana.

-Usted es experto en innovación colaborativa. ¿Qué significa exactamente este concepto?

-La idea es cómo creamos juntos, porque uno no puedo hacerlo solo. Es unir conocimientos diferentes para conseguir algo que individualmente no podríamos. El siguiente paso sería cómo podemos convertir todo esto en una acción para que haya un cambio real.

-¿Cómo se plasma esta idea en nuestra realidad cotidiana?

-Un ejemplo: yo he trabajado en un proyecto sobre cómo van a cambiar los coches del futuro gracias a la inteligencia artificial. Y lo hice con personas apasionadas que llevan 40 años dedicándose al mundo de los coches. En seis meses, creamos juntos un coche que ya se ha probado en el desierto y que es un 30% más ligero que cualquier otro que se haya construido jamás. Hoy, una de las mayores empresas automovilísticas se ha fijado en nuestro proyecto.

-Entiendo que este ejemplo sería entonces aplicable a los nuevos modelos de gobernanza.

-Lo que quiero decir es que cuando se hace un experimento, si se fracasa o si se tiene éxito, aprenderemos.

-Precisamente, Etorkizuna Eraikiz busca poner en marcha experiencias piloto para después evaluarlas e incorporar las conclusiones más exitosas a las políticas públicas del territorio. ¿Esta sería la idea para construir el futuro a través de la innovación colaborativa?

-Sí, es exactamente esto. Las experiencias piloto son un enfoque muy útil. Sin embargo, a veces los desarrollamos con una hipótesis que no es correcta. Mi preocupación es que si fracasamos en esa experiencia piloto, ¿vamos a tratarlo como una experiencia de aprendizaje o vamos a sentir tanta vergüenza que no vamos a aprender nada? Demasiadas veces veo que hay experiencias piloto que tienen tantas ganas de tener éxito que piensan que el éxito solo se da cuando tenemos la solución. Y eso no suele pasar a la primera.

-Usted incidirá hoy en el congreso sobre la importancia de las dinámicas de equipos de trabajo.

-Efectivamente, hablaré sobre cuál es la vida de un equipo. Si miramos a un director de cine como Martin Scorsese, por ejemplo, él monta un equipo muy diverso, con actores, guionistas, profesionales de efectos especiales... Crecen juntos, hacen el proyecto y al final explosionan. Y luego se va cada uno por su lado. Porque una de las cosas más importantes de los grandes equipos es que no duran mucho tiempo. Por eso quizás estas experiencias piloto deberían tener múltiples equipos.

-¿Y cree que, a modo de equipo, una buena gobernanza debería girar en torno a la triangulación institución-sector privado-sociedad?

-Es que los problemas importantes no van a ser sólo políticos, empresariales, o problemas de las universidades. Serán una mezcla de todas. Con lo cual, esos grupos van a tener que invertir en construir confianza. Y la confianza se construye haciendo algo juntos, pequeños experimentos para ver cómo trabaja el otro y así después hacer un experimento más grande. Así que sí, hace falta una colaboración interdisciplinar, esa es la clave.

-La Diputación foral hace mucho hincapié en hacer partícipe a la ciudadanía guipuzcoana en Etorkizuna Eraikiz. ¿Es esencial construir los territorios del futuro en consonancia con la sociedad?

-Sí, es vital. Tienen que participar. Cuando hablamos de sociedad aquí entran los gobiernos, las universidades, las pymes, las start-up, las empresas... Y todas ellas tienen que entender cómo asumir riesgos, cómo aprender ahora para no caernos mañana por el precipicio. Y hacer una experiencia piloto juntos nos ayuda a ver qué funciona y qué no. Aprendemos haciendo, y hacemos aprendiendo. Es como un bucle.

El congreso 'Teamday'

Fecha y lugar
Hoy, a partir de las 9.30 horas en Tabakalera.
Presencia internacional
Mickey McManus, Henrik D. Finsrud y Pauline Carnet.
Presencia institucional
Intervendrán Markel Olano, Imanol Lasa, Denis Itxaso y Xabier Barandiaran.
Asistentes
Se esperan más de 200 personas.

-Usted también es co-autor de 'Trillion', un libro que dibuja cómo será el futuro de internet. ¿De qué manera se deben utilizar las nuevas tecnologías para favorecer las políticas abiertas?

-Le pongo otro ejemplo. La jefa de Tecnología para el programa de Salud de EE UU, Susan Fox, empezó a buscar a alguien innovador dentro del centro para el control de las enfermedades. Y en vez de ir a Silicon Valley, creó un fondo con un grupo dentro de ese centro. Antes se necesitaban 1.700 horas para predecir la tasa de autismo en la población, pero ellos cogieron una biblioteca de aprendizaje automático de software libre y en dos meses descubrieron un método para descubrir lo mismo en un solo segundo. Hoy, Fox quiere intentar extrapolar eso a otros campos.

-¿Las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías favorecen esa apertura de las políticas públicas al ciudadano?

-Sí, puede ser. Aunque a veces la tecnología se ve como una panacea, como una receta mágica que va a solucionarlo todo. Hoy en día vemos el movimiento de datos abiertos, por ejemplo. Y estos cambios en la política son muy sabios, porque abrir los datos supone que los emprendedores y las empresas puedan utilizarlos para avanzar.

-¿Qué opinión le merece el proyecto de Etorkizuna Eraikiz?

-Me gusta el enfoque: escuchar, reflexionar y participar. Pero me gustaría saber cómo se convierte en algo que no tiene que ver con un partido político específico, sino que se conforma como algo que forma parte de la cultura de aquí. Algo que se haga siempre.

-¿Qué consejos le daría a la Diputación foral de Gipuzkoa?

-Se debe reconocer que esto es un viaje, que no va a funcionar mañana. Y, sobre todo, hay que celebrar lo que no funciona como un método de aprendizaje. Así conseguiremos tener una sociedad que florece.

Fotos

Vídeos