Los mercados mantienen las dudas y castigan a las empresas catalanas

D. VALERA MADRID.

La Bolsa ha entrado en un periodo de volatilidad que amenaza con prolongarse hasta que la situación en Cataluña se calme. Ayer el Ibex-35 retrocedió un 0,29% y acumula un retroceso del 1,88% en la semana más convulsa para el parqué desde el 'Brexit'. Las dudas de los inversores se centraron en las empresas catalanas, especialmente de los bancos, que lideraron de nuevo las pérdidas.

El Banco Sabadell fue el valor que más cayó ayer en el parqué (-1,89%) a pesar de haber aprobado un traslado de su sede a Alicante. Algo que, de momento, parece insuficiente para lograr el favor de los inversores. La entidad que preside Josep Oliu se ha dejado un 6,25% de su valor esta semana. Por su parte, CaixaBank cerró ayer con un descenso del 0,58% y en las últimas cinco sesiones la caída acumula el 3,77%. El banco anunció ayer su intención de cambiar la sede a Valencia para tratar de calmar a los mercados y también a los clientes.

El comportamiento de estas dos entidades financieras contrasta con el comportamiento positivo de los otros bancos del selectivo español, que ayer lograron acabar en positivo. Fue el caso del Santander con un incremento del 0,14%; el BBVA mejoró un 0,43%, Bankinter un 0,05% y Bankia un 1,42%.

Colonial, la más penalizada

La semana también ha sido dura para otras compañías catalanas. La más castigada por los inversores ha sido Colonial, con un descenso acumulado del 7,67%. La inmobiliaria de momento no se ha pronunciado públicamente sobre la necesidad de estudiar un plan de contingencia en caso de que se proclamase la independencia. Lo que no significa que, viendo la evolución en Bolsa, pueda hacerlo en los próximos días.

Otra de las grandes empresas con sede en Cataluña es Gas Natural, que ayer aprobó el traslado temporal del domicilio a Madrid. La compañía que preside Isidre Fainé acumula unas pérdidas en esta semana del 2,26%. También Cellnex se ha dejado desde el pasado lunes un 2,16% de su valor.

A pesar de que el área de negocio de estas compañías está menos expuesto que el de los bancos, los inversores están castigando la inseguridad jurídica que podría generarse con una declaración unilateral de independencia. Uno de los pocos casos positivos es el de Abertis. Aunque ayer la concesionaria de autopistas se dejó un 0,43%, en la última semana ha logrado una revalorización del 0,96%.

Fotos

Vídeos