El lehendakari viajará a Quebec en octubre para defender un modelo de consulta pactada

Iñigo Urkullu, ayer en el acto 'Araba 4.0' en Vitoria./EFE
Iñigo Urkullu, ayer en el acto 'Araba 4.0' en Vitoria. / EFE

Urkullu, que liderará el primer viaje del Gobierno Vasco a la provincia canadiense, ve en la Ley de Claridad un ejemplo para afrontar conflictos como el catalán o el vasco

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco ultima estos días el próximo viaje oficial del lehendakari al extranjero, que se producirá a finales de octubre y tendrá como destino la provincia canadiense de Quebec. El objetivo principal del desplazamiento será la firma de un convenio de colaboración con las instituciones quebequesas, que se convertirán en el séptimo socio estratégico de Euskadi en el mundo. Aunque Iñigo Urkullu también aprovechará el viaje para ponderar la Ley de Claridad que el Parlamento de Canadá aprobó en el año 2000 para dar cauce a las aspiraciones soberanistas de Quebec. El lehendakari ve en este modelo, como en el del referéndum que Reino Unido y Escocia acordaron para 2014, dos ejemplos de «soluciones pactadas y legales» que podrían dar una salida al conflicto catalán y servir de base para ratificar el nuevo estatus que el PNV defiende para Euskadi.

Fuentes de Lehendakaritza confirmaron ayer a este periódico que el viaje de una delegación del Gobierno Vasco a Quebec está casi confirmado, a no ser que la situación catalana se complique tanto después del 1-O que desaconseje cualquier desplazamiento. El lehendakari acudiría a Quebec acompañado por la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, que enfocará su visita en cuestiones más económicas y empresariales. Urkullu, por su parte, llevará el peso de los encuentros institucionales con representantes del Gobierno de Quebec, así como con instituciones culturales y universitarias. También encabezará un encuentro con representantes de la diáspora vasca en esta provincia de Canadá.

Cuando estos viajes del Gobierno Vasco incluyen la presencia del lehendakari suele ser porque el máximo dirigente del Ejecutivo tiene en mente lanzar algún mensaje político que vaya más allá de los acuerdos económicos. En el caso de Quebec (un destino que ha estado en la agenda de los gobiernos del PNV desde hace décadas, aunque nunca antes había llegado a concretarse), el sentido de ese mensaje irá encaminado a valorar el paso adelante que supuso la aprobación de la Ley de Claridad para encontrar un acomodo constitucional a las aspiraciones soberanistas de una parte importante de la sociedad quebequesa. Aunque ese instrumento legal nunca ha llegado a aplicarse porque, desde su aprobación en 2000 por el Parlamento canadiense, la posición secesionista no ha logrado mayorías claras en Quebec.

Considera que el Estado español debería seguir el camino abierto por Canadá y Reino Unido

Lehendakaritza cree que la propuesta «respeta el ámbito jurídico», así que no prevé roces con el PSE

El lehendakari ya dejó claro el pasado domingo, en su discurso en el Alderdi Eguna del PNV, que los modelos de Quebec y Escocia son un referente para él a la hora de «ejercer la capacidad de decidir nuestro futuro de forma legal y pactada». Aseguró que «el modelo es Quebec. Mejor dicho, Canadá, que acepta la Ley de Claridad». Añadió que el modelo también es Escocia «o, mejor dicho, Reino Unido, que acepta su realidad plurinacional y permite que Escocia decida su futuro en democracia y libertad». En esta línea, Urkullu insta al Estado español a «aceptar su plurinacionalidad» y dar «un cauce legal y pactado para consultar» a los ciudadanos tanto en Cataluña como en Euskadi.

Fuentes cercanas al lehendakari consideran que la defensa de esta postura en el viaje a Quebec no tiene por qué provocar roces en el Gobierno de coalición de PNV y PSE. «Urkullu no propondrá nada que esté fuera del ámbito jurídico o que se aleje de una vía legal y pactada, sino que animará a que se produzca un acuerdo con el Estado para que estas consultas a la ciudadanía puedan ser una realidad», aclaran.

El Gobierno Vasco aún tiene que atar los últimos cabos del viaje, que se prolongará cerca de cinco días. En principio, la idea del lehendakari es estar en Quebec (cuya capital lleva el mismo nombre y cuya ciudad más poblada es Montreal) el lunes 30 de octubre y el regreso podría organizarse para el sábado 4 de noviembre.

Séptimo socio estratégico

Quebec se convertirá en el séptimo socio estratégico del Gobierno Vasco y se sumará a una lista a la que este mismo año se ha incorporado el Departamento colombiano de Cundinamarca, a donde el lehendakari se desplazó el pasado mayo, también acompañado por la consejera Tapia. La red de alianzas estratégicas de Euskadi se compone de otras cinco regiones internacionales: las europeas Aquitania (Francia), Baviera (Alemania) y Flandes (Bélgica), la asiática de Jiangsu (China) y la americana Querétaro (México).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos