Josu Erkoreka: «El Gobierno incumple el Estatuto a sabiendas; eso es prevaricación»

Josu Erkoreka posa en una de las entradas de la Alhóndiga de Bilbao. / BORJA AGUDO

«Nuestra reivindicación de las transferencias pendientes no supone que se vaya a constituir una Seguridad Social propia e independiente», asegura el portavoz del Gobierno Vasco

MIGUEL VILLAMERIELBILBAO.

Josu Erkoreka (Bermeo, 1960) prepara a su departamento de Gobernanza Pública y Autogobierno para elevar el listón de las reivindicaciones a la vuelta del verano. Considera ineludible que el Gobierno central acceda a negociar las transferencias pendientes para culminar el Estatuto, por lo que en septiembre escribirá una carta a la vicepresidenta para instarle a abrir una negociación. Erkoreka asegura que la dejación que ha mostrado el Ejecutivo de Rajoy hasta el momento se puede calificar como «prevaricación».

-Esta semana se ha ratificado la nueva ley del Cupo en la Comisión Mixta del Concierto. Ha habido acuerdos entre gobiernos en lo económico, pero ¿por qué no terminan de llegar en cuestiones más políticas?

-No será porque el Gobierno Vasco no esté desarrollando intentos para ello... Hemos tratado de propiciar un entendimiento sobre la culminación del Estatuto desde la legislatura de la mayoría absoluta del PP, cuando también hubiéramos firmado gustosos el actual acuerdo sobre el Cupo, pero hasta ahora no ha sido posible. En 2014 remití una carta a la vicepresidenta del Gobierno pidiéndole una reunión para desbrozar el camino para nuevas transferencias, aunque no obtuve respuesta. Ahora estoy preparando una nueva carta para reclamar de nuevo a Sáenz de Santamaría que se retomen las negociaciones a partir de septiembre, cuando ya habremos elaborado el informe de actualización de las transferencias.

«Escribiré una carta a Sáenz de Santamaría en septiembre para poder iniciar una negociación»

«Ni la Constitución ni el Estatuto hablan de la 'caja única', es un invento posterior que hizo el TC»

«Montoro tiene simpatía por la foralidad, pero su postura no la comparten el resto de los ministros»

«El Gobierno Vasco no tiene una idea de modelo de Estado porque lo forman dos partidos»

-El ministro Montoro hizo una encendida defensa de la foralidad al firmar el acuerdo del Cupo. ¿La singularidad vasca no es tan bien recibida por otros miembros del Gobierno, como la vicepresidenta?

-Hay que reconocer que la trayectoria de Montoro nunca ha sido refractaria a los derechos históricos plasmados en los regímenes financieros forales. Él siempre recuerda que en 2002 fue quien impulsó la declaración del Concierto Económico con carácter permanente. La suya es una posición personal que no tienen por qué compartir, ni comparten, el resto de miembros del Gobierno central. En cualquier caso, tengan o no esa simpatía por la tradición foral, la foralidad forma parte del ordenamiento jurídico vigente, por lo que hay que asumirla y respetarla.

-¿Confía en que antes de final de año se puedan producir avances en el autogobierno?

-Escribiré la carta a la vicepresidenta con la expectativa de encontrar una disposición favorable. No voy a poner fechas, pero espero que antes de que acabe el año podamos tener una primera reunión, por lo menos.

-¿Le sorprendió que Sáenz de Santamaría visitara esta semana Euskadi y no le propusiera una reunión?

-En ningún momento se contempló la posibilidad de que nos reuniéramos. No le doy más importancia.

-¿Tiene la impresión de que el Gobierno central no muestra demasiado interés en reunirse para hablar de transferencias pendientes?

-Nadie del Gobierno central me ha transmitido un mensaje en ese sentido. Quiero suponer que tendrá tanto interés como el Gobierno Vasco en dar cumplimiento al ordenamiento jurídico vigente, y que le genera la misma inquietud y la misma alarma que a nosotros que haya previsiones estatutarias que, casi 40 años después de su aprobación, todavía no se han cumplido. Quiero suponer, por tanto, que tiene un interés objetivo en que el Estatuto se cumpla.

-En la última semana, Rajoy y Sáenz de Santamaría han alabado la «estabilidad» que aporta el PNV en contraposición a Cataluña. ¿Están cómodos con ese mensaje?

-Es curioso que se haya introducido en el debate público esa dualidad de 'vasco-bueno, catalán-malo', cuando hace escasamente dos años se difundió la impresión contraria: al lehendakari Urkullu se le criticaba porque Artur Mas tenía un puente de comunicación con Rajoy, mientras al lehendakari no le recibía en la Moncloa. Ni entonces nosotros éramos malos y los catalanes buenos, ni ahora ocurre lo contrario.

-¿Los avances en autogobierno estarán inexorablemente unidos al apoyo del PNV a los Presupuestos?

-Poco puedo decir sobre los hipotéticos apoyos del PNV en el Congreso, pero como Gobierno nosotros estamos obligados a buscar la mejor relación institucional posible con el Ejecutivo español. Si en las Cortes se dan condiciones políticas que favorezcan ese entendimiento entre gobiernos, pues estará muy bien.

-Por su experiencia como portavoz en el Congreso -en 2011 participó en la negociación de las últimas transferencias que han llegado a Euskadi-, ¿el Gobierno central solo negocia cuando tiene necesidad?

-Así ha sido también en el acuerdo sobre el Cupo... Solo puedo decir que nosotros no vamos a cejar en nuestras reivindicaciones.

-Han fijado como prioridades la gestión del régimen económico de la Seguridad Social y la competencia de Prisiones. Dos traspasos que despiertan recelos en el Gobierno central. Por ejemplo, ha puesto como línea roja la ruptura de la 'caja única' de la Seguridad Social.

-Cuando escucho a alguien invocar la 'caja única' ante la reclamación de esa transferencia me viene a la memoria el refrán: '¿De dónde vienes? Manzanas traigo'. La 'caja única' no aparece ni en la Constitución ni en el Estatuto, es un invento posterior del Tribunal Constitucional que ha hecho suyo la legislación básica del Estado. Se ha convertido en una especie de tótem sagrado, pero no puede ser un argumento que nos lleve a la conclusión de que nada hay negociable en relación a una materia que está reconocida en el Estatuto.

-¿...?

-Será en todo caso un límite que genere el Gobierno central cuando se negocie esa transferencia, pero que no invoque ritualmente la 'caja única' sin sentarse y decirnos en qué afecta al cumplimiento de ese artículo del Estatuto. Nuestra reivindicación de ese traspaso no supone que se vaya a constituir una Seguridad Social propia e independiente.

-El Gobierno central también tiene reparos en hablar de la competencia de Prisiones...

-Una vez más, pedimos el cumplimiento del Estatuto, que contempla en dos preceptos la competencia de la gestión de los centros penitenciarios y la ejecución de la legislación penitenciaria. Exactamente los mismos que se transfirieron hace años a Cataluña. Lo que, desde el punto jurídico, es aún más lacerante.

-Algunos miembros del Gobierno se escudan en que la política penitenciaria corresponde al Estado.

-Las atribuciones que la legislación penal y penitenciaria confieren a los jueces de vigilancia penitenciaria no pasarían a manos del Gobierno Vasco, de la misma manera que tampoco ahora las ejerce el Ministerio de Interior, porque corresponden a los jueces. El caso es ponerse la venda antes de la herida... Vamos a sentarnos en una mesa para hablar.

-¿La existencia de ETA puede complicar el traspaso de Prisiones? El Gobierno podría apelar a que algunas asociaciones de víctimas se posicionarían en contra, por ejemplo.

-¿Qué razón puede justificar que un gobierno incumpla una ley orgánica? ¿Una posible crítica de un colectivo social puede llevarle a decidir que no va a cumplir la ley? Estamos asistiendo en los últimos tiempos a múltiples juicios por prevaricación que acaban en condenas. Responsables políticos que son condenados por prevaricación por adoptar resoluciones contrarias a la ley consciente y deliberadamente. No acabo de ver qué razón social puede justificar una decisión de ese tipo, y menos cuando el Gobierno invoca a la legalidad en Cataluña sistemáticamente. Uno no puede apelar a la legalidad cuando voluntariamente incumple la parte que no le conviene. Así se pierde toda la legitimidad. El Gobierno central no tiene legitimidad para invocar el marco constitucional en Cataluña mientras persista en este tipo de actitudes en Euskadi.

-¿El Gobierno está prevaricando?

-No es que lo diga yo. Prevaricar es hacer algo ilegal sabiendo que lo es. Unos lo harán para desviar fondos, otros porque la presión social se lo impide... Las motivaciones serán diversas, pero el tipo penal de prevaricación está ahí. Estamos ante un incumplimiento deliberado de la ley.

-¿Aunque sea por omisión?

-Se puede prevaricar por acción o por omisión. Si la ley te obliga a hacer algo y tú decides no hacerlo...

-¿La disolución de ETA facilitaría la transferencia de Prisiones?

-En primer lugar, la disolución de ETA no debería demorarse por más tiempo, así como el reconocimiento del daño injusto causado. Pero una cosa no debe asociarse a la otra.

-Otra prioridad es la competencia de Ferrocarriles. ¿Ahí ve más posibilidades de acuerdo?

-Esta semana se han traspasado dos líneas ferroviarias que el TC descatalogó como de 'interés general', y trataremos de convencer al Gobierno para que haga lo mismo con las nueve líneas que faltan por transferir.

-El pasado jueves, el lehendakari Urkullu se reunió con el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Compartieron la idea de abrir una reflexión sobre el modelo de Estado, pero discreparon sobre la forma de llevarla a cabo. ¿Cuál es la posición del Gobierno Vasco en este debate?

-El Gobierno Vasco no tiene perfilado un modelo de Estado cerrado porque lo forman dos partidos que mantienen su libertad de criterio sobre el futuro del autogobierno. Al Gobierno sí le parece positivo que se abra un debate sereno y profundo sobre el modelo de Estado y que una serie de formaciones defiendan que parta del reconocimiento de la plurinacionalidad. Ahora hay un amplio recorrido por delante, que en Euskadi deberá sustanciarse en la ponencia de autogobierno del Parlamento y, en el Estado, en las Cortes.

-El PNV muestra cautela ante una reforma constitucional en clave federal. ¿Abrir ese melón podría ser contraproducente para Euskadi?

-Es verdad que el PNV tiene algunos interrogantes sobre una reforma hacia un modelo federal, que habría que concretar, porque en el mundo hay muchos modelos federales. Muchos de esos modelos, además, son simétricos, lo que puede preocupar ante una hipotética reducción de la singularidad del autogobierno vasco.

-¿El Gobierno Vasco estaría dispuesto a elaborar un texto articulado para el nuevo estatus si la ponencia de autogobierno se lo reclama?

-Es una de las opciones. La ponencia tiene que elaborar primero un documento de bases y principios que sea lo suficientemente explícito para redactar después un texto articulado. Los grupos parlamentarios decidirán si elaboran ellos mismos el texto, se lo encomiendan al Gobierno Vasco o lo hacen a un grupo de expertos.

Más noticias

Fotos

Vídeos