La incertidumbre de Cataluña deja al PNV con escaso margen para los Presupuestos

Los jeltzales deben decidir antes del viernes si presentan una enmienda a la totalidad, que se votaría en el pleno del Congreso el día 26

MIGUEL VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN.

El artículo 155 no tiene visos de levantarse en los próximos días en Cataluña con la formación de un gobierno de la Generalitat, por lo que el margen del PNV para negociar los Presupuestos del Estado empieza a estrecharse de forma casi definitiva. El partido de Andoni Ortuzar dejó claro desde la aplicación del 155, a finales de octubre, que no entraría a negociar las Cuentas de Rajoy hasta que las instituciones catalanas recuperaran el autogobierno y, hasta el momento, se ha mantenido firme en su decisión. En el EBB esperaban que a estas alturas ya hubiera una Generalitat en funcionamiento, pero el bloqueo en Cataluña persiste y el PNV se enfrenta al momento de la verdad: esta semana debe decidir si presenta una enmienda a la totalidad a las Cuentas y, en caso de hacerlo, tiene como límite hasta el día 26 para sopesar si deja caer el proyecto de Cuentas o permite al menos que siga su tramitación hasta mayo.

El principal problema que se le presenta al PNV es que, si en los próximos diez días no se forma un Govern y se levanta el 155, puede tener difícil explicar por qué permite que los Presupuestos de Rajoy continúen su tramitación cuando ni siquiera ha empezado a negociarlos. Fuentes del EBB avanzan que su ejecutiva de mañana analizará la posición del grupo parlamentario respecto a las Cuentas del Estado, aunque la decisión final sobre si presentar una enmienda a la totalidad o no podría demorarse hasta el jueves, en función de cómo evolucionen los acontecimientos en Cataluña en los próximos días. En las condiciones actuales, lo más probable es que el PNV se decante por registrar la enmienda, aunque tendría margen para retirarla antes del pleno de votación del día 26.

La posición que adopten finalmente los cinco diputados jeltzales volverá a ser clave, como el año pasado, para que el proyecto de Presupuestos pueda superar el pleno de los enmiendas a la totalidad y siga su tramitación hasta una hipotética aprobación definitiva, que llegaría el 24 de mayo. Las Cuentas de 2018 contemplan una inversión estatal de 509 millones en Euskadi, un 32% más que las del año pasado, y esa es la gran baza con la que cuenta el Gobierno de Rajoy para tratar de decantar el voto favorable del PNV. El partido de Ortuzar estaría dispuesto a entrar a negociar, pero para poder hacerlo sigue mirando de reojo a Cataluña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos