Lander Martínez: «Euskadi quiere ser progresista, pero si el PSE prefiere seguir con el PNV, Podemos tomará ese liderazgo»

Lander Martínez, en los alrededores del Parlamento Vasco en Vitoria./RAFA GUTIÉRREZ
Lander Martínez, en los alrededores del Parlamento Vasco en Vitoria. / RAFA GUTIÉRREZ

«Un acuerdo de autogobierno con PNV y EH Bildu no es suficiente, y con el PP es imposible pactar nada», asegura el secretario general de Podemos Euskadi

ELISA LÓPEZSAN SEBASTIÁN.

Hace solo dos meses que tomó las riendas de Podemos en Euskadi. Es poco tiempo, pero suficiente para que Lander Martínez (Vitoria, 1989) haya logrado algo importante; hacer un partido más «calmado» y en el que las distintas almas que lo integran ya trabajen codo con codo. Ahora está inmerso en el trabajo de las ponencias de paz y autogobierno y apuesta por los grandes acuerdos. Por eso reclama «voluntad de pacto» entre todos los partidos.

-¿Qué balance hace de los dos meses al frente del partido en Euskadi?

-Ha pasado poco tiempo, pero el balance es positivo. Dirigir una formación también depende de cómo sea cada uno, y yo soy una persona muy planificadora. Esto hace que quizá el arranque sea muy lento. Pero va bien. Vamos por buen camino.

«Un nuevo pacto social no puede basarse en utilizar una mayoría contra una minoría»

«Lo que quiere el PP en la ponencia de paz es alterar el debate sosegado que tenemos»

«Me hubiera gustado que EH Bildu se hubiera esforzado más en materia de convivencia»

«Sabemos que los homenajes a presos son dolorosos y dañinos para las víctimas»

-Parece que las aguas se han calmado en el seno de la formación, ¿no?

-Yo creo que sí. Llevamos varios meses trabajando en avanzar, en cuáles van a ser nuestros planteamientos de futuro o en cómo nos vamos a implantar en más municipios... y todo esto hace que tengamos un partido mucho más calmado. Ya podemos trabajar codo con codo.

-¿Y cómo ha logrado integrar las distintas almas de un Podemos que se encontraba fragmentado?

-Mentiría si dijera que hoy estamos plenamente integrados. Es un proceso muy largo. Y todavía tenemos que trabajar más para recuperar esas confianzas que estaban minadas entre algunas personas tras meses o incluso años de enfrentamiento interno. Lo primero que hice al salir elegido secretario general fue una apuesta clara por conseguir una ejecutiva plural, y que en dicha ejecutiva estuvieran representadas personas de las diferentes candidaturas que se presentaron a las primarias. Esto hace que todos seamos partícipes de las decisiones políticas que tomamos. Y también es importante que gente de las distintas corrientes tenga a su cargo secretarías de peso.

-¿En este momento cuál es su prioridad?

-Tenemos dos prioridades, una como partido y otra como grupo parlamentario. Y el objetivo como Podemos es más a largo plazo: miramos ya a 2019, a las elecciones municipales y forales, y esto nos obliga a ir de pueblo en pueblo, preparar buenas candidaturas y lograr una estructura sólida y visible para afrontar ese reto tan duro. Y con respecto al Parlamento Vasco entendemos que hay espacios en los que se podrían dar grandes acuerdos, y en los que tenemos que estar presentes con voluntad de pacto y voluntad de desbloqueos, cuando se den esos bloqueos. Esto ocurre en las ponencias de autogobierno y de paz y memoria, que ya están en marcha, y en las que deberíamos pactar acuerdos amplios y transversales de cara al nuevo Estatuto.

-Precisamente, Podemos ha propuesto que la ponencia de autogobierno se abra a la participación ciudadana. ¿Por qué ahora? ¿Esta iniciativa podría retrasar el acuerdo?

-Esta propuesta está encima de la mesa desde que se inició la ponencia. En el calendario inicial que elaboramos ya estaba contemplada. En una ponencia parlamentaria el peso principal del contenido tiene que venir de los partidos políticos, está claro. Y evidentemente la participación ciudadana es importantísima, pero para poder ponerla en marcha necesitas primero una base sobre la que poder participar. Por lo tanto, creamos un trabajo previo; el de asignar textos, las comparecencias, intentar llegar a una síntesis...

-¿Considera que algunos partidos tratan de dilatar el debate para que no se alcance acuerdo en esta legislatura?

-Yo no voy a entrar a decir que tratan de dilatarlo. Pero es evidente que algunos partidos tienen más voluntad de acuerdo que otros. Entiendo que esto tiene que ver con el miedo que provoca un papel en blanco, miedo a poner blanco sobre negro en una serie de acuerdos que van a condicionar la política vasca, y Euskadi en general en los próximos 40 años. Entiendo también que es muy difícil manejar las posiciones internas de cada partido. Y esto se nota cuando por ejemplo el PNV, una de las formaciones que ha tenido que manejar una situación interna complicada en cuanto a autogobierno, tiene que hacer una pirueta en su texto para poder engarzar las dos vertientes que conviven en el partido en un documento único. Respecto a EH Bildu, ha tenido que moverse pero sin plantear todavía de forma clara cuál es el objetivo al que quiere llegar a través de la ponencia de autogobierno. Todo esto hace que se retrase, pero no diría que lo hacen de manera intencionada, sino que hay que partidos que no están incómodos con ese retraso.

-¿Apuesta más Podemos por un acuerdo transversal que por conformar un bloque soberanista?

-Sí. Nosotros siempre lo hemos dejado claro. Apostamos por un acuerdo lo más amplio posible que, a poder ser, acoja a las distintas familias políticas que conviven en Euskadi, y que no se quede nadie fuera, o por lo menos las principales. Ya sabemos que con el Partido Popular va a ser imposible acordar nada. Esta formación observa y comenta lo que sucede y, a veces, incluso amenaza. Pero ya dije yo en su día que llegar a un acuerdo con los dos partidos aber- tzales que hay en Euskadi no nos parecía suficiente. Y ese mensaje ha llegado, ha tenido su resultado. Porque había quien pretendía superar el bloqueo utilizando el rodillo de la mayoría, pero la construcción de un nuevo pacto social no puede tener como punto de partida utilizar mayoría contra minoría. Debemos esforzarnos más en encontrar puntos de acuerdo, puntos factibles, y no fijarnos tanto en el desacuerdo. Aunque entendemos que algún momento habrá juego de mayorías y minorías pero que no sea el punto de partida.

-El reto de Podemos es claramente social. ¿Coinciden más con el PSE o con EH Bildu?

-Yo ya he dicho varias veces que aquí existía la geometría variable del acuerdo, que consiste en salvar pactos diferentes con socios diferentes dependiendo del tema del que estemos hablando. Con nuestro texto en la mano y capítulo por capítulo, podría marcar en qué partes estoy de acuerdo con unos o con otros, y seguro que casi todos los partidos aparecen. Nosotros, evidentemente, hacemos una apuesta social que vertebraría un estatuto que tenga como base el blindaje de los derechos sociales. El PSE y EH Bildu lo vieron con buenos ojos, pero sobre todo, lo importante, es que ya se ha asumido como parte de este nuevo estatuto el blindaje de dichos derechos.

-En materia de paz, Podemos marcó una posición muy contundente contra los homenajes a etarras. ¿Le sorprendió que su proposición de ley fuera más explícita que la del PSE?

-Nosotros hicimos lo que consideramos correcto. Sabemos que este tipo de homenajes son muy dolorosos para las víctimas, además de dañinos e injustos. También es verdad que hubo quienes se movieron para tratar de alcanzar un acuerdo de lo más amplio posible en este ámbito. Y esto no se le puede reprochar a nadie. Yo valoro ese esfuerzo.

-¿Y se esforzaron todos?

-Me hubiera gustado que EH Bildu se hubiera esforzado más cuando nosotros les presentamos diferentes alternativas antes de llegar a un texto final. Podíamos haber alcanzado un acuerdo...

-¿Está Podemos muy alejado de EH Bildu en cuestiones de paz y convivencia?

-Es cierto que con EH Bildu existe una sintonía menor en estas cuestiones. En memoria y convivencia tenemos puntos de vista muy diferentes, aunque no tenemos ningún reparo a la hora de hablar. Sin embargo, en el tema social sí podemos estar más cerca.

-¿Sería posible alcanzar un acuerdo sin el PP en la ponencia de paz?

-Es que, de entrada, no está en la ponencia de paz. El acuerdo va a tener que ser sin el PP. A mí me gustaría que sí estuviera y que aportara su punto de vista, que es importante, y que pudiéramos alcanzar un pacto entre todos los partidos, que es lo que necesita este país. Lo que está haciendo el PP, muchas con afán electoralista y con intención además de que la ponencia dé pasos atrás, es llevar a plenos proposiciones para alterar el debate sosegado que se está intentando mantener.

-¿Qué le parece que Francia acerque presos de ETA a Euskadi? ¿El Gobierno español debería seguir esos pasos?

-Sin duda. Siempre he defendido el acercamiento sin condiciones de los presos. Pero me gustaría, y creo que además aportaría mucho a la convivencia en Euskadi, que esas personas que están privadas de libertad reconociesen que el daño causado ha sido injusto y que no debería haberse realizado. Significaría un gran paso adelante. Pero, por otra parte, no creo que tuviese que ser una condición indispensable para respetar unos derechos de prisión dignos, así como tampoco que sus familias tuvieran castigos añadidos.

-¿La situación de Cataluña les ha influido a la hora de buscar acuerdos transversales?

-Nuestra posición no ha variado nada por la situación que se ha vivido en Cataluña. En absoluto. Precisamente, lo que ha sucedido allí refuerza y demuestra que nuestra posición es la razonable y la correcta... Es decir, lo que hace falta son acuerdos transversales y que aprendamos a construir dentro de sociedades plurales. La polarización siempre complica la cimentación de esa pluralidad. Lo que han demostrado los resultados electorales en Cataluña es que en ese tipo de escenarios tan divididos quien pierde habitualmente es la izquierda.

-¿Y esos resultados electorales podrían hacerse extensibles al resto del Estado o a Euskadi? Las encuestas no son nada halagüeñas...

-Absolutamente no. Si algo han demostrado las encuestas es que en Euskadi la bajada en la intención de voto es mucho menor que en el resto, y que mantenemos el mismo número de escaños en el Parlamento Vasco. En este sentido, no son en absoluto resultados extrapolables. Es que el escenario político catalán no es normal, es extremo...

-¿Entonces su objetivo sigue siendo conformar un gobierno progresista en 2020, ser la alternativa al PNV?

-Sí. Seguimos reafirmándonos en que existe una mayoría progresista en Euskadi que en este momento, por desgracia, se ve rota porque el PSE ha preferido acordar con el PNV para sobrevivir. Entendemos que hay muchas posiciones que acercar y muchas que variar, pero en Euskadi se ha votado progresismo. Y si otros no están dispuestos a hacerlo, seremos nosotros quienes tomemes el liderazgo de ese camino.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos