«El PNV sabe que no tener Presupuestos en el Estado sería perder inversiones para Euskadi»

Javier De Andrés, durante la entrevista que se realizó en su despacho de la Delegación del Gobierno, en Vitoria./BLANCA CASTILLO
Javier De Andrés, durante la entrevista que se realizó en su despacho de la Delegación del Gobierno, en Vitoria. / BLANCA CASTILLO
Javier De Andrés, delegado del Gobierno central en Euskadi:

«El Gobierno está pretendiendo constantemente retomar una vía de diálogo con los peneuvistas para refrendar las Cuentas»

AINHOA MUÑOZVITORIA.

A punto de cumplir un año al frente de la Delegación del Gobierno en Euskadi, Javier De Andrés confía en que el PNV no se deje embargar por la crisis catalana y finalmente acabe respaldando los Presupuestos Generales del Estado. Los cinco escaños jeltzales son clave para aprobar las Cuentas de Mariano Rajoy, y De Andrés es consciente de ello. Por eso, no duda en apuntar que si se procede a una prórroga presupuestaria, Euskadi podría atenerse a un retraso en inversiones económicas clave para el territorio.

-Superado el 21-D, ¿cree que es el momento de abordar ya la negociación para los Presupuestos?

-Sí. Y no es el Gobierno de España quien está retrasando esa negociación. Son otros los que ponen algunas pegas y están esperando a otro momento más oportuno. También hay que aceptar esos tiempos y así lo estamos haciendo.

«El PNV no debe someter las Cuentas a una circunstancia ajena a Euskadi como Cataluña»

«Muchas de las transferencias están resueltas, solo quedan temas irrelevantes»

-Entiendo que es el PNV quien está marcando los tiempos entonces.

-Es que es el PNV el que está poniendo ahora mismo las pegas para sacar adelante el Presupuesto. Es una decisión política que tienen tomada ellos y yo no voy a criticar, pero creo que para los vascos lo mejor sería que estuviera en vigor cuanto antes el proyecto presupuestario.

-Mariano Rajoy dijo públicamente que se habían iniciado las conversaciones con los jeltzales, pero éstos las niegan. ¿En qué punto están las relaciones?

-El Gobierno de España está pretendiendo constantemente que podamos retomar una vía de diálogo con el PNV que tenga como consecuencia un refrendo presupuestario. Otra cosa es que el PNV no quiera interpretarlas en esos términos.

-La condición del PNV es clara: no emprenderá una negociación presupuestaria hasta que no se calme la crisis catalana. ¿Hay margen para sacar adelante las Cuentas con el apoyo jeltzale?

-Lo que ha hecho el PNV es dejar esto en manos de quienes tienen que avenirse al cumplimiento de la ley, que son los partidos independentistas. Pero lo que yo no haría es someter un acuerdo de los diputados del PNV en el Congreso a esa circunstancia. Porque eso lo que puede hacer es retrasar oportunidades de inversión y de desarrollo para los vascos por una circunstancia ajena a Euskadi.

«¿Por qué no se plantea en la ponencia la 'extradeterminación'? Es el mismo disparate»

«El informe de torturas es falso y también pone en cuestión la labor de Balza o Atutxa»

-El PNV, en cualquier caso, ha anunciado que no hará nada que no pueda entender su electorado.

-Posiblemente es una cuestión estratégica del PNV que ellos tienen que saber gestionar. Pero a mí me parece que el PNV es consciente de que sería perder una oportunidad para Euskadi el no llegar a esos acuerdos presupuestarios.

-En los Presupuestos de 2017 el PP ofreció como contrapartida el Cupo. ¿Hay alguna otra manera de atraer esta vez al PNV a las Cuentas?

-Las condiciones las conocen muy bien: estabilidad, inversiones y oportunidades para los vascos. No podemos olvidarnos que la propia estabilidad de España le viene muy bien al conjunto de los vascos; y esa normalidad se puede conseguir a través de un Presupuesto que sirva para que puedan desarrollarse inversiones en Euskadi, que van a activar la economía y generar el crecimiento.

-El lehendakari sigue insistiendo en la necesidad de transferir las competencias pendientes. ¿Podría ser un canje a cambio de los cinco votos del PNV en el Congreso?

-Muchas de las transferencias de las que habla están ya resueltas. Y lo dice el propio informe del Gobierno Vasco. Quedan temas absolutamente menores que son irrelevantes.

-¿Irrelevantes? Prisiones y el régimen económico de la Seguridad Social no son, precisamente, asuntos baladí para el Gobierno Vasco.

-Es verdad que hay ciertas competencias que no se han cerrado, bien porque no se ha llegado a un acuerdo o porque el planteamiento que ha hecho el Gobierno Vasco no es constitucional o no encaja dentro de la organización del Estado. Pero luego hay una cosa de la que el PNV no habla nunca, y es que en otras cuestiones el Gobierno Vasco está ejecutando competencias que son exclusivamente del Estado, que van más allá de lo que marca el propio Estatuto de Autonomía. ¿Por ejemplo? La ejecución de la red ferroviaria.

La debacle de Cataluña

-¿ Y usted cree que es posible restablecer la situación de calma en Cataluña que el PNV reclama?

-Yo tengo la esperanza de que los partidos independentistas hayan entendido que sus pretensiones tienen que llevarlas adelante dentro del marco de la ley. Ojalá lo expresaran así cuanto antes para evitarnos, no solamente el problema presupuestario, si no toda la inestabilidad y el daño que están causando.

-¿No le da la sensación de que Cataluña sigue en el casillero de salida?

-Depende de cuál sea la reacción de los partidos. Si las formaciones asumen que éstas han sido unas elecciones autonómicas conforme al Estatuto de Autonomía en vigor en Cataluña, habremos dado un enorme paso adelante.

-Viendo los resultados del PP, ¿le ha salido a su formación el tiro por la culata?

-Desde luego que para el PP hubiese sido más deseable que hubiéramos tenido un mayor respaldo social, indudablemente.

-¿Le preocupa la debacle que ha sufrido su partido?

-Hay que hacer una lectura de este resultado en una clave muy especial. Vemos que la gente ha optado por un voto útil que lo ha capitalizado otra formación política. Porque, en realidad, la estrategia del PP ha sido llevada adelante también con Ciudadanos y con el PSOE.

-¿El aislamiento del PP en Cataluña podría reproducirse aquí?

-La opción que se ha hecho en el País Vasco de centro-derecha es el PP; Ciudadanos ha fracasado íntegramente. Hay mucha gente en Euskadi que tiene una sensibilidad liberal, demócrata-cristiana, que se siente vasca y también española, y la forma de expresarlo es el PP. Y eso va a seguir existiendo.

-Alrededor del 60% del futuro Parlament está a favor del derecho a decidir. ¿Es el momento de que asuman ustedes este debate?

-Donde se ha experimentado eso ha sido un rotundo fracaso. En Escocia no se ha resuelto el problema, sino que ha aumentado las diferencias y la tensión con el resto de Gran Bretaña. Tenemos también el caso de Canadá, y lo único que hemos visto ha sido un empobrecimiento de Quebec muy importante.

-Precisamente dos espejos en los que se mira el Gobierno de Urkullu.

-Pues me parece que sería penoso que en Euskadi pasara lo que ha pasado en Quebec, que el Banco de Montreal está ahora en Toronto.

-En cualquier caso, es un debate que se abordará en el tiempo en la ponencia de autogobierno.

-Una ponencia tiene que tener en consideración cuál es la posición de la otra parte. Eso del derecho a decidir, la autodeterminación, significa que yo voy a decidir lo que quiero independientemente de ti. Y una ponencia, si quiere tener éxito, no puede pensar simplemente en qué es lo que uno quiere.

-¿Ve imposible alcanzar un acuerdo de mínimos?

-Dentro de la ponencia llegarán a los acuerdos que quieran, pero no tiene ninguna validez si no tienen en consideración la opinión del otro. ¿Por qué no se discute en esa ponencia, por ejemplo, la 'extradeterminación'? Es decir, que España pueda expulsar a los vascos. Yo eso no lo quiero, y me parece un disparate que alguien pudiera plantearlo.

-¿El Gobierno estaría dispuesto a promover una consulta pactada?

-No, no lo creo. Porque los derechos son recíprocos.

-¿Y cómo se puede abordar entonces el conflicto territorial?

-Se resuelve buscando puntos de encuentro entre las partes que pudieran estar afectadas en esa relación.

-¿Hay margen para reformar el Estatuto de Gernika y actualizar el autogobierno vasco?

-Creo que el Estatuto y la Constitución están muy bien pensados. Si alguien tiene otra idea que la proponga, pero creo que ambos tienen mucho sentido.

-¿No es partidario de una reforma del Estatuto vasco?

-Puedo pensar que el Estatuto es mejorable y que la relación España-Euskadi puede ser diferente, pero tenemos un acuerdo, que es el Estatuto, y creo que es al que tenemos que tenerle respeto y reconocimiento.

-Otra de las ponencias que seguro dará que hablar es la de Memoria y Convivencia. Seis años después del final del terrorismo de ETA, ¿no cree que es el momento de entrar en este foro parlamentario?

-No. El Gobierno Vasco no está dando confianza para que el PP pueda estar allí.

-¿El informe sobre torturas ha reafirmado su postura en este sentido?

-Claro. Es que, vamos a ver, tener un Gobierno que está haciendo acusaciones sin pruebas al margen del poder judicial me parece que no es la vía.

-¿Pone en duda la existencia de esos más de 4.000 casos de torturas?

-Es indudablemente falso. Ese informe no solo pone en cuestión a la policía, también a todos los forenses. ¿O es que el único que hay y que ha habido es Paco Etxeberria? ¿Qué pasa, que todos los forenses han mentido y han dado cobertura a esas prácticas? También se pone en cuestión el sistema judicial y, por supuesto, a muchos políticos. A personas como Javier Balza o Juan Mari Atutxa. ¿O acaso ellos no tienen nada que decir de que se hayan cometido crímenes de ese tipo en las comisarías de la Ertzaintza? Me parece un despropósito monumental, y creo que sería muy bueno reconsiderar ese informe, porque es ofensivo.

Además

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos