Interior se pone en alerta ante el regreso de yihadistas tras la caída del Daesh

Interior se pone en alerta ante el regreso de yihadistas tras la caída del Daesh

Hasta 222 españoles o residentes en España han vivido en el Califato, según los últimos datos del Gobierno

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los servicios antiterroristas se preparan ya para el que puede ser el mayor desafío para la seguridad nacional de los últimos años: el retorno a España de decenas de yihadistas que durante los últimos tres años han vivido y combatido en las filas del autodenominado Estado Islámico. Radicales muy adoctrinados y con un alto grado de entrenamiento que están volviendo a sus lugares de origen tras la caída de los últimos feudos del ‘califato’ que dirigía Abu Bakr al-Baghdadi en zonas de Irak y, sobre todo, Siria.

Los últimos informes de los servicios de Información, fechados el pasado 30 de octubre, dan cuenta de la envergadura del problema. Según recoge una respuesta del Gobierno al senador de Bildu Jon Iñarritu, Interior tiene «constancia» de que, al menos, 222 individuos (199 hombres y 23 mujeres), tanto españoles como extranjeros residentes en España, han pasado por las filas del Daesh en los últimos años o han sido detenidos justo antes de integrarse en la multinacional terrorista.

Los estudios más actualizados de la seguridad del Estado revelan otro dato inquietante: poco más de la tercera parte de los yihadistas españoles que han estado o están en Siria o Irak está neutralizado en la actualidad. El Ministerio del Interior tiene «pruebas o indicios» fiables del fallecimiento de 47 de estos desplazados y constancia del regreso de 34 de esos sospechosos. De los españoles del Daesh retornados con vida, 13 se encuentran en prisión (ocho en España y cinco en otros países) y 21 estarían en libertad, de los cuales catorce residen en España. Los retornados en libertad en territorio nacional se encuentran sometidos a estrictas medidas de control.

El problema –explican responsables de la seguridad nacional– son por tanto los 141 yihadistas nacidos o residentes en España que siguen supuestamente vivos tras las últimas ofensivas militares ,entre los que se cuentan decenas de radicales de origen marroquí y con vínculos en Ceuta y Melilla, que se desplazaron al ‘califato’ y cuyo paradero se desconoce. A estos yihadistas habría que sumar otras decenas de sospechosos sobre los que los servicios de información e inteligencia no pueden asegurar con certeza que hayan pasado por Siria e Irak.

¿5.000 radicales?

El Gobierno rechaza especular sobre el número de estos españoles cuyo paradero desconoce o sobre otros radicalizados ya en territorio nacional. En la misma respuesta parlamentaria, el Ejecutivo se niega a confirmar las estimaciones del coordinador de la lucha antiterrorista en la Unión Europea, Gilles de Kerchove, quien en una reciente entrevista aseguró que en España podría haber cerca 5.000 radicales islámicos.

La preocupación en Interior por el retorno de estos ‘foreign fighters’ (luchadores extranjeros) es creciente, pero por el momento los servicios de inteligencia afirman no haber detectado movimientos numerosos de regreso.

Su análisis coincide con el realizado por la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS), la principal institución privada en España dedicada al seguimiento de yihadistas. Un informe de AICS, fechado el pasado jueves y al que ha tenido acceso este periódico, afirma textualmente que «hasta el momento, no se ha detectado un incremento masivo de aquellos que viajaron a Oriente Medio a integrarse en las filas de los grupos islamistas, y que ahora pretenden regresar a territorio español». No obstante, este documento advierte que «la situación en Siria , se considera más caótica que hace un mes, por lo que no se descarta que este movimiento de los denominados ‘foreign fighters’, pueda producirse a corto plazo».

Los informes de inteligencia redactados esta misma semana hacen hincapié en la posibilidad de que la principal vía de retorno de estos yihadistas a España (y a partir de ahí a la Unión Europea) sea la marítima, a través principalmente de los puertos de Argelia, que «ofrecen más facilidades de movimiento a los retornados».

«La llegada de estos retornados representa una amenaza mayor de la inicialmente prevista», advierte AICS. Los informes de inteligencia insisten en los numerosos llamamientos del Estado Islámico en descomposición para llevar la yihad a occidente ante la imposibilidad de frenar el flujo de yihadistas europeos que regresan según se van perdiendo los territorios de Siria e Irak.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos