Los homenajes a Miguel Ángel Blanco resucitan la falta de unidad entre los partidos sobre memoria

Minuto de silencio en memoria de Blanco en el Congreso.
Minuto de silencio en memoria de Blanco en el Congreso. / EFE

El Senado es incapaz de aprobar una declaración y tampoco acepta el texto alternativo del PNV. Alonso denuncia que Sortu «sigue alimentando el odio», mientras que EH Bildu se reafirma en su decisión de acudir al acto de recuerdo de Ermua

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Los actos de homenaje organizados esta semana para recordar la figura de Miguel Ángel Blanco en el vigésimo aniversario de su asesinato estaban llamados a ofrecer una imagen de unidad inédita entre todos los partidos, pero ese objetivo se truncó en algún momento y lo que va a quedar en la memoria es la incapacidad de partidos e instituciones para llegar a un consenso de mínimos para condenar el terrorismo. La desavenencia más sonada se produjo el martes en el homenaje central de Ermua, cuando el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, aseguró que el parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga «sobraba» mientras la izquierda aber-tzale no condene los asesinatos de ETA. A partir de entonces, la situación no mejoró, porque el PNV y EH Bildu se desmarcaron el martes por la tarde de una declaración institucional del Congreso que recordaba a Blanco y condenaba su asesinato. Una situación similar se produjo ayer en el Senado, que también fue incapaz de consensuar una declaración y no tomó en consideración una propuesta del PNV que pretendía recoger «más sensibilidades».

La semana se ha torcido y no parece que se vaya a enderezar de aquí al domingo, cuando se cerrarán los actos de recuerdo al concejal de Ermua asesinado por ETA en 1997. Ayer en Madrid se produjeron algunos homenajes que ofrecieron cierta imagen de unidad, como el que finalmente organizó el Ayuntamiento madrileño con su alcaldesa, Manuela Carmena, a la cabeza. Pero esas fotografías de dirigentes de diferentes formaciones con las manos pintadas de blanco, rememorando el 'espíritu de Ermua' que siguió al secuestro y posterior asesinato de Blanco, coincidieron en el tiempo con sendos minutos de silencio en el Congreso y el Senado que contaron con la ausencia de los representantes de EH Bildu.

La coalición soberanista y el PP vasco, protagonistas de la principal polémica del martes, se reafirmaron ayer en sus posiciones. La portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, reivindicó su presencia y la de otros representantes de la coalición, como Julen Arzuaga, en el homenaje de Ermua. «No tenemos dudas de que nuestro ejercicio diario debe ser de empatía con el dolor de las víctimas», afirmó. Respecto al desmarque de EH Bildu de algunas declaraciones de condena del asesinato de Blanco, Iriarte señaló que «otra cosa es que haya formulaciones de las que estemos alejados y con las que no estamos de acuerdo».

Alfonso Alonso, por su parte, insistió en las acusaciones que lanzó el martes a la izquierda abertzale tras el acto de Ermua. El presidente del PP vasco acusó a Sortu de «seguir alimentando el odio», de «blanquear su pasado» y de privar del derecho a la memoria a las víctimas, «porque lo único que quiere es borrar esta semana y empezar la que viene a hablar de otra cosa».

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, trató de mandar un mensaje conciliador y destacó que la decisión de EH Bildu de acudir a los actos de homenaje a las víctimas de ETA es «un cambio a mejor» que hay que valorar. Expresó también su «esperanza» en que «ya nunca vuelvan a faltar a este tipo de actos». Aun así, Erkoreka apuntó que la izquierda abertzale y el entorno de ETA «aún tienen la necesidad de reconocer el injusto daño causado», ya que «hasta ahora no han dado ese paso como es debido».

Sin acuerdo en las Cortes

El Congreso y el Senado vivieron ayer un nuevo día de desencuentro entre las formaciones políticas. Si el martes la Cámara baja no aprobó una declaración institucional en memoria de Blanco por el desmarque del PNV y EH Bildu -los jeltzales aducen que no se buscó incluirles en el acuerdo de PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos-, ayer ambas cámaras volvieron a dar muestras de desunión. En el minuto de silencio que se celebró en el Congreso se ausentaron los dos diputados de EH Bildu, mientras que los de ERC no aplaudieron al final.

En el Senado se celebró un minuto de silencio al que no asistió el senador de EH Bildu, Jon Iñarritu (EA), aunque después se excusó porque estaba en una rueda de prensa y dijo respaldar el homenaje a Blanco. La Cámara baja intentó aprobar una declaración que no salió adelante y los partidos nacionalistas aseguraron que no se buscó un consenso previo. El PNV planteó un texto alternativo que mostraba «solidaridad con todas las víctimas de la violencia y el terrorismo», pero tampoco prosperó.

LAS FRASES

«Tengo dudas de que el martes algunos grupos del Congreso buscaran la firma del PNV a la declaración» Aitor Esteban, PNV

«Estuvimos en Ermua porque nuestro ejercicio diario debe ser de empatía con el dolor de las víctimas» Maddalen Iriarte, EH Bildu

«Lo único que quiere Sortu es que esta semana pase rápido para empezar a hablar de otras cosas» Alfonso Alonso, Presidente del PP vasco

«La decisión de EH Bildu de acudir a los homenajes a víctimas de ETA supone un cambio a mejor» Josu Erkoreka, Portavoz del Gobierno Vasco

«Honor y memoria, hoy y siempre, para Miguel Ángel Blanco y todas las víctimas del terrorismo» Felipe VI, Rey de España

«Hace 20 años España alzó una única voz frente al terrorismo, pero hoy veo esa unidad diluida» Mari Mar Blanco, Hermana de Miguel Ángel Blanco

Más

Fotos

Vídeos