Mendia asegura que el acuerdo fiscal con el PNV «no merma la recaudación»

Idoia Mendia, en la Fundación Ramón Rubial, en Vitoria, junto a Iñaki Arriola y otros cargos del partido./
Idoia Mendia, en la Fundación Ramón Rubial, en Vitoria, junto a Iñaki Arriola y otros cargos del partido.

La secretaria general del PSE justifica el giro de su partido para garantizar la estabilidad y afirma que la rebaja del Impuesto de Sociedades no afectará a las arcas públicas

FERNANDO SEGURA SAN SEBASTIÁN.

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, aseguró ayer que en el acuerdo de reforma fiscal alcanzado con el PNV los socialistas se han asegurado de que «no haya merma en la recaudación» y que van a garantizar que lo que aporten las empresas se corresponda «exactamente con sus beneficios reales». Mendia se refirió así en Vitoria, en un acto de la Fundación Ramón Rubial, al acuerdo con los jeltzales para rebajar el Impuesto de Sociedades que pagan las empresas en Euskadi del 28 % al 24 % en dos años, un punto menos de lo que tributan en el resto de España y que ya ha levantado la alerta en comunidades limítrofes, como La Rioja.

Estas fueron las primeras declaraciones de la secretaria general del PSE-EE tras el consenso logrado con el PNV, con el objetivo de que el PP apoye los presupuestos vascos, y la posterior catarata de críticas recibidas por su partido. Estas últimas han partido de EH Bildu, Elkarrekin Podemos y de los sindicatos, entre otros, por considerar que los socialistas vascos han dado un giro radical a sus posiciones iniciales.

Lo cierto es que el PSE defendió a capa y espada durante las negociaciones con el PNV el mantenimiento del Impuesto de Sociedades en el 28%, una línea roja que, según reiteraron, no iban a cruzar. Sin embargo, finalmente han aceptado una bajada de cuatro puntos con el fin de «garantizar la estabilidad», un objetivo que pasa por la aprobación de los presupuestos. El visto bueno a las cuentas del próximo año y a la propia reforma fiscal requiere de los votos del PP, partido adalid de la rebaja de Sociedades, de ahí que los socialistas hayan tenido que modular su postura.

Mendia defiende la decisión adoptada por su partido asegurando que el descenso en la recaudación por la bajada del tipo nominal se compensará con las medidas correctoras y la limitación de las deducciones que benefician a las empresas. El bisturí se aplicará a los tipos mínimos efectivos, a las deducciones por I+D+i y a la reducción en la compensación de bases imponibles negativas -ver página 48 de la sección de Economía-.

El PSE se enrocó en mantener el tipo nominal del impuesto en el 28% en lugar de explicar desde el primer momento que, en este condumio, cuentan tanto la salsa como los caracoles. De ahí que el PSE-EE haya tenido que soportar un chaparrón de críticas por quienes consideran que su acuerdo con los jeltzales beneficia a las empresas, drenando los presupuestos vascos.

Mendia está intentado esquivar las andanadas realizando pedagogía sobre el acuerdo fiscal. La secretaria de los socialistas vascos insistió ayer en que el acuerdo con el PNV pretende que no haya afección a las arcas públicas, ni efecto en los servicios de la Administración. Añadió que la reforma fiscal «no iba de subir o bajar un tipo nominal», que según dijo es el debate en el que se han «enredado» el PP, EH Bildu y Elkarrekin Podemos, sino de «que todos tributen en función de lo que les corresponda». Mendia aseguró que el PSE va a garantizar que «que pague más quien más tiene» y que lo que aporten las empresas se corresponda «exactamente con sus beneficios reales».

Asimismo, dejó claro que es momento de preocuparse de lo «esencial», de lo que necesita la ciudadanía y que a un partido de izquierdas se el reconoce por su capacidad de «influir» desde cada institución.

Presupuesto

Mendia también indicó que los socialistas no tienen miedo a pactar y que están abiertos a negociar con todos. Añadió que no «desesperan en ampliar» acuerdos en materia presupuestaria, en referencia a un posible pacto con los populares, mientras «otros partidos» -sin citar a EH Bildu y Elkarrekin Podemos- «desperdician su posibilidad de influir» en las cuentas.

Nacionalistas y socialistas están ahora negociando con el PP con el objetivo de rubricar en breve un pacto que aporte estabilidad fiscal y también presupuestaria a las instituciones vascas. Una negociación obligada ya que PNV y PSE, que gobiernan en coalición en el Ejecutivo vasco y en las diputaciones, no tienen mayoría ni en el Parlamento para aprobar los presupuestos ni en las Juntas Generales de Álava para sacar adelante en ese territorio su reforma fiscal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos