Interior estrecha el cerco sobre las urnas del 1-O tras requisar el grueso de la propaganda

La Guardia Civil, tras un nuevo golpe en Sabadell, ha retirado ya más de 1,5 millones de carteles y folletos del referéndum

DV

Es la prioridad de las Fuerzas de Seguridad del Estado. El golpe de efecto que quiere el Gobierno. Y los servicios de Información de la Policía y sobre todo de la Guardia Civil creen que están cerca de conseguirlo: incautarse de las urnas del referéndum. O, al menos, de las que ya están preparadas, porque los agentes son conscientes de que la Generalitat y los independentistas tienen capacidad de fabricar otras muchas en un tiempo récord. Según revelaron ayer fuentes de esta operación, se trata de una ‘batalla de cartón’. Tanto el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) como los funcionarios de la Guardia Civil que tratan de frustrar los preparativos del 1-O dan por hecho que las urnas serán de pasta de papel, las más fáciles de producir, y que el Gobierno autonómico tiene varios planes para fabricarlas, también fuera de España, para que en el caso de que se produzca una incautación, poder sustituirlas en cuestión de horas. Por ello -apunta- los funcionarios quieren apurar hasta el último momento para la aprehensión para reducir la capacidad de reposición.

El desafío de las fuerzas de seguridad dependientes del Ministerio del Interior es interceptar esas urnas de cartón antes de que sean distribuidas, lo que haría mucho más difícil retirarlas. Las fuentes de seguridad del Estado consultadas rechazan hablar de cifras (la Generalitat ya señaló que tenía listos 6.000 receptáculos), pero admiten sin ambages que será «imposible» evitar que haya «urnas del cartón» en Cataluña el 1 de octubre. «Otra cosa es que esas urnas tengan que ponerlas en los parques», apostillan.

Entretanto, la Guardia Civil se muestra muy satisfecha. «Estamos cumpliendo», afirman los mandos del instituto armado, que apuntan a que han evitado que el grueso de la publicidad sobre la consulta haya llegado a las calles. Ayer, cuarto día de ‘campaña electoral’, los funcionarios dieron su cuarto golpe consecutivo a la infraestructura del referéndum. Desde el viernes, los funcionarios han retirado de la circulación más de 1,5 millones de carteles y folletos relacionados con el referéndum, tanto de publicidad institucional del Gobierno que preside Carles Puigdemont como de propaganda a favor del ‘sí.

Otros 113.000

Ayer fueron retirados 113.000 carteles con el logo de la Generalitat publicitando la votación y con la ya conocida imagen de la bifurcación de vías de tren. Estaban en una nave de la empresa Enquadernacions Rovira de Sabadell ubicada en el carrer Bernat Metge, en el polígono conocido como Zona Hermética de la localidad barcelonesa de Sabadell.

El domingo, los agentes se incautaron de más de 1,3 millones de carteles, pasquines, dípticos y pósters relativos a la consulta y listos para ser distribuidos en una nave de la localidad barcelonesa de Montcada i Reixac, que estaba siendo vigilada por los efectivos del instituto armado desde hace varios días. Entre el material había documentos institucionales de la Generalitat publicitando el referéndum como carteles de la CUP llamando al ‘sí’. El pasado viernes -en la que fue la primera operación exitosa de la Guardia Civil tras varios días dando ‘palos ciego’- en una nave de Poblenou, Barcelona, los operativos hallaron 100.000 carteles, tanto de la campaña institucional del Ejecutivo catalán como pidiendo el ‘sí’. El sábado, en una imprenta de Sant Adrià de Besòs, aparecieron mezcladas las planchas para confeccionar pósters institucionales de la Generalitat y propaganda reclamando el ‘sí’ en la votación proscrita por el Constitucional.

Más

Fotos

Vídeos