«Ni soy homófoba, ni pienso que la homosexualidad sea una patología»

La jueza María Elósegui. / AYGÜÉS
La jueza María Elósegui. / AYGÜÉS

Unas supuestas declaraciones de la jueza María Elósegui, elegida para el Tribunal de Estrasburgo, levantan una catarata de críticas

AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

Apenas han transcurrido tres días desde que designasen a la donostiarra María Elósegui como magistrada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo y su figura ya ha provocado una auténtica catarata de críticas. ¿El motivo? Unas supuestas declaraciones de la catedrática de Filosofía del Derecho opinando sobre la homosexualidad, el colectivo transexual e incluso el uso de la píldora anticonceptiva o los preservativos.

Según recoge la web digital eldiario.es, Elósegui declaró en una entrevista al portal Almudí, vinculado al Opus Dei, la conexión que, a su juicio, existe entre la homosexualidad y el desarrollo de «distintas patologías». «Quienes construyan y realicen su comportamiento sexual de acuerdo a su sexo biológico desarrollarán una conducta equilibrada y sana, y quienes se empeñen en ir contra su biología desarrollarán distintas patologías», aseveró supuestamente. Sin embargo, la jueza niega la mayor y asegura, en conversación con este periódico, que «nunca» pronunció tal frase. «Llevo muchos años trabajando contra la discriminación de muchos colectivos, por raza, religión, orientación sexual e identidad de género», se justifica, «creo que cada uno debe ser libre para construir su identidad sexual. Y no, ni soy homófoba ni pienso que la homosexualidad sea una patología».

La transexualidad

El portal online también hace referencia a un artículo que Elósegui publicó en 2014 en el diario El Comercio de Perú, en el que rechazaba que el Estado pague las operaciones de cambio de sexo y abogaba por «las terapias psicológico-psiquiátricas» para los transexuales. No obstante, la magistrada denuncia que esas declaraciones «están fuera de contexto, tergiversadas y manipuladas». Lo que ella piensa, dice, es que una persona que se «somete a una reasignación quirúrgica» sea evaluada por psicólogos y psiquiatras «porque este tipo de operaciones son irreversibles», argumenta. Y apunta, sin embargo, que «científicamente el ADN no lo podemos cambiar».

«Al margen de mi opinión personal, soy jueza y voy a aplicar la legislación vigente»

Según señalan las citadas informaciones, Elósegui se mostró, asimismo, contraria a que los matrimonios homosexuales acuñen ese término. «Ningún ordenamiento jurídico europeo ha llamado a estas relaciones matrimonio, aunque les intente otorgar cierta protección jurídica que yo también considero justa dentro de ciertos límites», se afirma en uno de los texto atribuidos.

A este respecto, la jueza rehusó responder si está, o no, a favor del matrimonio homosexual. «Al margen de opiniones personales, yo soy jueza y respeto la ley. Mi opinión no puede incidir en las garantías previstas en la legislación. Y voy a aplicar lo establecido en el Convenio Europeo, porque soy respetuosa con la dignidad de todas las personas y tolerante», manifiesta contundente. Por eso, Elósegui exige que se le juzgue «por las obras, por lo que una hace, y no por declaraciones tergiversadas».

Sin embargo, desde partidos como Izquierda Unida, Podemos y En Comú, así como desde el propio colectivo LGTBI, no acogieron con buenos ojos las supuestas declaraciones de la magistrada, a la que le tacharon de «homófoba». Coincidieron, asimismo, en calificar las declaraciones de «profundamente bochornosas». A las críticas también se sumó C's.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos