El macrojuicio por el caso De Miguel se dividirá en 12 piezas y durará diez meses

Las declaraciones se escucharán a partir del 19 de febrero en una sala de la Audiencia de Vitoria que el Gobierno Vasco ha acondicionado con 100.000 euros

S. ARROYO VITORIA.

La sala de la Audiencia Provincial de Araba que albergará a partir del 8 de enero el macrojuicio por el caso De Miguel, la presunta trama corrupta en la que están imputados exmiembros del PNV alavés, se encuentra ya lista para acoger un proceso que, por su complejidad, se dividirá en doce piezas y se prolongará al menos diez meses, a una media de tres sesiones semanales. Se ha elegido la sala de vistas más grande del Palacio de Justicia de Vitoria, acondicionada en su totalidad, para albergar un juicio con 26 procesados en el que prestarán declaración alrededor de 150 personas, 113 de ellas testigos.

Los trabajos realizados en este espacio suponen el mayor porcentaje de los 100.000 euros en gastos que ha sufragado el Gobierno Vasco para preparar toda la logística. La iluminación se ha transformado completamente, con haces de led que recorren todo el techo de la sala. Y el espacio reservado para el público se ha achicado para dar cabida a letrados, procuradores y la veintena larga de asientos que ocuparán los imputados, entre los que destaca el que fuera 'número dos' del PNV en Araba, el exdiputado foral Alfredo de Miguel. La Fiscalía pide para él más de 54 años de cárcel. Le considera el líder de la supuesta trama de comisiones ilegales.

Los trabajos de equipamiento concluyeron hace escasamente una semana. Cinco grandes pantallas de televisión han sido instaladas en el centro y uno de los laterales de la estancia judicial para el visionado de los documentos clave del mayor sumario por presunta corrupción instruido en Euskadi. Una señal en directo de audio y vídeo saldrá de ese recinto para los medios de comunicación, que seguirán el juicio desde un lugar diferente, habilitado en la última planta de la edificio.

La sesión del día 8 de enero, a la que acudirán todos los imputados, tendrá carácter preliminar. En ella los letrados revisan las cuestiones del procedimiento e incluso se podría dar el caso de que alguno de ellos solicitase la nulidad. Ese día acudirán todos los imputados, aunque no será hasta el 19 de febrero cuando arrancarán las declaraciones. Queda por dilucidar si el interrogatorio de los encausados se va a realizar al principio o avanzado el proceso.

El tribunal lo presidirá el magistrado Jaime Tapia y estará compuesto también por Elena Cabero, ponente de la sentencia, y por Raúl Aztiria. Se han fijado sesiones hasta el 25 de octubre, en una planificación que aún no se da por cerrada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos