Mas vería un desastre renunciar al soberanismo pero pide no ponerse plazos cortos

Artur Mas./Reuters
Artur Mas. / Reuters

El expresidente no consigue reunir los 5,2 millones de euros de fianza por el 9-N

AGENCIASBARCELONA

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha advertido este jueves que sería un desastre renunciar al proceso soberanista pero que, en caso de que esta opción gane en votos y escaños en las elecciones del 21 de diciembre, pide no ponerse plazos cortos que puedan "ahogar" el objetivo de la independencia.

Para el expresidente catalán, en estas elecciones, en las que se prevé una alta participación, hay que ver si hay una mayoría de catalanes que mantienen su apuesta por avanzar en el proceso soberanista, probablemente de forma diferente a la actual, o aparcarlo.

Más información

"Renunciar al proceso sería un desastre porque, siendo muy complejo el momento actual, no hay otro que tenga cara y ojos para ser defendido más allá del 'status quo", ha sostenido Mas, que ha llamado a preguntarse si hay una mayoría suficiente de catalanes que quieren la independencia y a controlar bien los tiempos.

A su juicio, no hay ningún país preparado para funcionar como independiente al día siguiente porque requiere tener un control efectivo del territorio, una administración de justicia propia y capacidad financiera, y en Cataluña "ha habido la fuerza para declararse independiente, consecuencia de las mayorías en el Parlament y los votos en las urnas, pero no hay fuerza para actuar como país independiente".

"La independencia catalana está perfectamente diseñada sobre el papel, pero hasta que no empiezas a funcionar como país independiente, y la pregunta clave es si tienes la fuerza suficiente para hacerlo, es imposible que todo esté preparado", ha apuntado el también presidente del PDeCAT en el Fórum Europa.

Tras considerar que aún no hay una mayoría suficientemente sólida por la independencia, al no superarse la barrera del 50% de la población catalana, ha defendido que si el 21-D se gana en votos y escaños habrá toda la legitimidad para tirar adelante el proceso soberanista, pero ha recomendado no ponerse "plazos cortos que ahoguen, y hagan tomar decisiones que puede que no sean las mejores".

No consigue reunir la fianza

Mas ha admitido que no tiene el dinero para acabar de depositar los tres millones que aún restan para completar la fianza impuesta por el Tribunal de Cuentas por la supuesta utilización de fondos públicos para la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014, anulada por el Tribunal Constitucional.

Fuentes del Tribunal de Cuentas han informado de que Mas ha entregado hoy mismo otros 400.000 euros después de que a mediados del mes octubre aportara 2,2 millones y se le concediera una prórroga para que reuniera el resto.

Las fuentes no han podido confirmar si el expresidente catalán ha solicitado una nueva ampliación de plazo para evitar que el tribunal inicie los trámites para el embargo de sus bienes.

Por su parte, Mas ha explicado que todos los afectados ya tienen tasados sus propiedades, que aportarán los próximos días como parte de la fianza, pero que tienen otras espada de Damocles encima porque, en caso de que les condenen, tendrán que pagar al Govern el impuesto de donaciones que se deriva de las aportaciones que ciudadanos han hecho a la caja de solidaridad de la ANC y Òmnium Cultural, parte de las cuales han servido para pagar parte de la fianza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos