El informe sobre torturas del Gobierno Vasco abre una brecha entre PNV y PSE

Jonan Fernández, Paco Etxeberria y la investigadora del Instituto Vasco de Criminología, Laura Pego/UNANUE
Jonan Fernández, Paco Etxeberria y la investigadora del Instituto Vasco de Criminología, Laura Pego / UNANUE

El dossier cifra en 4.113 los casos de malos tratos policiales en Euskadi desde 1960, entre las críticas de los socialistas y el principal sindicato de la Ertzaintza

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

La presentación este lunes del informe del Gobierno Vasco sobre torturas en Euskadi está levantando ampollas, como se preveía. El malestar con las conclusiones es especialmente significativo en el PSE, socio de gobierno del PNV, que rechaza de plano el informe. El dossier, presentado por el secretario de Derechos Humanos, Jonan Fernández, y el reputado forense Paco Etxeberria, cifra en 4.113 los casos de malos tratos policiales en Euskadi desde 1960 hasta 2014. De ellos, 2.446 estarían «ratificados» por los afectados. El análisis concluye que también se produjeron casos de abusos policiales en la Ertzaintza (336), aunque de «forma cuantitativa y cualitativamente» menor que en la Policía Nacional y la Guardia Civil, según ha recalcado Fernández.

El Gobierno Vasco ha hecho autocrítica al expresar que «la tortura y sus víctimas necesitaron una mayor atención y respuesta por parte de todos», aunque ha cargado sobre todo en el «ámbito estatal», donde ha pedido una «reflexión crítica» y un «reconocimiento del daño causado». El informe ha sido criticado, nada más presentarse, por el PSE-EE, socio del PNV en el Ejecutivo autonómico, y por el principal sindicato de la Ertzaintza, Erne.

Más noticias

Los socialistas lo rechazan porque adopta una metodología «meramente expositiva» sobre las denuncias recogidas y llega a «conclusiones que no se dirigen en la dirección necesaria para que se produzca una verdadera reparación de las víctimas». «Consideramos un error entender que medio siglo de terror de ETA se resume en 840 asesinados y 3.400 torturados, una simplificación que alimenta la teoría de un conflicto que nunca ha existido, y obvia la labor de una inmensa mayoría de funcionarios policiales y judiciales en defensa del Estado de Derecho al asentarse la falsa idea de una tortura generalizada», señalan.

Por su parte, el sindicato Erne ha mostrado su «total desacuerdo» por incluir más de trescientos casos relacionados con la Ertzaintza y las policías locales sin que exista ninguna sentencia. En este sentido, denuncia que «se equiparan supuestos casos no probados con el terrorismo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos