La mayoría de miembros de ETA se inclina en el debate por la disolución de facto

./
.

La decisión de declarar la sigla «inactiva» llegaría a finales de este año o principios de 2018. El proceso acumula un ligero retraso por dificultades logísticas, pero se desarrolla en un clima de «cohesión interna»

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

El debate interno en torno al futuro de ETA como organización sigue adelante y está abocado a concluir con la decisión de desaparecer, según fuentes conocedoras de la situación. La mayoría de los miembros de la banda, tanto los que permanecen en la clandestinidad como los presos condenados por pertenencia a ETA, se alinean con la postura de dar el paso de declarar la sigla «inactiva», sin ningún tipo de actividad ni estructura, lo que supondría de facto su desaparición o disolución. El debate, que se prevé que concluya a finales de este año o principios del siguiente a más tardar, debe definir todavía la fórmula exacta que la organización armada utilizará para poner el punto final. El esquema a seguir, como ya avanzó este periódico en abril, es el del IRA, que tras suspender todo tipo de actividad, quedó como una sigla muerta. La disolución de ETA podría abrir un nuevo tiempo para los presos, ya que el Gobierno central y el PP han venido insistiendo en que en esa hipótesis se podría empezar a flexibilizar la política penitenciaria.

Las dificultades por la situación de clandestinidad en que se mueven sus miembros y la dispersión y alejamiento que se aplica a los presos dificultan el debate y han provocado retrasos tanto en su arranque como en su finalización, prevista inicialmente para este otoño pero que las fuentes consultadas prevén para el final de este 2017 o el inicio de 2018.

'Gudari Eguna'

El exjefe de ETA, David Pla, preso en Francia, anunció en febrero que el debate arrancaría en primavera, tras el desarme del pasado 8 de abril en Baiona, y aunque ese inicio se ha ido retrasando, la discusión se está orientando a la desaparición de la organización. Tras el desarme culminado el 8 de abril, ETA no se ha pronunciado públicamente. Es probable que en torno al 'Gudari Eguna', que la banda conmemora todos los 27 de septiembre con un comunicado, pueda dar alguna pista del estado de la situación. Las fuentes consultadas precisan que el contraste de ideas se está llevando a cabo de forma cohesionada, principalmente en las cárceles. Por parte del colectivo oficial, EPPK en sus siglas en euskera, solo intervienen en esto proceso aquellos internos condenados en su día por pertenencia a la banda, que suponen el grueso principal de los encarcelados. Quedan fuera los sentenciados por kale borroka o pertenencia a organizaciones políticas que los jueces consideraron vinculadas a la propia ETA. En la clandestinidad apenas quedarían un grupo muy reducido de militantes.

El debate quiere hacer un «análisis a futuro» y en ese horizonte aparece la «decisión» de «cerrar un ciclo histórico» a través de la declaración de ETA como organización «inactiva», sin ningún tipo de estructura ni actividad, lo que supone una «desaparición de facto».

La mayoría descarta la opción de convertirse en un movimiento político, al estilo de las FARC en Colombia, al considerar que el contexto político y social es completamente diferente en Euskadi y que Sortu y otras organizaciones ya abarcan ese espacio. Tampoco se prevén opciones como la de convertirse en fundación u organización civil, como en su día planteó el excoordinador de Aralar e histórico de HB Patxi Zabaleta.

Participan los presos condenados por pertenencia y los militantes huidos DEBATE

La banda prevé seguir el esquema del IRA de dejar la sigla muerta, sin actividad ESPEJO IRLANDÉS

La incógnita radica en la terminología que se emplee aunque supondrá disolverse ANUNCIO

En las cárceles se espera el resultado para ver su influencia en el Gobierno POLÍTICA PENITENCIARIA

Desde la izquierda abertzale, sus portavoces, tanto de la coalición EH Bildu como de la propia Sortu, se limitan a decir, cuando se les pregunta en público, que confían en que ETA tomará la mejor decisión para adecuarse al «nuevo tiempo» en Euskadi.

La postura final que adopte la banda ha levantado expectación en las cárceles sobre todo tras la insistencia del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, de vincular cualquier movimiento en la política penitenciaria a la disolución previa de ETA. El PP vasco cree también que con la banda desaparecida, Euskadi podría asumir la transferencia de Prisiones. En todo caso, desde la izquierda abertzale y el colectivo EPPK prefieren acoger con cautela todas estas palabras.

Final de año intenso

La desaparición de ETA sería el tercer gran hito en los últimos seis años tras el cese definitivo de su actividad armada anunciado el 20 de octubre de 2011 y el desarme escenificado en Baiona el pasado 8 de abril. El cierre definitivo de la persiana supondría el final a 58 años de historia saldados con más de 800 víctimas mortales.

El tramo final de año va a ser, en todo caso, intenso en todo ese mundo. A partir de septiembre los presos van a empezar a presentar sus dossieres personales para intentar mejorar su situación penitenciaria a través de la exploración de la legalidad. Un camino, en el marco del cambio de estrategia, que se prevé lleno de dificultades y que la izquierda abertzale asume que pasará por lograr mejoras «progresivas» y comenzando por los internos con delitos menos graves. Las demandas del acercamiento y la libertad de los presos enfermos seguirán en la vanguardia.

Más

Fotos

Vídeos