Las instituciones de Gipuzkoa confían en que no haya una campaña contra el turismo

La pintada contra el turismo en la zona más antigua de la Parte Vieja donostiarra, junto a Kainoietan.
La pintada contra el turismo en la zona más antigua de la Parte Vieja donostiarra, junto a Kainoietan.

Diputación y Ayuntamiento de Donostia no esperan un contagio de las acciones de la CUP

ANA VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN.

La frase 'Tourist go home' se ha puesto de moda entre determinados colectivos y forma parte de un discurso que se ha extendido por Barcelona y Mallorca ante la gran afluencia de visitantes. Aunque esta pintada de rechazo a quienes llegan de fuera aparece en alguna calle de la Parte Vieja de San Sebastián, las instituciones guipuzcoanas confían en que las campañas de rechazo más radicales de Cataluña y Baleares, protagonizadas por las juventudes de la CUP, no se extiendan al territorio guipuzcoano.

Al menos esas son las previsiones de Diputación de Gipuzkoa y Ayuntamiento de San Sebastián ante la manifestación convocada para el próximo 17 de este mes, en plena Semana Grande donostiarra, por Ernai, organización juvenil de Sortu, contra el actual modelo turístico. Ambas instituciones no contemplan, en principio, que puedan producirse altercados a lo largo de esta marcha. Para empezar porque se realizaría bajo amparo legal -los organizadores han pedido el pertinente permiso- y porque no contemplan que esa campaña que la CUP catalana está llevando a cabo vaya a contagiarse a un territorio que debate sobre su modelo turístico, pero que está empezando a obtener los réditos económicos del boom que ha experimentado.

El rechazo al actual modelo turístico ha calado en sectores de la izquierda abertzale

La marcha de la organización juvenil, el día 17, ha pedido la pertinente autorización

Porque tras años y años de promoción, la desaparición de ETA ha hecho que se pasara de las ofertas y la búsqueda de espacios a unas excelentes perspectivas de visitantes y ocupación que cumplen cada año y que, además, son vistas con buenos ojos por más del 60% de la población.

Otras preocupaciones

En San Sebastián, y más allá de esa manifestación convocada por Ernai contra los efectos del turismo, la Mesa de Seguridad se reunió ayer para tratar cuestiones vinculadas con la seguridad de visitantes y autóctonos, en pleno agosto, con las fiestas de Semana Grande a la vuelta de la esquina y con dos agresiones sexuales en apenas tres días que han encendido todas las alarmas.

Fuentes del propio consistorio afirmaron ayer a este periódico que la convocatoria de Ernai no se encuentra entre las prioridades de la Mesa de Seguridad, entidad formada por la Guardia Municipal de San Sebastián y la Ertzaintza, y que debe articular los diferentes dispositivos que se desplegarán durante los días festivos y que incrementarán la vigilancia. Sobre todo en la Parte Vieja, centro de atracción para los visitantes, y fuente de quejas vecinales, que se movilizan ahora contra las repercusiones que puedan tener los visitantes en el barrio y que, a su juicio, afectan a la propia identidad de la zona. «De momento las prioridades son las agresiones sexuales y la seguridad de todas aquellas personas que están en la calle, en la ciudad, provengan de donde provengan», señalan los medios consultados. Si bien no han faltado algunas voces que insinúan que sucesos violentos como los protagonizados por la CUP contra un autobús urbano y bicicletas turísticas en Barcelona van a extenderse a Gipuzkoa de la mano de las juventudes de la izquierda abertzale, fuentes de este sector político niegan que el fenómeno vaya a repetirse aquí. Prevén que el 'Vuestro turismo, miseria para la juventud', lema de la manifestación, no acabará siendo fuente de incidentes.

El diputado foral de Turismo, Denis Itxaso, en cualquier caso, lamentó el miércoles la situación que se ha producido y el rechazo de un sector de la población que, a su juicio, es incapaz de ver la importancia económica del sector y los puestos de trabajo que genera, con independencia de los ligados a la hostelería.

Debate sobre gestión

Pero la gestión del modelo turístico va más allá del posible temor a pinchazos de ruedas de autobuses o a incidentes que puedan recordar a la kale borroka. El exalcalde Odón Elorza, actual diputado del PSOE en Madrid, y el actual regidor, Eneko Goia, del PNV, cruzaron ayer algunas acusaciones sobre cómo se ha articulado el turismo en la ciudad durante los últimos años.

Elorza, en una intervención en Radio Euskadi, no se refirió solo a Goia, sino también a su predecesor en el cargo, a Juan Karlos Izagirre (EH Bildu). A su juicio, ninguno actuó con rapidez para atajar el fenómeno de la saturación. «La ciudad tenía que experimentar este crecimiento, este auge, pero entiendo que a algunos dirigentes políticos el tema se les ha ido de las manos, porque han actuado con cierta lentitud, con cierto retraso». Sus palabras no gustaron a Goia, que opinó que se está «a tiempo» para hacer una regulación «como ciudad y como ayuntamiento». Para el alcalde donostiarra «es importante que, más allá de lo que pueda ser actuar con percepciones subjetivas, o impresiones no basadas en datos, se haga un ejercicio de responsabilidad».

Fotos

Vídeos