Lander Martínez: «Aquí es imposible el pacto con el PSE, está aliado con el PNV, nuestro principal adversario»

Lander Martínez, secretario de Organización de Podemos Euskadi, en la sede de la formación morada en Bilbao.
Lander Martínez, secretario de Organización de Podemos Euskadi, en la sede de la formación morada en Bilbao. / PEDRO URRESTI
Lander Martínez, portavoz de Elkarrekin Podemos

«Creo sinceramente que nuestra presencia condiciona el día a día del Parlamento Vasco de manera positiva», afirma

ELISA LÓPEZSAN SEBASTIÁN.

No quiere empezar esta entrevista sin lanzar un mensaje de solidaridad a las víctimas del atentado en Barcelona. Confiesa que le duele ver tanto sufrimiento y tantas vidas rotas inútilmente. Lander Martínez, portavoz de Elkarrekin Podemos en el Parlamento Vasco y secretario de Organización de Podemos Euskadi, reflexiona sobre el recorrido de la formación morada y habla de posibles pactos para lograr «una mayoría progresista».

-Hay voces en Podemos Euskadi que hablan del peligro de 'psoeización' del partido. ¿Qué opina?

-Es verdad que dentro de Podemos hay personas que temen que nos convirtamos en un partido socialdemócrata clásico. Pero esto tiene más que ver con cuál es la posición de nuestra formación dentro del espectro político que con nuestro funcionamiento interno. Y también tiene que ver con el constante equilibrio que hacemos entre mantener nuestros principios relativamente intactos y, a la vez, entender cuáles son los principios de la mayoría para poder acceder a ella.

-Un equilibrio complicado...

-Sí. Porque pueden suceder ambas cosas. Que renuncies a tus principios y acabes siendo un partido convencional o, por el contrario, que te aferres a tu pureza ideológica y te alejes demasiado de lo que piensa la gente...

-¿Cree que la presencia de Podemos se está desdibujando en las instituciones vascas?

-Desde sus inicios Podemos ha condicionado las instituciones en las que ha estado presente, incluido el Parlamento Vasco. Y creo, sinceramente, que nuestra presencia es importante y supedita el día a día de la Cámara de Vitoria de manera positiva. Pero, evidentemente, como partido nuevo que somos, adaptarnos a una institución es difícil, como también lo es trabajar en coalición, aunque reconozco que la nuestra funciona de manera eficaz. También es verdad que los primeros meses de legislatura no hemos tenido toda la proyección mediática que hubiéramos deseado. En la televisión pública, por ejemplo, hemos tenido menos presencia que otras organizaciones.

-Y en la calle, ¿el ciudadano percibe la presencia de Podemos?

-Me parece que todavía es pronto. Apenas llevamos un año de trabajo político. Y es difícil medir si la gente está al tanto o no de lo que estamos haciendo. Este es precisamente nuestro objetivo, llegar a la ciudadanía, que se nos sienta. Sin embargo, en las redes sociales, la gente sí nos sigue.

-Una de sus prioridades es la propuesta para la ponencia de autogobierno que llevan meses esbozando. ¿Cuáles serán sus líneas maestras?

-Estamos desarrollando un texto que parte de una premisa, y es que lo que está en juego en este momento no es simplemente elaborar un nuevo estatuto, lo que está en juego es el modelo de país que queremos para los próximos años. Y nuestro documento apunta a un pacto entre vascos y vascas sobre cómo queremos desarrollar Euskadi, cómo queremos que sea su encaje, cómo queremos que se desarrollen las herramientas para decidir... Es decir, todo lo que tiene que ver con el modelo de país. Esto es lo que se va a debatir entre todos los partidos y que ya está encima de la mesa.

-¿Y por qué modelo apuestan?

-Por un modelo que se cimenta en tres premisas. Queremos un estatuto que nos permita vivir mejor que ahora, convivir mejor que antes y más libremente que nunca. Apostamos por un Estatuto que nos permite blindar el reparto de oportunidades, los derechos sociales, la igualdad entre mujeres y hombres, y también que nos proporcione herramientas para debatir y decidir qué se va hacer con las competencias que se obtengan y cómo se van a gestionar. También presentaremos una serie de propuestas en torno a los instrumentos necesarios para poder tener más capacidad de decisión, sobre todo en el ámbito territorial, que es uno de los grandes debates en conflicto.

-Ustedes defienden el modelo canadiense para una Ley de Claridad.

-Sí. Nuestra apuesta va, como hemos apuntado en muchas ocasiones, hacia el modelo canadiense: un modelo bilateral, pactado, con preguntas claras y mayorías claras. Una especie de Ley de Claridad que garantice que si un colectivo impugna el modelo territorial, habría que analizarlo democráticamente. Insisto, todo dentro de un marco bilateral y pactado. No compartimos, aunque la respetamos, la vía unilateral catalana.

«Nos gustaría una mayoría progresista en el Parlamento Vasco con socialistas y EH Bildu»

«Nuestro documento de autogobierno busca un pacto entre vascos sobre el encaje de Euskadi»

«No compartimos la vía unilateral catalana, preferimos el modelo bilateral canadiense»

«No hay que enfrentarse al turista, sino buscar un término medio entre el turista y el ciudadano»

-¿Cuándo van a presentar su propuesta?

-Queremos presentarla antes de la primera reunión de la ponencia con todos los partidos vascos, que se celebrará el 21 de septiembre.

-También han anunciado que quieren «sacar la ponencia a la calle».

-Sí, sí. Hemos propuesto llevar a cabo procesos participativos en la calle para que el ciudadano también pueda aportar ideas. Que no solo sean los políticos. Desde sindicatos hasta sociedad civil.

Los datos del CIS

-La última encuesta del CIS reflejó una recuperación del PSOE. ¿Ha perdido Podemos su oportunidad?

-Las encuestas hay que mirarlas con sumo cuidado. Según las últimas cifras del CIS, Podemos no baja y el peor parado es el Partido Popular porque, a pesar de seguir en cabeza, pierde votos. Y aunque, de momento, Podemos no supera al PSOE, me parece importante señalar que la llegada de nuestra formación a la vida política está empezando a cambiar algunos aspectos del país, aunque todavía no estemos gobernando.

-¿Entonces no han perdido una oportunidad?

-Evidentemente habrá muchas otras oportunidades para gobernar en diferentes ámbitos. En cualquier caso, el objetivo no solo es presentarse a unas elecciones y ganarlas, también es mejorar el país, insisto. Es un proceso muy largo. Y si hacemos una lectura a largo plazo, la pérdida de votos del PP es un dato muy importante a nuestro favor, porque nuestro mayor objetivo es el de desalojar a Rajoy de La Moncloa.

-¿Teme que el 'efecto Sánchez' pueda robarles electorado?

-Este 'efecto' no se conocerá hasta que no sepamos cuál es la hoja de ruta definitiva de Sánchez, y veamos cómo se plantea el contexto político porque él apenas ha vivido el curso en el Congreso. Hasta entonces no sabremos cómo afrontará realmente los retos del año que viene: los Presupuestos Generales del Estado o Cataluña, por ejemplo. Y, sobre todo, cómo afrontan la llegada de Sánchez los socialistas vascos -que es lo que a nosotros nos interesa- que, por lo pronto, parece que no les está afectando absolutamente en nada.

-¿Cree que el pacto PSOE-Podemos alcanzado en Castilla-La Mancha sería trasladable a otras comunidades?

-Cada comunidad tiene su propia idiosincrasia y cada una vive en contextos muy diferentes. En nuestro caso, en Euskadi, es paradigmático. El PSE está en el Gobierno y nosotros en la oposición, y además gobierna con el PNV, partido con el que nosotros estamos claramente enfrentados. Así sería imposible hacer un pacto de este tipo. Es que, repito, los socialistas están aliados con quien nosotros consideramos nuestro principal adversario político. En Valencia sí hay una suerte de acuerdo. Y en Andalucía existe un enfrentamiento claro entre formaciones. Es decir, cada comunidad deberá analizar el beneficio político que se podría obtener de un posible acuerdo.

-¿Entonces podría abrir Podemos una etapa con los socialistas vascos si se distanciasen del PNV?

-Siempre hemos tendido la mano a los socialistas vascos. Desde el principio, desde la propia campaña electoral, antes de entrar en el Parlamento Vasco. Consideramos que podríamos conformar una oposición con una mayoría progresista -PSE, Podemos, EH Bildu- que podría sacar muchas iniciativas adelante. Nos gustaría mucho acercarnos, pero el PSE está muy acomodado como está, con el PNV.

-¿Y una alternativa al pacto PNV-PSE, apuntalado por el PP, pasaría por aliarse con EH Bildu, una entente con la izquierda abertzale?

-Cuando hablamos de sacar mociones o iniciativas adelante, lo planteamos desde la identidad de nuestro propio partido, desde nuestra propia coalición, que ya está consolidada. No contemplamos, de momento, alianzas permanentes con ningún agente político. Pero sí entendemos que existen afinidades, sobre todo en lo social, con PSE y EH Bildu -porque en lo territorial y en la convivencia hay diferencias evidentes con estos últimos-, y obviamente nos gustaría contar con ellos y alcanzar una mayoría progresista en el Parlamento Vasco, tanto para sacar mociones como para evitar ir hacia atrás, como ha ocurrido, por ejemplo, con la actualización de la RGI. Pero el PSE está muy cómodo en su papel dentro del Gobierno Vasco con el PNV a pesar de que sea efímero. Lo que hace es dar más aire a los nacionalistas.

-¿Cómo abordaría Podemos la gestión del turismo en estos momentos tan convulsos?

-Todo el que quiera protestar de manera democrática tiene derecho a hacerlo. Pero entiendo que la cuestión del turimo requiere debate. Ya hace meses se lo planteamos en la Cámara de Vitoria al propio consejero Retortillo, al que advertimos que se avecinaban problemas. Pero no hizo nada. Y ahora, por fin, se ha puesto el debate sobre la mesa, pero planteado en unos términos simplistas inaceptables. No se puede debatir en términos de 'turismofobia' ni de enfrentarse directamente al turista... Hay que encontrar un término medio entre el turista y el ciudadano.

-¿La asamblea política que celebrarán en otoño servirá para marcar la hoja de ruta de Podemos Euskadi?

-Sí. Nuestra organización tiene que prepararse para afrontar retos. Uno de ellos, por ejemplo, de cara a las próximas elecciones municipales o forales que se celebrarán dentro de dos años. Y, por supuesto, continuamos con la coalición Elkarrekin Podemos, que es una de las partes más satisfactorias que estamos haciendo en el Parlamento Vasco. Hemos logrado una buena forma de funcionar y creemos que tiene futuro político.

-Un sector crítico con la dirección de Podemos Euskadi censura que la figura de Pili Zabala se ha diluido, que no tiene presencia.

-Pili es la presidenta del grupo parlamentario y encabeza la comisión de Educación. Pero, evidentemente, tiene menos presencia que cuando fue candidata a lehendakari. Sin embargo, la gente debe saber que es un gran valor para Podemos.

Más

Fotos

Vídeos