«Están jugando con fuego en Cataluña y ya nadie controla la situación»

«Tengo claro que Euskadi haría un nefasto negocio si cambiara nuestra situación por la catalana»

A. G. E.

¿La alta tensión que se vive en Cataluña desde hace unos días marca un antes y un después?

-La situación se está yendo de las manos. Puigdemont es preso de la estrategia suicida de la CUP y lleva tiempo jugando a los hechos consumados y a alimentar en la calle la frustración social que supone ver frenada la estrategia unilateral que estaba condenada de antemano. La irresponsabilidad no puede ser mayor. Enfrente tenemos a un Gobierno del PP que no sabe y no quiere reconocer el cariz político que tiene el conflicto y, fiel al estilo de Rajoy, ha dejado que el problema se pudra. Están jugando con fuego y ya nadie controla la situación.

-¿Cómo ve la actuación del Gobierno de Rajoy?

-La ley ha de ser respetada en democracia, pero la falta de relato político, de empatía y de capacidad negociadora ha dejado huérfana a la ciudadanía no independentista de Cataluña, que hoy por hoy es mayoritaria, pero se encuentra arrinconada socialmente por la enorme capacidad de movilización que muestra el independentismo. El único referente que aporta en medio del fuego cruzado algo de raciocinio y seriedad es el PSC de Miquel Iceta. A medio plazo, se demostrará que si hay algún actor que puede abordar este problema y estar a la altura de las circunstancias es el Partido Socialista.

-¿Le molestó que Markel Olano fuera a la manifestación de Gure Esku Dago en apoyo a Cataluña?

-Es evidente que hay tensiones dentro del nacionalismo y estos gestos vienen a alimentar a determinadas parroquias del nacionalismo que quizás están viviendo ahora unas tensiones internas producto de la exacerbación del soberanismo en Cataluña y del volcán catalán. En la medida en que el PNV no pierda los nervios y no se deje arrastrar por las tentaciones de EH Bildu de catalanizar la política vasca no habrá problema. En ese sentido, estoy tranquilo.

-¿Cómo pueden influir en Euskadi estos gestos del PNV?

-Euskadi ya ha pasado por esa fase, no de forma tan exacerbada, pero creo que los efectos que tuvo para el PNV es posible que le hayan vacunado. Lo que a mí me da tranquilidad es que la vía que estamos construyendo el bipartito y los liderazgos compartidos son netamente opuestas y están dando resultado. Me cuesta creer que pueda contagiarnos, más si cabe viendo el nefasto resultado que supondría. Tengo claro que Euskadi haría un nefasto negocio si cambiara nuestra situación por la de Cataluña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos